Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Octubre 2018

Suplementos

Suplementos | Actualidad. Ciencia en movimiento

Mecatrónica, tecnología independiente

La carrera se nutre de disciplinas como las matemáticas, la electrónica y química

Por: EL INFORMADOR

Creación. Los robots sin duda son los que más llaman la atención, pero los ingenieros en mecatrónica tienen otras áreas de desarrollo.  /

Creación. Los robots sin duda son los que más llaman la atención, pero los ingenieros en mecatrónica tienen otras áreas de desarrollo. /

GUADALAJARA, JALISCO (23/JUL/2012).- Los Supersónicos vinieron a cambiar –en pequeña o en gran medida– la forma de esperar y trabajar el futuro durante la década de los años sesenta, con automóviles voladores, casas elevadas en el espacio y una sociedad en convivio con seres robóticos.

Robotina era un robot capaz de hacer casi cualquier cosa y aplicar todo tipo de conocimiento: hablar, cocinar, andar, volar, asear, todo al mismo tiempo sin la ayuda de nadie. Prácticamente, era el pilar en la vida cotidiana de la familia Sónico (Jetsons, en inglés).

Lejos de la visión futurista que la caricatura proponía para el 2062 –año en que vivían Los Supersónicos–, se anunciaba el anhelo por hacer de la tecnología un uso cotidiano y natural en la vida de cualquier persona. Actualmente, Robotina existe, no idéntica a la serie, pero hay robots humanoides que se asemejan a las características de dicho personaje.

Los responsables de estas creaciones son los ingenieros mecatrónicos. Profesionales capaces de hacer de una pila de cables y placas de aluminio, un automóvil que se estaciona por sí solo.

Futuro tangible


Miguel Ángel Moreno Miguez, director de la Escuela de Ingeniería Mecatrónica de la Universidad Panamericana (UP), campus Guadalajara, no titubea al asegurar que en la mecatrónica avanza el futuro de la sociedad y su vida cotidiana.

La mecatrónica adquiere relevancia no sólo en el rubro industrial, sino que actualmente el ámbito académico apuesta a esta licenciatura como una carta fuerte en la preparación de profesionistas desde hace poco más de 14 años, cuando esta carrera ingeniera nació en México.

La UP tiene 12 años de experiencia escolar en Mecatrónica; Moreno Miguez aterriza a esta profesión como la evolución conjunta de diversas disciplinas e ingenierías: mecánica, eléctrica, electrónica y neumática.

La Mecatrónica profesional deja en una faceta casi primitiva a las “innovaciones” aventuradas por Los Supersónicos, llevando a las aspiraciones tecnológicas a niveles casi reales como la creación de robots y máquinas expuestas en historias como Los Transformers.

La mecatrónica se orienta a la creación de herramientas y artículos “inteligentes” que tienen la capacidad de tomar decisiones por sí mismos tras una previa programación que determina qué actividades ejecutará en un patrón que incluye tiempos y repeticiones específicas para detalladas circunstancias.

Moreno Miguez ejemplifica a la mecatrónica con elementos ya inmersos en la vida diaria, desde los los frenos ABS, empleados en los automóviles y que evitan que el automotor derrape al utilizar mecanismos que indican y analizan la velocidad y el movimiento de las llantas. Ahora, incluso ya hay coches que se estacionan automáticamente.

Otros aparatos pueden ser sencillos, como la creación de un mouse (ratón) de computadora, lo que no sólo implica un trabajo de investigación tecnológica, sino hasta diseño y adaptación de materiales y mecanismos reducidos a un artículo de pequeño tamaño.

Celulares, computadoras, máquinas de ensamble automotriz y hasta prótesis médicas son el reflejo de la evolución mecatrónica. El experto detalla que actualmente lo más deslumbrante, quizá, son los robots humanoides que cuentan con características muy similares al humano en cuanto a su morfología y movimientos casi idénticos a la elasticidad y capacidad de raciocinio.

El académico reconoce que paulatinamente incrementa el interés por parte de la comunidad estudiantil por especializare en esta área, sin embargo, existen mitos y temores que en ocasiones merman el óptimo alcance escolar que la carrera puede ofrecer: las matemáticas.

Para ser ingeniero en mecatrónica hay que entender a las matemáticas, además de tener conocimientos básicos en física, diseño mecánico, electrónica, electricidad y un poco de química y magnetismo.

Esta ingeniería busca a estudiantes que además de saber desarrollar y aplicar fórmulas matemáticas, tengan un gran gusto por las áreas tecnológicas. Moreno Miguez detalla que la “mala fama” que adquieren las profesiones que incluyen matemáticas es la que en algunas ocasiones determina la demanda que otras carreras tienen.

“Dado que (la mecatrónica) tiene un contenido matemático, no les gusta. En esta profesión el tema es más por la vocación, que hay que fomentarla desde la primaria al bachillerato (…) para lograrlo, hay que hacer llegar información, los beneficios que tiene el desarrollo tecnológico. Todo está en el proceso de enseñanza, el descubrir para qué sirven las matemáticas y las ciencias (física, química)”.

Aunque en las escuelas de ingeniería mecatrónica el índice de mujeres es pequeño, el académico aplaude los trabajo que se realizan por erradicar el mito de que esta profesión es un área de crecimiento sólo para varones: “10 de cada 10 mujeres que entran a la escuela, concluyen la carrera en mecatrónica y su impacto (de inclusión femenina) en la industria es muy interesante. Su competitividad es, por mucho, más de lo que uno imaginaría”.

Trabajo es lo que sobra

Moreno Miguez asegura que un ingeniero mecatrónico puede adquirir salarios altos desde el momento en que participa profesionalmente en la industria, aun así sea un recién egresado de la universidad.

No es que el ingeniero de esta rama se dedique netamente a la creación de robots, los campos y oportunidades laborales son infinitas y “no están totalmente descubiertas, porque un mecatrónico está inmerso en las diferentes etapas del desarrollo de producto, desde el momento de la concepción, el diseño y la aplicación y manipulación del mismo”.

En Jalisco –agrega Moreno Maguez– hay dos áreas importantes: “La más fuerte es la manufactura, desde la industria electrónica hasta la automotriz”. Por otra parte, la que no está tan aprovechada y que poco a poco se explora más, es la aeronáutica, pero “nos falta mucho qué desarrollar, por un lado el enfoque hacia su manufactura y/o diseño”.

Desarrollo inevitable

El Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología es una pieza importante en el crecimiento mecatrónico mexicano, al brindar un apoyo formidable: “Desde el punto de vista empresarial, también existe impulso para empezar a trabajar fuertemente la industria en conjunto a la universidad para desarrollar proyectos”, detalló Moreno Miguez.

TOMA NOTA


¿Dónde estudiar?

- Universidad Panamericana

-Universidad del Valle de Atemajac (Univa)

-Universidad del Valle de México (UVM)

- Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG)

- Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO)

Temas

Lee También

Comentarios