Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Diciembre 2017

Suplementos

Suplementos | Las andanzas de una auténtica princesa tapatía...

Usos y costumbres de la vida social tapatía

In memoriam de Gloria Rubio de Guinness

Y todo comienza hace ya unos 15 ó 20 años, cuando asistíamos acompañados de una amiga a una elegante comida en honor del gran diseñador neoyorquino (pero de origen dominicano) ÓSCAR DE LA RENTA en la Ciudad de México, cuando al ser presentados a través de un colega, éste mencionó señalándonos... “Mira Óscar, él es de Guadalajara”... de inmediato el diseñador me dijo tajante: “Tú y tu amiga se sientan a mi lado”, súbito me comenzó a bombardear con preguntas acerca de cómo era la ciudad de Guadalajara. “Sabes, me dijo... una gran mujer que ya murió, quizá mi mejor amiga, era de tu ciudad... se llamaba GLORIA, tal vez no la conociste... GLORIA GUINNESS”... De inmediato acaparamos la conversación en la mesa,  y en la que el tema central fue, claro está, la inolvidable GLORIA RUBIO de GUINNESS... Pero ¿quién era realmente esa enigmática mujer que llegó a figurar como la “MUJER MÁS ELEGANTE DEL MUNDO” en la lista de las ricas y famosas del siglo XX?... Nacida en Guadalajara un 27 de Agosto de 1912, hija de RAFAEL RUBIO y MARIA LUISA ALATORRE, en una casona de esas que aun quedan por el Barrio del Pilar y El Carmen. Poco se sabe de algunos períodos de la agitada vida de esta mujer... Es posible que allí GLORIA se interrelacionara con el “café society”, gracias a su extraña belleza, perfectas facciones y estilizado cuello, así como a su elegante forma de vestir. Inclusive intenta volverse actriz, pero sin éxito... sin embargo, revisando papeles y fechas éstas no cotejan, pues para esa época nuestra heroína ya debía estar casada en primeras nupcias con el príncipe FRANZ EGON VON FURSTENBERG (1896-1975) y ya había dado a luz a sus dos únicos hijos... FRANZ EGON y DOLORES... después la encontramos como modelo de alta costura en prestigiadas revistas como el Vogue parisino y americano, fotografiada por artistas de la talla de CECIL BEATON y HORST. P HORST y ataviada por BALENCIAGA y SCHIAPARELLI... de allí poco después la vemos ya casada con el príncipe AHMED FAKRY (1921-1988), nieto del Rey FUAD DE EGIPTO, con quien no tuvo descendencia, y después de un corto período viene el divorcio... ya según lo cuenta ella misma en 1949 conoce a LOEL GUINNESS el heredero de la firma de cerveza más grande de Inglaterra y una de las mayores fortunas del mundo, a bordo de un yate y en una travesía por la Costa Azul. En 1951 se casan formalmente y ella, ya para entonces era internacionalmente conocida, pasa a serlo aún más... y comienza a figurar en las listas de las mujeres mejor vestidas del mundo, así como una de las grandes anfitrionas... con  grandes casas en París en Avenue Matignon, en Normandia, en Londres, en Lausanne, en Palm Beach y un sendo apartamento en las Waldorf Towers en Nueva York, sin faltar un enorme yate de 350 toneladas, anclado en Cap d’Antibes. Hacia fines de los años 50, su hija DOLORES también se convierte -por méritos propios- en otra gran belleza internacional... HENRY CLARK las fotografía a ambas en su casa parisina en 1957 para el Vogue francés, ella en el clásico vestido negro y perlas que tanto se llevaba aquí en Guadalajara... un look que la lanzaría precisamente a encabezar las listas de las  Top elegants y a imponerse de tal forma que todo mundo la quiere copiar. Se vuelve amiga íntima de las otras dos mujeres que serían a la vez sus archirivales... la norteamericana BABE PALEY y la italiana MARELLA AGNELLI... a su vez también las mejores amigas del escritor de moda TRUMAN CAPOTE, quien las apoda sus “tres cisnes”. Sin embargo siendo tan guapas también las otras dos, además de altas y espigadas, quedaban literalmente OPACADAS cuando GLORIA hacia una grand entreé  de manera muy natural a un gran baile... como aquella que hace al famoso Black & White Ball que da CAPOTE en el Hotel Plaza de Nueva York en 1966... Así la GUINNESS con un sencillito vestido pero con un collar de cientos de diamantes y esmeraldas...y tocada con un muy simple antifaz negro, de inmediato deja muy por debajo a sus adversarias