Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Noviembre 2018
Tecnología | Esto significa que todo el diesel y el petróleo de las gasolineras del Reino Unido tendrá que contener un 2.5% de biocarburante.

Critica Oxfam a Inglaterra por política 'temeraria' de biocarburantes

Los automovilistas británicos no tendrán más remedio que llenar los depósitos de sus vehículos con combustible elaborado en parte con cosechas como el maíz y la caña de azúcar.

Por: SUN

MÉXICO.- A partir de mañana, los automovilistas británicos no tendrán más remedio que llenar los depósitos de sus vehículos con combustible elaborado en parte con cosechas como el maíz y la caña de azúcar en lo que esa organización no gubernamental (ONG) califica de "intento equivocado de combatir el cambio climático".

"A pesar de las crecientes evidencias científicas de que los biocombustibles podrían exacerbar en lugar de mitigar el cambio climático y pese a los informes que los relacionan con abusos de los derechos humanos y el incremento global de los precios de los alimentos, el Gobierno ha insistido en aplicar esa medida", critica Oxfam.

"Esto significa que todo el diesel y el petróleo de las gasolineras del Reino Unido tendrá que contener un 2.5% de biocarburante a partir del 15 de abril, lo que costará a los contribuyentes en torno a 500 millones de libras al año (unos 625 millones de euros), denuncia esa ONG.

Oxfam dice que investiga informaciones sobre "abusos de los derechos humanos y rapiña de tierras en Asia, África y Suramérica" y explica que unos 60 millones de indígenas -el equivalente de toda la población británica- están amenazados de expulsión de sus tierras, que se trata de destinar a cosechas para biocarburantes.

La ONG exige al Gobierno del laborista Gordon Brown que no aplique esas medidas hasta que se lleve a cabo una investigación exhaustiva sobre el impacto de los biocarburantes y haya garantías de que su utilización no va a empeorar el clima y aumentar la miseria del mundo en desarrollo.

Según Robert Bailey, experto de Oxfam, "es indignante que el Gobierno trate de obligar a los británicos a utilizar biocarburantes sin que haya habido un estudio completo de su impacto. Es como tratar a un paciente con una medicina nunca probada y que podría incluso empeorar su estado de salud".

"En los países pobres son expulsados de sus tierras millones de personas para dejar sitio a las nuevas plantaciones. Trabajan en condiciones espantosas a cambio de ingresos ridículos, el precio de los alimentos se dispara mientras se destruye la selva tropical", explica Bailey.

Oxfam critica además que el Gobierno británico insista en esa vía pese a consejos contrarios de sus propios científicos y acusa a la Comisión Europea de aspirar a objetivos aún más ambiciosos en materia de biocombustibles sin que los países miembros, incluido el Reino Unido, apenas muestren oposición.

Según el International Food Policy Research Institute, la demanda de biocarburantes es responsable de un 30% aproximadamente de los últimos incrementos del precio de los alimentos.

Éstos repercuten sobre todo en los más pobres del mundo, que dedican a comida entre un 50 y un 80 por ciento de sus ingresos, por lo que cualquier incremento reducirá su consumo de alimentos y aumentará el hambre.

Según estudios citados por Oxfam, por cada uno por ciento que crece el precio de los alimentos, 16 millones de pobres comenzarán a pasar hambre, lo que significa que en el año 2025 la demanda global de biocombustibles puede hacer que haya 600 millones más de pobres que los inicialmente calculados.

La Comisión Europea ha calculado que su objetivo de llegar al 10 por ciento de contenido de biocarburante en la gasolina y el diesel llevará a un incremento del 6 por ciento del precio mundial de los cereales, lo que se traducirá en 100 millones más de personas hambrientas como resultado inmediato de esa política.

AGP 14-04-08

Temas

Lee También

Comentarios