Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Septiembre 2018
Tecnología | Un nuevo solvente Tipo HP™ no afecta al medio ambiente

Estudian daños causados por solventes

Investigadores del Instituto de Neurobiología de la UNAM valoran el impacto de esas sustancias en todo tipo de inhaladores

Por: SUN

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO.- Inhalar solventes industriales, aunque sea de manera involuntaria por razones de trabajo como los mecánicos, pintores, carpinteros o muchas personas en el hogar o estudio al manipular pinturas, barnices y pegamentos, representa un serio problema de salud aún no bien valorado en México.

Por ello, científicos del Instituto de Neurobiología de la UNAM, con sede en Juriquilla, Querétaro, investigan los efectos de esta clase de sustancias tóxicas en las células, tejidos y órganos, apoyados en modelos animales.

Los expertos, encabezados por Alfonso Cárabez Trejo, comprobaron que al inhalar thinner, los compuestos de éste se distribuyen por el organismo e interactúan con los lípidos (grasas) celulares donde generan daños que van del adelgazamiento muscular, la degeneración del hígado o el riñón hasta alteraciones cerebrales e incluso en la estructura del ADN.
 
“La presencia de moléculas aromáticas como benceno, tolueno o acetonas va a afectar primero al individuo y conforme aumenta la cantidad o el tiempo de exposición también a las células y órganos de todo el cuerpo”, advierte el académico.

Al pasar esas primeras líneas de defensa, añade, las sustancias de los solventes entran al torrente sanguíneo y se distribuyen por todo el cuerpo, donde generan daños funcionales y morfológicos.

“Los compuestos más peligrosos de la mezcla del thinner, formada por más de 200, son los aromáticos, porque se ha demostrado que algunos de ellos como el benceno pueden producir lesiones cancerosas”, remarca.

Población en riesgo

Cárabez Trejo dice que una breve exposición, aun a bajas dosis pero reiterada, puede ser riesgosa.

“El efecto que provoca una exposición mínima, que no llega a la intoxicación, como una persona que dos veces al año pinta una pared, puede ser controlable por el metabolismo del organismo”.
 
En cambio, alerta, “si alguien se expone todos los días a dichos compuestos, aunque sea a dosis bajas, su riesgo a la salud aumenta”.
Pero no hay un parámetro sobre niveles de exposición sin riesgos, ya que esto depende de la susceptibilidad individual. Sólo existe el referente de las normas regulatorias que establecen límites permisibles.

El National Institute on Drug Abuse de EU establece como cantidades máximas de inhalación 60 partes por millón para benceno y 140 partes por millón para tolueno.

Temas

Lee También

Comentarios