convirtiéndose automáticamente en ¡la reina absoluta de la noche! También en los años 60 la tenemos como editora-colaboradora de la revista HARPER’S BAZAAR en donde literalmente cual sacerdotisa dicta qué llevar y qué no llevar para ser o parecer elegante... la DUQUESA DE WINDSOR... JAQUELINE DE RIBES... MONA VON BISMARCK... GRACE KELLY... DIANA VREELAND... y hasta la flamante primera dama norteamericana JACKIE KENNEDY, quedan a un lado y se le rinden... y muy por debajo de la lista que año con año elaboraba la escritora ELEANOR LAMBERT (a quien también conocimos hace años, cuando se retiró a vivir en Cuernavaca)... la competencia se volvió más atroz cuando GLORIA y su hija DOLORES compiten por el primer sitial... una morena y menuda con un cuello estilizado, y la otra rubia y alta con un porte único también. Muy célebre la foto que a DOLORES le hace el gran artista RICHARD AVEDON, que aquí reproducimos...y quien por caprichos del destino se acaba casando con PATRICK GUINNESS... ¡su medio hermano!... naciendo así también la leyenda de DOLORES GUINNESS, que es historia para contar en otra ocasión. Los GUINNESS ya a fines de los años 60 deciden cambiar su casa de Palm Beach por el más benévolo clima (y más de moda) de Acapulco... piden una cita a LUIS BARRAGÁN para que les haga el diseño de su nueva casa y éste les sugiere que “mejor tomen un arquitecto más joven”... la suerte recae en el tapatío MARCO ALDACO a la postre medio pariente político de GLORIA... quien les construye la más fabulosa de las villas, nunca antes vista, a su vez de aquí ALDACO se hace de una merecida fama internacional y desarrolla el estilo “Careyes”. En Acapulco pasan LOEL y GLORIA las últimas temporadas felices en su vida, teniendo muy de cerca la amistad y complicidad de QUIQUE y VIVIANA CORCUERA, y de una legión de amigos del entonces llamado JET-SET INTERNACIONAL que pasan a visitarles cual reyes de la auténtica alta sociedad. A la divina GLORIA al final, poco antes de morir le hacen una entrevista para la revista Women’s Wear Daily y se le nota ya un cierto dejo de cansancio y desencanto... afirmando ésta...”Que la vida ya no era como antes... nadie hace grandes entradas a un restaurante o un baile... todo mundo grita y no platica... en las discotecas todo es obscuro... no se practica el arte del flirteo, de ver y ser vistos... y nadie nota siquiera qué diseñador de alta costura realizó tu vestido... esta no es la vida a la que yo he venido estando acostumbrada...” recalca  GLORIA quien al poco tiempo fallece en su casa de Lausanne en Suiza un 8 de noviembre de 1980, al parecer victima de un paro cardiaco... pero según se sabe después, pudo ser un suicidio... una mujer que vivió para el lujo y un estilo de vida que no se llevaba más. Su marido, el muy rico LOEL, era tan tacaño como una piedra, no le permitía disponer de una sola libra sin que tuviera que pasar miles de trámites, y mucho se habló que sin duda una severa depresión la pudo llevar a la tumba. Nace así una verdadera leyenda y lejos queda lo que pudo ser verdad... Como  su súbita aparición como modelo de los grandes diseñadores parisinos... no provenía de una muy pobre o muy rica familia tapatía... o que su madre era una señora con un gusto impecable, pero que elaboraba sombreros y de quien GLORIA heredó el exquisito arte de saber vestir... total, todo aquello que ayuda -sea cierto o falso- a crear un auténtico ICONO... Antes de morir y pasados los años volvió a visitar Guadalajara, su ciudad natal... quizá a fines de los 50 acompañada por su hija Dolores, quien según una dama tapatía que las conoció en esa ocasión, nos cuenta que ésta era tanto o más bella que su madre... bellezas distintas... pero absolutamente perfectas a la vez... Al parecer GLORIA RUBIO ALATORRE de GUINNESS resulta por alguna rama parienta de la exquisita LUZ BRIZUELA, y amiga y prima de GUILLE HERMOSILLO y son a los pocos que visita en esa ocasión. Una vez más, vuelve hacia 1978 en plan casi incógnito a esta ciudad, dejando atrás una estela de brillo y glamour que nunca antes ha sido superado... Una auténtica princesa tapatía, como difícilmente habrá otra igual...

Por: el duque de tlaquepaque

Temas

Lee También

Comentarios