Cultura

Balance de una vida dedicada al arte

Con la exposición “Arqueo”, Sergio Zepeda Castañeda hace una retrospectiva de su incesante labor en la plástica

Sergio Zepeda Castañeda celebra 75 años de vida con una exposición retrospectiva en el Ex Convento del Carmen de la Secretaria de Cultura. “Arqueo” es el título de esta amplia muestra de su trabajo, que incluye pintura, escultura y arte objeto. El nombre elegido es en referencia al término de la contaduría: Arqueo es un balance, análisis y recapitulación. En su caso, el arqueo es de toda una carrera que se remonta hasta su infancia.

La retrospectiva abarca desde un dibujo que hizo de niño hasta producciones recientes, como la imagen de la invitación que data de 2018 y que al momento de visitar su estudio está por firmar: “Sólo espero que se seque”, comentó el artista. Al mirar hacia atrás en el tiempo y su producción artística, Sergio descubre con gusto que su estilo ha sido cambiar de estilo, no estancarse en un tipo de pintura que vendiera, sino pintar lo que le guste: “Pinto lo que quiero pintar, no me pongo a pensar si se va a vender. Trato de que vean una verdad en mi trabajo, y si logra moverles un sentimiento, pues lo logré”. Entre las directrices y temáticas a las que vuelve o que predominan está lo figurativo, los ojos y figuras como el triángulo (incluso con lienzos triangulares).

“Arqueo” incluye 35 obras en formato regular, 15 de arte objeto y 20 de pequeño formato. En su exploración por el arte objeto Sergio Zepeda va de la pintura hasta la intervención: una pieza de gran tamaño es una puerta del siglo XIX, en la que pintó una mujer desnuda, mientras que otra obra es una pequeña presa con un huevo vacío.
 
La curaduría fue hecha por su hijo, el pianista Kamuel Zepeda. La familia es de artistas, aunque Sergio es el único pintor actualmente. La vocación la tomó de su abuela, con quien entró en contacto con los colores, aromas y texturas de la pintura. Antaño, recuerda Sergio, el acercamiento del pintor a su arte era otro: se compraban las telas y se preparaba con trucos centenarios.

Su labor más allá de la pintura

A lo largo de su carrera hay dos cosas importantes que Sergio ha hecho por la pintura, sin ser pintura, y que también tienen presencia en “Arqueo” gracias a los textos que acompañan la exposición: el Salón de Octubre y su labor dentro del Centro Universitario de Arte Arquitectura y Diseño (CUAAD).

El clásico concurso jalisciense de artes plásticas, enmarcado en las Fiestas de Octubre, surgió por invitación del Patronato que buscaba extender sus actividades culturales. Sergio fue invitado para organizar algo referente a ello, y propuso un concurso de pintura que abriera las puertas a artistas jóvenes. Lo coordinó por nueve años, con el gusto de saber que el Salón y sus selecciones han sido el espacio en el que muchos pintores jóvenes han debutado en museos. Del lado universitario, Sergio fue el rector fundador del CUAAD, donde impartió clases durante 33 años; también fue jefe del Departamento de Bellas Artes, antecedente de la Secretaría de Cultura estatal.

SABER MÁS
Literatura sobre la pintura de Sergio Zepeda

Entre los textos que enriquecen la muestra se incluyen reflexiones sobre su arte por Eusebio Ruvalcaba y Fernando del Paso. Otros nombres célebres en “Arqueo” llegan gracias a “gente grande que conocí”, un proyecto artístico que comenzó con la hechura de un cuaderno con diferentes tipos de papeles finos. El ejemplar fue de mano en mano entre colegas y amigos de Sergio: cada uno plasmó su arte, para la posterior publicación en la editorial Ágata. Miguel Aldana, Jorge Martínez y José Luis Cuevas son algunos de los que participaron.

Su vocación docente se reavivará con su obra expuesta en un museo público: “Me gustaría mucho que jóvenes vean la exposición: al Ex Convento del Carmen van muchos. Estaré presente, frecuentemente, para acompañar a quienes quieran ver la obra conmigo, explicarles, o si van grupos”.

ASISTE

“Arqueo”, retrospectiva de Sergio Zepeda Castañeda.
Ex Convento del Carmen (Av. Juárez 38).
Inauguración jueves 1 de marzo, 20:00 horas. Entrada libre.

Sigue navegando