Martes, 11 de Mayo 2021
Tecnología | El dispositivo puede sustituir al microscopio óptico en los laboratorios escolares

Acercarse a la ciencia, al alcance de todos con Micro-costo

El dispositivo puede sustituir al microscopio óptico en los laboratorios escolares

Por: EL INFORMADOR

David probó el dispositivo en planteles de educación básica, donde los pequeños participaron y se involucraron al utilizar Micro-costo. EL INFORMADOR / F. Atilano

David probó el dispositivo en planteles de educación básica, donde los pequeños participaron y se involucraron al utilizar Micro-costo. EL INFORMADOR / F. Atilano

GUADALAJARA, JALISCO (31/OCT/2016).- La ciencia puede llegar a cualquier rincón, y esa es una de las metas de David Alejandro Fierro, quien, con tan sólo 17 años, ya trabaja en el desarrollo de un dispositivo económico llamado Micro-costo, que sirve como un sustituto de microscopio que podría ocupar un espacio vacío en los laboratorios escolares y que sólo requiere de un teléfono celular.

“Se trata de un microscopio de bajo costo que busca imitar las partes y características de un microscopio óptico comercial”, asegura David.

El dispositivo con el que trabaja David está hecho de material económico; el joven calcula que sólo se invierten aproximadamente 300 pesos para la fabricación de éste, mientras que en la adquisición de un microscopio óptico comercial, las escuelas deben de desembolsar entre tres mil pesos y cuatro mil pesos.

“Micro-costo trabaja con base en un lente óptico que puede ser el de algún puntero láser o reproductor de DVD o una cámara desechable. Ahorita usamos el puntero láser que cuesta 30 pesos, también utilizamos los led de una lámpara, un engrane y una cadena”, describe el joven.

Para completar el uso de este dispositivo sólo es necesario contar con un teléfono celular que tenga cámara. Éste se coloca en la parte superior de la plataforma, para encajar en el punto donde se ubica el lente. Posteriormente, en la pantalla del teléfono se visualiza el objeto que se desea observar: hojas, tierra, tela, granos.

David ya probó la eficacia de este dispositivo en planteles de educación básica. Durante un mes estuvo trabajando con niños de preescolar; con explicaciones básicas, este joven atrajo la atención de los pequeños, quienes participaban y mostraban curiosidad ante la demostración del dispositivo.

“La actividad era muy simple, les pedíamos que trajeran un objeto de uso común, algunos incluso trajeron hormigas. La razón por la que hicimos esto es porque se investigó sobre los métodos de aprendizaje y nos dimos cuenta de que la mejor forma para que el niño aprenda es involucrarlo en el aprendizaje y aprender con actividades que tomen como un juego”.

Temas

Lee También