Domingo, 12 de Julio 2020
Suplementos | El escenario internacional se encuentra cada vez más preocupado, ya no por el tema del calentamiento global, sino por el agua

Medio ambiente: Reducir las emisiones de carbono

El sistema de bonos de carbono ofrece incentivos económicos para fomentar que las empresas privadas se comprometan a mantener la calidad ambiental

Por: EL INFORMADOR

Por: Isela López
Foto: Mito Covarrubias

Uno de los principios del Derecho Ambiental nos dice que el que contamina, paga. Eso significa que la industria, el Estado y/o el municipio, son los responsables de pagar el costo y los daños ambientales, sin embargo, esto no debe ser una sanción pecuniaria, asunto que se trate de dinero, ya que esto no serviría de nada porque el intercambio monetario jamás será suficiente.

Con dinero no se puede comprar la salud o pagar los recursos naturales no renovables, cuando hablamos del que contamina paga y restaura, hablamos de que el responsable tiene la obligación de reparar el daño y para ello existen diferentes vías, tales como: Conservar una zona natural protegida, reforestar, dar tratamiento de aguas, no obstante la legislación internacional y los diferentes acuerdos pactados obligan a las partes mencionadas a implementar tecnología de punta para la conservación del medio ambiente. De ahí el pago de bonos de carbono:

¿Qué son los bonos de carbono?

Los bonos de carbono, a grandes razgos. Se puden considerar un intercambio de contaminación, el cual se aplica en una zona, ciudad o país, por la descontaminación en otro lugar. En otras palabras, se deslocaliza la contaminación, en particular de los gases que causan el efecto invernadero (GEI o gases de efecto invernadero).

El sistema de bonos de carbono ofrece incentivos económicos para fomentar que las empresas privadas se comprometan a mantener la calidad ambiental. Los bonos de carbono son una transacción que se aplica al principio que menciono, pues con la adquisición de bonos, la empresa paga las emisiones de CO2  (dióxido de carbono) que genera a través de sus procesos productivos.

Estos bonos se adquieren, uno paga por ellos, supongamos que en una empresa que contamina por la fabricación de sus productos emite ciertos contaminantes que causan el efecto invernadero, por decirlo, alcanzan los 600 millones de toneladas en contaminantes de CO2. Al no poder reducir su contaminación adquiere los bonos de carbono, que son generados por otros países gracias a la inversión en energias limpias, renovables o menos contaminantes.

Por ejemplo, una empresa en Francia compra bonos de carbono a Costa Rica y así es como si en Francia se hubiese reducido la contaminación debido a la implementación de energías limpias en Costa Rica.   

Esta es una parte del que contamina paga, pero va más allá por que se trata de conscientizar a la población en general y a su vez fomentar la adquisición de reservas y áreas naturales protegidas.

El escenario internacional se encuentra cada vez más preocupado, ya no por el tema del calentamiento global, sino por el agua, preciado y vital líquido que se nos va de las manos, debido a la falta de información y concientización en la población en general.

Para saber

Las reducciones de emisiones de GEI se miden en toneladas de CO2 equivalente, y se traducen en Certificados de Emisiones Reducidas (CER). Un CER equivale a una tonelada de CO2 que se deja de emitir a la atmósfera, y puede ser vendido en el mercado de carbono a países industrializados, de acuerdo a la nomenclatura del protocolo de Kyoto.

Temas

Lee También