Entretenimiento

"Ya veremos", cine para ver con el corazón

La cinta protagonizada por Fernanda Castillo, Mauricio Ochmann, Erik Hayser y Emiliano Aramayo nos recuerda cuáles son las verdaderas prioridades de la vida

Este fin de semana llega a la pantalla grande la película “Ya veremos”, protagonizada por Fernanda Castillo, Mauricio Ochmann y Erik Hayser. Dirigida por Pitipol Ybarra, esta cinta es una comedia que removerá fibras sensibles, al narrar la vida de “Santi” (Emiliano Aramayo), un pequeño niño cuyos padres divorciados tienen que volver a convivir tras enterarse de que puede perder la vista.

La actriz Fer Castillo nos contó cómo se subió a este proyecto, con guion de Alberto Bremer: “Llevo mucho tiempo colaborando con la familia que hemos formado en BH5. Cuando el productor me pasó esta historia me reí mucho leyéndola. Después me tocó mucho, sin ser mamá. Cuando uno lee un guion que puede tocar tan inmediatamente, dices ‘Sí, me gustaría hacerlo’, cuando supe que era con Mau y después con todo el equipo”.

Fernanda quedó cautivada por el personaje femenino: “Mi personaje es ‘Alejandra’, madre de un niño de 11 años. Estuvo casada con ‘Rodrigo’ (Mauricio Ochmann). No lograron entenderse, no sabemos por qué. Están divorciados y tienen un niño que comparten. Tiene una nueva pareja, ‘Enrique’ (Erik Hayser)… Es una madre a la que le importa mucho su hijo y está dispuesta a realizar las peticiones que tiene el niño y que las escribió en una lista de deseos. Es una mamá que es capaz de hacer todo, hasta tenerse que ir un rato con el ex para poder hacer sentir bien a su hijo. Es una historia familiar, muy conmovedora. Muchas risas y algunas lagrimitas”.

El elenco de “Ya veremos” tuvo una particularidad, por la inclusión de Erik Hayser, quien es pareja de Fer Castillo en la vida real. Su rol fue el de ‘Enrique’, la actual pareja del personaje de ‘Alejandra’. El proyecto fue también una oportunidad de debutar con los productores: “Llegué al proyecto después de hacer un par de intentos de trabajar con BH5; por fin logramos cuadrar tiempos. Me invitaron a este proyecto, leí la historia y dije: ‘Ésta es una historia que tiene que ser contada. Me sumo y me siento muy orgulloso de llevarla a la pantalla”.

Sobre su papel, el actor comenta: “Es el pequeño obstáculo entre los otros dos personajes. Es un hombre que pareciera que tuviera una madurez emocional en todos sentidos… Un tanto sobrenatural. Es lo que pudiera parecer como el hombre perfecto. Fue divertido abordar el personaje y sobre todo compartir con Fer y con Mauricio”.

Sobre esa situación de trabajar profesionalmente con su pareja, Fernanda afirmó: “En la parte de pareja fue muy fácil, cuando uno tiene confianza. Creo que lo que más facilita el trabajo del actor es: uno, escuchar y estar atento al otro, y dos, la confianza. A mí me pasó con Erik por ser mi pareja y con Mau por llevar tantos años trabajando juntos en diferentes cosas. Fue un salto al vacío fácil. Creo en ellos, los admiro y respeto”.

A lo que agrega: “Una de las cosas más increíbles de la película es que Emiliano, quien da vida a ‘Santi’, decidió que nos iba a cobrar cinco pesos por cada mala palabra que dijéramos en el set. Mi sueldo, gran parte de él, se fue en este proceso (risas). Cosas como esa hubo todo el tiempo. Hicimos una familia que va negociando, que aprende a conocerse en el proceso. Creo que se nota en la cinta”.

Para Mauricio Ochmann, la situación de los personajes fue también importante: “Mi personaje es ‘Rodrigo’, el exesposo. Es un hombre que está metido en su trabajo, le apasiona (es ginecólogo de profesión). Ama mucho a su hijo, es un papá de fin de semana o si no tiene cirugía (luego se le junta la chamba y deja de ver al hijo más tiempo). La pasa bien con el hijo, pero su enfoque está en lo profesional, hasta que sucede este detallito de que empieza a tener problemas de vista. Entonces, paradójicamente eso hace que ‘Rodrigo’ voltee a ver al hijo para ver qué pasa, qué tiene”.

Un atractivo que hace que la trama funcione es esa evolución de los protagonistas frente al conflicto: “Entonces empieza este viaje, me encanta el arco del personaje: de ser un hombre sumergido, inmerso en su trabajo empieza a ver las necesidades del hijo. Creo que es algo muy bonito de la película, cómo a veces por nuestras prioridades, nuestras cosas profesionales, descuidamos a nuestros hijos. No vemos sus necesidades, cómo están, qué están sintiendo, qué necesitan. Esa parte me encanta. Desde que leí el guion, igual que Fer, me reí, me sensibilizó y me sacó una que otra lagrimita. Es algo que tenía que hacer; habla de la familia, de seres humanos, aunque no seamos papás o mamás, nos identificamos porque tenemos un hermano, primo o pareja y los descuidamos por los rollos personales o profesionales. Es un sacudidón entre risas y lagrimitas, muy bonito”, señala Ochmann.

Otros proyectos

En las agendas recientes de los actores hay proyectos importantes que comienzan o terminan, como el de Erik, quien dijo: “Concluí mi participación en uno de los proyectos más importantes que he tenido en mi vida, en mi carrera: ‘Sense8’. El 8 de junio se estrenó el episodio final. Cerré una etapa en mi vida que nunca voy a olvidar. Me dejó muchas cosas que me han enriquecido personal y profesionalmente. Viene el estreno de ‘El Recluso’, ‘Ingobernable 2’ y una película más”.

Por su parte, Fer Castillo filmó “Corazón de León”, en un papel donde tuvo que subir de peso: “No puedo hablar mucho de él, es top secret. Y estoy contenta de estar de vuelta en mi país y de comer… Bueno no tanto, porque ahora estoy a dieta”. Después de promocionar “Ya veremos”, Fer hará otra película, además de otro estreno: “A finales de año estaré estrenando una cinta, ‘Mi pequeño gran hombre’, que se filmó aquí en Guadalajara. Este año fue de mucho cine”.

Sigue navegando