Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 14 de Noviembre 2018
Tecnología | México ha perdido más de 10 mil vidas en 30 años por esa causa.

Urge considerar cambio climático para evitar desastres

El cambio climático es uno de los factores que provocarán fenómenos hidrometeorológicos cada vez más frecuentes que afectarán el territorio nacional.

Por: NTX

MÉXICO.- Estos efectos podrán generar mayores siniestros naturales en el país, pues se trata de varios fenómenos extremos como los huracanes, las sequías y las ondas de calor, y "todos ellos pueden ocasionar desastres ambientales y desastres a las poblaciones de seres humanos".

El presidente del Instituto Nacional de Ecología (INE), Adrián Fernández Bremauntz, aseguró que se tienen muchos ejemplos de huracanes y frentes fríos que ocasionan una alta precipitación en cortos periodos, lo que genera inundaciones como las registradas el año pasado en zonas bajas de Tabasco.

Explicó que por otro lado está el incremento de la temperatura atmosférica, porque entre mayor calor, menor es la retención de humedad del suelo y, por lo tanto, mayor propensión a sequías y a incendios forestales, mientras las ondas de calor responden a fenómenos meteorológicos extremos.

Según datos de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) entre 1980 y 1999 los desastres ocurridos en México provocaron 10 mil muertes y daños materiales por casi 10 mil 500 millones de dólares, por lo que se inició la integración del Sistema de Información Geográfica para Identificación de Riesgos (SIGIR).

Por las características del territorio y la localización geográfica de los asentamientos humanos, en México existen 74 ciudades con 12 millones de habitantes expuestos a los efectos de ciclones tropicales, mientras la población en riesgo potencial por inundaciones asciende a 22.2 millones de personas y 4.8 millones por deslaves.

En la Tercera Comunicación Nacional Ante la Convención Marco de las Naciones Unidas Sobre el Cambio Climático que entregó México, se indica que por su ubicación geográfica, topografía y aspectos socioeconómicos, el país es especialmente vulnerable a los impactos del cambio climático.

Se señala que los fenómenos conocidos como El Niño y La Niña, así como otras condiciones hidrometeorológicas extremas han dejado graves daños y desastres en diversos sectores socioeconómicos del país. Sigue Urgen considerar... dos... país

Además, se pronostica que el ciclo hidrológico se volverá más intenso, por lo que aumentará el número de tormentas severas y la intensidad de los periodos de sequía en la geografía nacional.

En el mismo documento entregado a la Convención Marco de la ONU, se establece que la mayor parte de los escenarios de cambio climático corresponden a condiciones que se convierten en mayor amenaza para el sector energético de este país.

Por ello, ante los eventos extremos se debe prestar mayor atención para diseñar estrategias de adaptación; "desafortunadamente, aún existe cierta incertidumbre en cuanto a la distribución espacial de las proyecciones para definir con mayor precisión qué regiones debieran ser atendidas prioritariamente".

Aunque es muy probable que la intensidad de los huracanes aumente, es poco claro si las trayectorias dominantes o el número de eventos cambiará, pero esa incertidumbre no debe usarse como pretexto para dejar de considerar con más importancia al cambio climático en los planes de desarrollo.

El documento de la Primera Comunicación Nacional de México refiere que en la zona norte del país, en caso de que se duplicaran las concentraciones atmosféricas de bióxido de carbono, los climas áridos y semiáridos de esa zona aumentarían su área de influencia, mientras los semifríos podrían desaparecer.

En este caso, cerca de 10 por ciento de la vegetación de los ecosistemas forestales se afectarían por las condiciones secas y cálidas, mientras los grandes pastizales y bosques templados resentirían climas más calientes, por lo que se incrementarían las zonas con bosques tropicales secos y muy secos, así como de matorrales desérticos.

De igual forma, es probable que determinadas áreas de la parte norte del territorio ya no serían aptas para el cultivo de maíz de temporal, mientras un posible aumento en el nivel del mar afectaría la laguna deltaica del río Bravo en Tamaulipas.

En relación a la zona centro, por concentrar el mayor volumen de población y actividades económicas, presentaría una situación de alta vulnerabilidad, ya que los climas templados húmedos y subhúmedos tenderían a desaparecer, aumentando los secos y los cálidos.

La sequía y la desertificación aun cuando en la actualidad presentan grados bajos, aumentarían y se agravarían los problemas de disponibilidad de agua y los campos de cultivo de maíz de temporal pasarían de ser medianamente aptos a no aptos, en tanto que la zona costera se consideraría vulnerable al ascenso del nivel del mar. Urgen considerar... tres y última... mar

Según la información, la zona sur presenta los menores impactos ante un cambio climático, porque los recursos hídricos no rebasarían los índices de vulnerabilidad considerados en el estudio, aunque en el caso del Golfo de México y del Mar Caribe existen regiones susceptibles al ascenso del nivel del mar.

Los estados más vulnerables ante las sequías meteorológicas, por los efectos del cambio climático, son el norte de Sinaloa, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Campeche y Chiapas.

Mientras las zonas costeras con mayor riesgo son en Tamaulipas, la Laguna deltaica del río Bravo; en Veracruz la Laguna de Alvarado, río Papaloapan; en Tabasco, el Complejo deltaico Grijalva-Mezcapala-Usumacinta; en Yucatán Los Retenes, y en Quintana Roo, la Bahía de Sian Ka'an y Chetumal.

NTX 19-04-08 MBLD

Temas

Lee También

Comentarios