Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Octubre 2018
Tecnología | Ulysses fue puesta en órbita desde el transbordador espacial Discovery.

La sonda espacial Ulysses terminará su misión sin regresar a casa

la primera cápsula propulsada por radiactividad ya no resiste el embate del duro ambiente cósmico tras 17 años de funcionamiento continuo

Por: EL INFORMADOR

WASHINGTON.- La sonda "Ulysses", una misión conjunta de la NASA y la Agencia Espacial Europea, ha quedado condenada a vagar por el espacio en una odisea más larga que la del legendario personaje de la mitología griega.
Según informó esta semana el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL), la primera cápsula propulsada por radiactividad ya no resiste el embate del duro ambiente cósmico tras 17 años de funcionamiento continuo.
"La venerable nave espacial", que durante ese tiempo estudió el sol y su influencia en el espacio circundante, cesará sus operaciones en los próximos meses, añadió JPL en un comunicado.
Pero, pese a su melancólico anuncio, la agencia espacial se complació por el hecho de que, como los exploradores "Spirit" y "Opportunity" en Marte, la nave cumplió su labor con creces y se mantuvo activa cuatro veces el tiempo previsto para su misión.
"Ulysses" fue puesta en órbita desde el transbordador espacial "Discovery" en octubre de 1990 con la misión de explorar el ambiente circundante de los polos del sol.
"Nunca me atreví a pensar que estuviésemos recibiendo valiosa información de forma continua durante más de 17 años. Ulysses ha hecho que sea muy difícil de superar el cúmulo de información enviada", señaló Ed Massey, director del proyecto en JPL.
Según el organismo de la NASA, los datos y los descubrimientos científicos de la misión fueron numerosos y sin precedente.
La información que proporcionó "ha cambiado para siempre la forma en que los científicos miran a nuestra estrella y sus efectos", dijo JPL.
Entre sus descubrimientos se incluyen las primeras mediciones directas de las partículas de polvo interestelar y de los átomos de helio en el sistema solar, así como los detalles del campo magnético del sol.
"Los datos y la producción científica de esta misión merecen el nombre del legendario explorador de la mitología griega", señaló Arik Posner, científico del programa de "Ulysses" en la NASA.
Tras una aproximación a Júpiter en 1992, "Ulysses" entró en una órbita de seis años en torno al sol y, a medida que se aleja de la estrella del sistema, su temperatura baja progresivamente.
Según explicó JPL, si ésta desciende de los dos grados centígrados el combustible de hidracina se congela.
Hasta ahora eso no había sido problema por cuanto la nave cuenta con calentadores que mantienen la temperatura en un nivel aceptable de operaciones, señaló Posner.
Pero la energía proporcionada por la degradación de un isótopo radiactivo ha comenzado a reducirse después de 17 años y ya la nave no puede mantener de manera simultánea sus comunicaciones, la temperatura y el equipo científico.
"Muy pronto ciertas partes de la nave llegarán a los dos grados centígrados", pronosticó Richard Marsden, científico de la Agencia Espacial Europea (ESA) y director de la misión.
Esta bajada de la temperatura bloqueará los conductos de combustible y será imposible dirigir las maniobras de la nave, añadió.
Los científicos del proyecto conjunto ESA-NASA diseñaron sin éxito algunas medidas para prolongar la vida útil de la nave, entre ellas un plan para desconectar transitoriamente el transmisor principal con un ahorro de 60 vatios dirigidos a los instrumentos científico y uno de los calentadores.
Eso habría dado otros dos años de vida a "Ulysses".
Sin embargo, en enero el intento por recuperar la transmisión fracasó porque, según los ingenieros, aparentemente no se logró desviar la energía del transmisor al calentador y a los instrumentos científicos.
"Esa decisión no se tomó sin una amplia consideración. Era la única forma de continuar la misión científica", dijo Marsden.
La nave ya no puede enviar grandes cantidades de información científica y enfrenta la congelación gradual de sus conductos de combustible.
Aun así, el equipo científico continuará utilizando un transmisor alterno hasta cuando sea posible durante las próximas semanas.
"Ulysses es un caballo de batalla. Le extraeremos hasta la última gota de utilidad", manifestó Marsden.

EL INFORMADOR / MLOM / 23-02-08

Temas

Lee También

Comentarios