Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018

Suplementos

Suplementos | Ayer se conmemoraron 100 años del nacimiento de Germán Valdés

Tin Tan, la leyenda y el hombre

Ayer se conmemoraron 100 años del nacimiento de Germán Valdés, uno de los más entrañables cómicos de México

Por: EL INFORMADOR

El tiempo ha podido borrar lo que los mexicanos sienten por Tin Tan, el eterno rey del barrio y de la comedia. EL INFORMADOR / ARCHIVO

El tiempo ha podido borrar lo que los mexicanos sienten por Tin Tan, el eterno rey del barrio y de la comedia. EL INFORMADOR / ARCHIVO

GUADALAJARA, JALISCO (20/SEP/2015).- Dicen que enseñó a un perro callejero a sacar la lengua para humedecer timbres postales. Dicen que estuvo a punto de convertirse en el mejor beisbolista mexicano y también que, en su debut artístico, el teatro se abarrotó solamente para verlo a él y no al famoso ventrílocuo Paco Miller.

Se dicen muchas cosas del llamado “Pachuco de Oro”. Leyendas y verdades del hombre que impulsó a la industria cinematográfica de México, del cómico que sedujo a la radio de Ciudad Juárez hasta llegar a Disney, del caballero que enamoró a sirenas y princesas árabes, y del actor que dejó de ser Germán Valdés para transformase completamente en Tin Tan.

Nació hace 100 años, un 19 de septiembre de 1915 en la Ciudad de México, y fue un trotamundos hasta sus 57 años de vida. Aunque su talento se difuminó ante una cirrosis hepática y cáncer de páncreas, el legado de Tin Tan no solo marcó una identidad cultural y social de un país entero, sino que demostró que el humor mexicano era tan potente que hasta el legendario cuarteto de Liverpool, The Beatles, lo incluiría en la portada del famoso disco “Sgt. Pepper’s”, aunque al final, el artista decidió declinar la propuesta.

Bautizado como Germán Genaro Cipriano Valdés Castillo, Tin Tan llevó a su personaje a la gloria y fama, pero también llenó de misterio e incertidumbre al hombre que lo interpretaba. Romances fugaces, tres matrimonios oficiales, un carácter bipolar y una creatividad única en su tipo son algunos de los mitos que aún rondan al intérprete a 42 años de su muerte.

Fama inmediata

Aunque su apodo, “Tin Tan”, es relacionado a las notas musicales que el actor constantemente murmuraba en sus ensayos musicales, lo cierto es que este seudónimo no fue elegido por Germán Valdés, sino por el empresario Jorge Maulmer y el ventrílocuo ecuatoriano Paco Miller, que lograron convencer al mexicano de emprender con este sobrenombre su carrera a través de la carpas teatrales del país.

Si bien Tin Tan se ganaba el respeto del público con una personalidad amable y un poco burlona del mexicano pobre que se daba aires de grandeza imitando el estilo chicano —rudo y elegante—, Germán Valdés no consideró tomar la figura del pachuco como una broma para identificarse con la audiencia, pues en su adolescencia el actor realmente convivió con los llamados “tirilones de la Coyotera”, los verdaderos pachucos de Ciudad Juárez de la colonia Miguel Hidalgo, recuerda Rafael Aviña en la biografía dedicada a Tin Tan, “Aquí está su pachucote….¡Noooo!”, publicada en 2009.

Aunque en su momento los protagonistas del entretenimiento mexicano eran exponentes como Agustín Lara, María Victoria o Mario Moreno “Cantinflas”, la carpa artística de Maulmer y Miller incorporó a Tin Tan a su menú a partir de 1938 bajo el concepto de que esta nueva estrella era “El cómico que no se parece a nadie”.

La fama de Tin Tan se esparció como pólvora entre los pueblos y ciudades del país, y para 1940 el actor daría el brincó definitivo al séptimo arte, o al menos lo que serían sus primeros pasos al participar en “El que la traga la paga”, un cortometraje filmado por Paco Miller, aunque el sueldo de Germán Valdés no superara los 40 pesos diarios.

La improvisación era algo que Tin Tan presumía con orgullo sobre el escenario dependiendo del aplauso y reacción del público, pero al llegar a la pantalla grande, el actor encontró una peculiar forma de seguir está dinámica personal sin romper los protocolos de los guiones cinematográficos que llegarían sin descanso.

Eso comenzó en 1945, cuando “El hijo desobediente” se manifestó bajo la dirección de Humberto Gómez Landero y Germán Valdés dio rienda suelta a la fama internacional a través de una filmografía que alcanzó 106 películas hasta llegar a la última con “La mafia amarilla”, en 1972, justo un año antes de morir.

