Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Noviembre 2017
Suplementos | Fuimos al encuentro con La Perla bibliográfica y musical de nuestra ciudad

Un lugar mágico en Guadalajara

Fuimos al encuentro con La Perla bibliográfica y musical de nuestra ciudad

GUADALAJARA, JALISCO (17/SEP/2017).- Gerry y “Bola” no deberían tener mucho en común: uno es un bibliófilo estadounidense y el otro es el baterista de Rostros Ocultos y ex integrante de La Lupita, dos bandas de rock históricas en México. Gerry vive de libros y palabras; “Bola” se alimenta de música.

No, “Bola” y Gerry no deberían tener mucho en común. Y sin embargo, gracias a ellos existe La Perla, la tienda de discos y libros usados que atienden con la ayuda de otras cuatro personas en la zona rosa de Guadalajara.

Uno suena el timbre de Pedro Moreno 1530, casi esquina con Chapultepec y sube al segundo piso. En el muro de la escalera, colgadas como cuadros, el aficionado a la música reconoce escenas célebres: Crosby, Stills y Nash sentados en un sofá decrépito, el ceño fruncido y la bufanda a cuadros de Bob Dylan en la portada de Blonde on Blonde.

Una vez dentro, se tiene la impresión de que el lugar fue diseñado por la persona encargada de planear la portada del Sargento Pimienta. Caras famosas o vagamente familiares sonríen de todos los ángulos. De las paredes cuelgan objetos joviales, un saxofón, una fotografía de Tin Tan. Incluso si uno mira al techo se encuentra con una manta que muestra a Shiva, la deidad creadora-destructora en la mitología hindú, sereno con una cobra alrededor del cuello.

“Es un lugar mágico”, dice Ernesto “Bola” Domene, que abrió La Perla hace casi cinco años como una especie de franquicia La Roma Records de la Ciudad de México, cuyo nombre usó en sus inicios. Al principio la tienda ofrecía solo viniles, pero apenas un mes después de la apertura Gerry Goodman, un conocido de “Bola”, le propuso añadir libros usados. Así nació La Perla, que adoptó ese nombre dos años después de su fundación.

“En mi cabeza dije ‘matrimonio hecho en el cielo: libros y discos’, y le dije que sí a Gerry”, recuerda “Bola”.

La Perla ofrece libros en inglés, con una sección en español. A falta de datos oficiales, la librería, con sus aproximandamente 15 mil volúmenes es un serio contendiente al título de librería de usado en inglés más grande de México.

Visita La Perla de manera virtual en 360 grados: http://bit.ly/libreria360

Rodeados de libros

La conversación con Ernesto y Gerry deja claro que la característica común entre los aparentemente dispares dueños de La Perla es la intensidad de sus respectivas pasiones.

“Soy un imán de libros. Donde sea que voy estoy buscando libros. Los compro, los encuentro y me rodeo de libros y desde que tengo 30 años me he dedicado seriamente a coleccionarlos”, dice en inglés Gerry, que cuenta en su acervo con algunas primeras ediciones de libros de Ernest Hemingway.

“Bola”, por su parte, da la impresión de siempre estar haciendo música en algún lugar de su mente. Su voz tiene un ritmo regular y percusivo, como si al hablar estuviera tocando la batería sin baquetas. Mientras atiende La Perla acompaña el ritmo de la variada música de fondo con palmadas sobre el mostrador.

“Soy un prendido, como todos los bataqueros”, dice. “Empecé a tocar con los Rostros Ocultos a los quince años. Ahora tengo 48 y ya me había rocanroleado muchos años. Fui papá y eso fue lo que  me cambió la visión de la vida. El rock and roll es maravilloso, pero es una chamba que no tienes por seguro nada. Quería algo que tuviera que ver con mi pasión primordial y me encontré los viniles y dije ‘de aquí soy’”.

“Bola”, que mantiene en paralelo su carrera artística, ofrece a sus clientes aproximadamente 10 mil discos nuevos y usados de géneros variados, tornamesas, CDs, cassettes e incluso 8-tracks, un testimonio de su amor por la música.

“Yo aprendí de discos con José Fors”, dice. “Iba a clases de pintura con él a los nueve años, entonces aprendí a ver los discos como una obra de arte, como tener un grabado de alguien importante, como tener una copia de un Dalí”.

Gerry muestra un apego similar por los libros.

“Nada se compara con ellos, por la interacción que permiten con tus semejantes. Para mí los libros un poderosos, maravillos. Han moldeado y cambiado mi vida”, explica.

Aunque las pasiones de Gerry y “Bola” son igualmente fuertes, las diferencias de nacionalidad, idioma y aficiones son innegables. Podría pensarse que la relación entre ambos presenta dificultades, pero los dos afirman que no es así.

“Para nada. ‘Bola’ es un tipo maravilloso. Hemos tenido algunos baches en el camino, pero los dos tenemos una actitud muy positiva acerca de lo que hacemos. Si hay problemas, hablamos sobre ellos y los arreglamos”, afirma Gerry.

Un lugar de encuentro

Así como renunió a Gerry y a “Bola”, La Perla funciona como lugar de encuentro para personas de edades, nacionalidades y gustos diferentes. “Bola” recuerda a clientes franceses que buscan discos de José Alfredo Jiménez y dice estar aprendiendo más que nunca de música gracias a los jóvenes que piden grabaciones de artistas que no conoce. Un amplio balcón con sillas y sillones, como una sala al aire libre, favorece la interacción entre los visitantes.

“La tienda es un ostión, tienes que venir y rascarle para buscar la perla. Seguro algo vas a encontrar algo que te guste, aunque quizá no te encuentres lo que vienes a buscar; es parte de la magia”, dice “Bola”, que extiende una invitación: “únanse al club de buscadores de tesoros, que es lo que somos”.

¿Qué sigue para La Perla?

Entre los planes para el futuro, los dueños de La Perla esperan incrementar su presencia en redes sociales e internet y participar con los libros de Gerry en la próxima Feria Internacional del libro de Guadalajara.

“Estoy muy emocionado de estar en la Feria de este año. Voy a tener por los nueve días de la FIL un tercio del stand L-12, y por los últimos cuatro días un stand completo, el NN-7”, dice Gerry, quien llevará consigo algunos de sus volúmenes de colección más preciados.

El internet es un arma de dos filos: el comercio electrónico abre interesantes posibilidades, pero la creciente disponibilidad de libros y música en formato electrónico haría pensar que hay poco espacio para una tienda de discos-librería. Se trata solo de otra de las corrientes contra las cuales La Perla navega con éxito.

“Para la vasta mayoría de la gente el contacto físico es muy importante. Los libros existirán siempre”, opina Gerry.

“Es una maleta cultural que cargas, que quieres tener contigo; tus libros y tus discos son como tu ropa, te cambias de casa y es lo único que te llevas. Querer atesorar lo que te llena el espíritu no se va a acabar nunca”, añade “Bola”.

Suspendido en el techo, Shiva parece aprobar con una sonrisa.

Toma Nota
La Perla Records and Bookstore
Dirección: Pedro Moreno 1530 (Segundo piso)
Horario: Lunes a Sábado, 11:00-21:00
Precios libros: desde 80 pesos
Precios discos: desde 50 pesos en usados, variable en nuevos
Otros productos: tornamesas, camisetas, CDs Cassettes
Internet: www.facebook.com/laperlarecordsgdl/
Tel: 33 1525 3015

Temas

Lee También

Comentarios