Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Diciembre 2017
Tecnología | El pequeño cerebro electrónico del Itaca -programado por un ingeniero electrónico especialista en sistemas inteligentes

Diseñan un velero que hará una travesía de 60 días sin tripulación

El pequeño cerebro electrónico del Itaca -programado por un ingeniero electrónico especialista en sistemas inteligentes- evaluará las condiciones meteorológicas y elegirá así el rumbo más adecuado

ESPAÑA.- Un equipo de diseñadores españoles ideó un prototipo de velero sin tripulación que participará en septiembre de 2009 en una regata transoceánica entre la costa irlandesa y el mar Caribe, en una travesía que puede durar dos meses.

El Itaca, nombre con el que se ha bautizado a este prototipo de pruebas, comenzará a construirse a principios del próximo año para que pueda competir en la Microtransat Challenge.

Será la primera embarcación española en estar en esta prueba "amistosa", de la que se han celebrado tres ediciones, aunque aún ninguno de los barcos participantes ha logrado llegar a meta.

El velero español, una embarcación que no superará los 4 metros de eslora, es de diseño libre, estará propulsado por el viento y gobernado por un pequeño microprocesador capaz de hacer frente a cuatro mil millas de navegación, según explicó Juan Favaro, uno de los responsables del proyecto.

Cada equipo elegirá como meta una amplia zona -de 50 kilómetros de diámetro- en el Caribe, y ganará aquel bote que cruce el Atlántico y atraviese la línea de meta en el menor tiempo posible -entre unas seis y nueve semanas-, periodo en el que deberá hacer frente a temporales, vientos de hasta 50 nudos, tormentas tropicales e incluso huracanes.

El pequeño "cerebro electrónico" del Itaca -programado por un ingeniero electrónico especialista en sistemas inteligentes- evaluará las condiciones meteorológicas y elegirá así el rumbo más adecuado y la mayor velocidad, sin ninguna intervención humana.

Favaro explicó que al ser una nueva categoría de embarcación, aún no catalogada, los diez veleros participantes tienen dudas legales sobre lo que significa mandar estos barcos sin tripulación, por lo que se está estudiando "escoltarlos" hasta aguas internacionales.

La dificultad de determinar el rumbo o de coordinar los dispositivos para que la embarcación autónoma cubra correctamente los puntos de referencia son enormes, "y es por ello por lo que hasta el momento nadie ha conseguido llegar a la meta", afirmó el ingeniero.

El prototipo del Itaca, realizado por un equipo multidisciplinar de doce personas de la Escuela Superior de Diseño de Barcelona (ESDI) y de la empresa alemana Ruckerlypsa, se presenta estos días en la 47 edición del Salón Náutico de Barcelona, certamen en el que aprovecharán para buscar patrocinadores.

Uno de los retos fundamentales es disponer de materiales resistentes para el casco, ya que un barco de esta eslora es probable que sufra vuelcos e impactos de olas, y por ello se utilizarán materiales de alta tecnología, como carbono y kevlar.

El velero será autosuficiente, cubierto de placas fotovoltaicas, y con un consumo eléctrico reducido que le permitiría navegar durante años sin necesidad de repostar, impulsado sólo por la fuerza del viento y dirigido gracias a la energía solar obtenida.

Dispondrá de dispositivos para evitar colisiones, como un reflector para radar y un emisor AIS, con el que podrá ser visto por buques tripulados y redirigir su rumbo, mientras que el GPS serán sus "ojos".

La posición del Itaca respecto a sus competidores se podrá controlar gracias a la emisión que el barco realizará cada 24 horas, y consultar a través de una página web.

Hasta el momento los únicos participantes en la Microtansat Challenge han sido veleros de la Universidad de Aberystwyth (Reino Unido), la Escuela Nacional Superior de Ingenieros de Construcciones Aeronáuticas ENSICA (Francia), la Asociación Austríaca de Ciencia de la Computación Innovadoras INNOC (Austria) y la Canada Queen's University (Canadá).

En un futuro el prototipo del Itaca podría convertirse en un "laboratorio flotante" para el estudio de los océanos, con sensores de análisis de la composición de las aguas, temperatura, salinidad, niveles de contaminación, recogida de muestras, así como para fotografiar y grabar sonidos de cetáceos.

Temas

Lee También

Comentarios