“El hijo desobediente”, “El rey del barrio”, “Calabacitas tiernas”, “La marca del zorrillo”, “El Ceniciento”, “El bello durmiente” y “Las aventuras de Pito Pérez”, fueron algunas de las películas más taquilleras de Tin Tan, además de provocar derramas millonarias para el comediante, que ya en la cima del éxito llegaba a cobrar 100 mil dólares más para que las cintas se proyectarán en el extranjero.

La fama no durmió sólo en México, la popularidad de Tin Tan pasó fronteras cuando, en 1967, se convirtió en la voz de “Baloo” en “El libro de la selva”, de Disney, logrando así el reconocimiento en América Latina y España. Sin embargo, no fue la única vez que Germán Valdés prestó su pícara voz a un personaje animado, clásicos como “La telaraña de Charlotte” y “Los aristogatos” también figuraron en su trayectoria internacional.

¿El más grande?

Tin Tan hizo de la comedia su pilar, y pese a que el humor blanco era el vértice de las historias protagonizadas generalmente por personajes humildes, siempre bailarines, que lograban ganarse la confianza y el amor de la sociedad adinerada, las tramas protagonizadas por Germán Valdés siempre destacaron por una marcada presencia femenina llena de sutil erotismo, romance y galanura, rescatando el cortejo tradicional del mexicano.

Sus musas más representativas fueron Rosita Quintana, con quien protagonizó “Calabacitas tiernas”; Yolanda Montes “Tongolele”, quien trabajó por primera vez con Tin Tan en “El rey del barrio”; Silvia Pinal en “La marca del Zorrillo”, y Ana Bertha Lepe en “Paso a la juventud”.

Tal era el impacto comercial de Germán, que el actor —además de impulsar su carrera musical con más de 50 canciones grabadas— llegó a filmar ocho películas por año en 1956, 1957 y 1958; pero, ¿realmente era el más talentoso de la familia Valdés?

Las comparaciones con sus hermanos también famosos: Ramón Valdés “Don Ramón” en “El Chavo del Ocho”, el cómico Antonio Valdés Castillo y el actor Manuel “El Loco” Valdés, nunca se han detenido ante la intención de responder cuál de los consanguíneos era realmente el más popular y exitoso artísticamente, luego de que el mismo Tin Tan los enrolara en el medio artístico.

No obstante, Germán Valdés siempre acreditó a Marcelo Chávez Herrera no sólo como su inseparable compañero de comedia, también aseguró que su “patiño” era más cercano e íntimo a él que sus propios hermanos de la dinastía Valdés, incluso —cuando Marcelo muere en 1970—Rafael Aviña asegura que Tin Tan expresó: “Éramos como hermanos, y que me perdonen mis carnales, pero en verdad fue el golpe más duro de mi vida. Como si me hubieran amputado una pierna o un brazo…”.

SABER MÁS
Curiosidades

  • Magdalena Martínez fue la primera esposa de Germán Valdés, oficializando su matrimonio en 1937;al año nació su primogénito, Germán Francisco Valdés.
  • “El chiva”, fue uno de los primeros pseudónimos de Germán Valdés.
  • El director de la estación XEJ Radio de Cd. Juárez, Pedro Meneses, invitó por primera vez a “Tin Tan” a trabajar en la radio como pegador de etiquetas.
  • Estando en la radio, Germán Valdés comenzó a imitar a Agustín Lara cuando las cabinas de grabación estaban libres.
  • Germán Valdés desarrolló un lujoso gusto por los yates, a tal grado de convertirse en una obsesión que combinó con su pasión por la pesca de tiburón y jugar a los piratas, que lo llevaron a adquirir dos de sus más grandes tesoros, una pequeña embarcación valuada en 50 mil pesos en los años sesenta, y el famoso “Tintavento” de 800 mil pesos, y que casi fue destruido por una tormenta en Acapulco, otro paraíso para el actor.
  •  “El capitán Mantarraya”, fue la película en la que Germán Valdés decidió sumarse como director, productor y guionista a finales de 1969, cuando la carrera del actor se encontraba en declive ante la popularidad que adquirían personajes como “Cantinflas”.
  •  Manuel “El loco” Valdés, debutó en la pantalla junto a su hermano “Tin Tan” en el éxito “El hijo desobediente” como extra y en el que tenía que utilizar bigote postizo para aparentar más edad.
  • “Tin Tan” inmortalizó una peculiar escena en “Calabacitas tiernas” junto a su otro hermano, Ramón Valdés, en la que ambos bailan  con Rosa Quintana.
  •    Tras separarse de Magdalena Martínez, Germán Valdés contrajo matrimonio con Micaela Vargas (1948-1955) y Rosalía Julián (1956-1973).


Temas

Lee También

Comentarios