Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Junio 2019
Suplementos | En clases. Dar continuidad al aprendizaje de verano

Revela sus virtudes

Los niños pueden descubrir su talento en alguno de los talleres de verano, por ello es necesario darles seguimiento

Por: EL INFORMADOR

Las actividades paralelas a la escuela son un método de excelentes resultados para los pequeños. ESPECIAL /

Las actividades paralelas a la escuela son un método de excelentes resultados para los pequeños. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (14/AGO/2014).- Para Joaquín Martínez, psicólogo especializado en terapia infantil, los cursos de verano significan una excelente oportunidad de que los pequeños y jóvenes mantengan ocupada su mente durante una jornada vacacional, como la que está culminando este verano, y afirma, “podría convertirse en tiempo de ociosidad, es decir, aquellos niños que sus papás tienen que seguir trabajando, empiezan a implementar su tiempo en actividades poco favorables, como ver la televisión, los videojuegos o andar en la calle con sus vecinos”.

El especialista afirma que un curso de verano es una alternativa eficaz no sólo para mantener la mente y el cuerpo en activos de los niños, sino para descubrir gustos por las actividades deportivas, culturales y mentales. “Suena curioso, pero a partir de un curso de verano, un pequeño puede descubrir gusto y talento por alguna actividad, ya sea de motivación física, como los deportes, artística o mental, aunque al verdad esta última es menos común, es decir, son pocos los niños que son inscritos para reafirmar en el verano materias como matemáticas, por ejemplo, y es razonable, pues la idea es que el niño se mantenga ocupado pero que también le sea atractivo, divertido”.

La interrogante surge cuando, acabado el ciclo vacacional de verano, los niños regresan a las aulas, entonces, ¿Qué tan bueno es que el pequeño siga actividades alternativas que incentiven su lado físico o cultural? La respuesta de Joaquín es tajante: “No es que sea bueno, malo o regular, simplemente es necesario”. Las actividades paralelas a la escuela son un método de excelentes resultados para los pequeños, comparte el especialista, y es que, mezclar la parte escolar con una actividad vespertina, especialmente deportiva, complementa la formación integral del niño.

“Inscribir al niño en una actividad como futbol, karate, atletismo, o cual sea el deporte, complementa la formación no sólo de su cuerpo, sino de su mente; el niño estará más motivado, pero hay que considerar no exigir de más, es decir, el niño irá a la escuela de ocho a una de la tarde, llega a su casa, come, y ahí hay que dejarlo descansar un rato, para que luego haga su tarea y se aliste para su actividad alternativa”, explica Joaquín, y añade que el pequeño, es capaz de hacer todo, pero no hay que exigirlo de más, hay que recordar que es algo alternativo, pero con lo que también debe cumplir, entonces la búsqueda por una actividad que no lo desgaste de más y que aparte le guste, será una tarea no fácil para los papás”.

Los beneficios

Los beneficios de mantener activos a los pequeños son diversos, y uno de los más importantes es la salud. Ante esto, explica el doctor y especialista en obesidad infantil de la clínica Fitness Kids Zone, Hugo Flores Íñiguez, “la actividad física es un complemento que no sólo lo aleja de tentaciones que repercuten en un futuro gris, como andar en la calle, sino que el niño se enseña a ser más disciplinado, a encontrar su sentido de la responsabilidad y a estar saludable”.

La recomendación de Flores Íñiguez, es alertar a los padres que la obesidad es una enfermedad y debe verse como tal, por ello, el que el pequeño desarrolle cualquiera que sea la actividad física, es de suma importancia, pues advierte: “He tenido ya casos alarmantes, de niños con presión arterial alta, incluso ya con infartos al miocardio, es más serio de lo que parece; ya hoy en día, un niño gordito no es un niño sano, como antes se creía”.

Si tu pequeño inició con un curso de verano en estas vacaciones y notaste que le gustó, los especialistas coinciden en hacer un esfuerzo por seguir llevándolo. Es probable que el curso de verano ya concluyó, pero existen sitios donde las actividades alternativas son todo el año, como es el caso del CODE, donde de manera multidisciplinaria, se ofrecen cursos y clases permanentes con deportes como tenis, natación, futbol, basquetbol, karate y una gran variedad de disciplinas deportivas.

Una opción que los especialistas recomiendan es la natación, pues además que resulta de mucho interés para los niños, es un deporte que motiva la mayor parte de los músculos del cuerpo, incentiva la seguridad, la confianza y mantiene un estado saludable en tus pequeños. En la ciudad existen diversas alternativas de centros acuáticos con horarios afines a las actividades escolares de los pequeños.

Motivar su mente


Además de las actividades deportivas y de estimulación física, los cursos en materia cultural son una buena opción, asevera Joaquín Martínez, para motivar el lado creativo de los niños y, por qué no, descubrir una posible talento.

“Eso de ‘descubrir un posible talento lo platico por experiencia personal. Tuve un niño en terapia que era difícil de diagnosticar, trabajaba en clase, sacaba buenas notas pero era poco tolerante, platicador y hacía poco caso a las órdenes de su maestra. Su mamá detectó que el niño tenía cualidades para el dibujo, y cuando me percaté de eso le recomendé que lo inscribiera en algún curso afín, dibujo, pintura, escultura. El resultado fue sorprendente, y el niño mejoró bastante en su disciplina escolar, es cuestión de encausar esa inquietud en algo que el agrade y que le haga gastar energía mental”.

Temas

Lee También

Comentarios