Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Noviembre 2019
Suplementos | Gloria Calzada

El personaje: un referente de la televisión

Comunicar es lo suyo

Por: EL INFORMADOR

Gloria es una mujer que ha sabido salir adelante ante la adversidad por méritos propios, ha construido una carrera profesional sólida, utilizando su carisma, inteligencia y espontaneidad como herramientas para sobresalir en un medio tan competido como es la televisión. Actualmente se estrena como productora de cine con la cinta Paradas continuas, un trabajo que le ha dado un motivo más para sentirse feliz.

Igual se la ve en su programa de televisión, Netas divinas, que disfrutando de su vida en el mundo del cine o de paseo en Guadalajara gozando de la cocina de la señora Yamile, mamá de su actual pareja.
A Gloria le gusta mucho la cocina, tanto que uno de sus pasatiempos es coleccionar recetas de cocina, las cuales prepara con esmero, a la fecha tiene más de 500 recetas. Disfruta cocinar para sus amigos y tiene sus recetas especiales para consentir a sus invitados.

Quienes la conocen dicen que es excelente amiga, entregada y confiable e incondicional, tan franca y honesta que es incapaz de fingir lo que no siente.

Plena aparece en escena Gloria Calzada, el ser humano detrás de la pantalla, que es un punto de referencia en los medios de comunicación, nacionales e internacionales de habla hispana. Su vida se compone de anécdotas e historias que son causalidades, más que casualidades, todas ellas con un desenlace positivo, “lleno de aprendizaje” y las cuales comparte sin tapujos, porque es auténtica.

Ella ha desarrollado un lazo afectivo con Guadalajara, el cual comenzó cuando era adolescente: “El momento más feliz de mi vida lo tuve en la ciudad de Guadalajara, pues en el pleno apogeo de mi adolescencia -seguramente habré estado en la edad de la punzada- pero yo fui la más feliz del mundo, porque conocía a todos. Fue una época de gran alegría en mi vida y así la conservo en mi memoria. Yo creo que Guadalajara, de verdad, sinceramente me formó muchísimo como mujer, en el sentido que me dio bases que conservé a lo largo de mi crecimiento: hábitos, formas e incluso el perfil de personas que me rodean, que parten formalmente de lo que viví en Guadalajara, porque tuve una adolescencia muy padre, pero además con gente que me nutrió muchísimo”.

Su primer trabajo lo tuvo en la Perla tapatía cuando tenía 13 años, en una boutique que era propiedad de unos amigos y entonces: “En lugar de dedicarnos a vagar, pues trabajábamos y era padrísimo”.

El principio del cambio

Originaria de la Ciudad de México, al igual que su familia, llegaron a tierra tapatía para comenzar de nuevo: “Nos venimos a Guadalajara por cuestiones de trabajo de mi papá - que abrió un restaurante- y era para nosotros un planteamiento de una nueva vida, un recomienzo como familia, buscábamos un borrón y cuenta nueva, un cambio como esos que uno a veces busca –bueno, en ese momento mis papás lo buscaban- y tenía que ver con la parte profesional pero también con el objetivo de unirse más, nos sirvió mucho”.

Tras unos años en que las cosas marchaban bien, sin embargo, el viento estaba a punto de hacer girar de nuevo las vidas de los miembros de su familia con un golpe muy duro: “Nos fuimos expulsados, gracias a la gestión de Don Flavio Romero de Velasco. Porque ese tipo simplemente decidió cerrar todos los establecimientos, todos los bares y restaurantes –mi papá tenía un restaurante bar- y esa ‘brillante’ decisión causó momentos muy difíciles para todos.
En ese tiempo mi familia vivió los peores momentos de necesidad, tuvimos que dejar Guadalajara, todos nos fuimos en un solo coche sin nada. El poco patrimonio que mi papá había podido construir, desapareció. Éste tipo cerró las puertas y no dejó que nadie rescatara nada”.

El lugar se llamaba Cri cri y estaba ubicado sobre López Cotilla, fue una experiencia horrible para la familia y Gloria así lo recuerda: “Fue una decisión no solamente radical sino absolutamente arbitraria en su ejecución”.
Para poder pasar el trago amargo no había mucho tiempo, su familia tenía que salir adelante y de ello habían de encargarse unidos. Finalmente el cometido de sus padres era una realidad, se habían fortalecido como familia.

A cuadro

La vida tenía reservadas muchas sorpresas para todos, especialmente para Gloria, quien al llegar a la Ciudad de México continuó sus estudios y comenzó a trazar las bases de su carrera: “Primero hice muchos comerciales -a raíz de que nos regresamos a la Ciudad de México-, había que sacar a adelante este asunto, además los sábados trabajaba en otra tienda de ropa. Los comerciales me dieron cercanía ya con el ¡luces, cámara, acción! y esas cosas, pero entrar en forma a la televisión fue cuando empecé en Cablevisión con el programa de videos, hace mil años”. La sonrisa franca que la distingue sale a relucir cuando hace referencia al tiempo que ha transcurrido desde aquel día y entonces viene una de sus historias: “No es casualidad que yo trabaje en lo que trabajo - me parece sinceramente que es una historia muy bonita- . Yo estaba en mi casa y acabábamos de poder poner Cablevisión en casa – porque no se podía poner Cablevisión en mi casa, ni cualquier cosa de esas-, entonces me acuerdo perfecto que Cablevisión era una empresa nueva y yo verdaderamente estaba embelesada y en eso veo un anuncio que decía: ‘Si quieres conducir un programa de música, preséntate en la dirección bla, bla, bla’. Y yo con una certeza horrorosa les dije a todos en casa ‘Ahorita vengo, voy por mi trabajo, ese es mi trabajo, es para mí’. Claro, no nada más había una vacante, había como seis o siete. Llegué a la entrevista y ahí mismo me contrataron y el resto de la tarde me quedé trabajando con ellos.
Es una historia muy linda porque yo nunca dudé que ese trabajo que había visto anunciado en la televisión era para mí”.
 
Comunicadora natural

Su personalidad le ha abierto las puertas desde sus inicios. Cuando se perfilaba para ser parte de la televisión, un medio aún desconocido para ella, sin embargo, para sus amigos no existían dudas sobre su verdadera vocación de comunicadora: “Dicen mis amigos de esa época que sí, pero yo claramente no recuerdo cuándo fue, ni cómo fue, pero sí sé que siempre he tenido una conexión muy natural, inesperada, con lo que son los medios de comunicación, el radio, la música; no solamente me sentía atraída hacia ellos sino que además sentía una especie de familiaridad como si conociera, no el medio como tal porque es una palabra general, me refiero a que por ejemplo yo entendía de producción y no tenía porqué saber pero cuando empecé realmente a trabajar, me di cuenta de que tenía muchas nociones de lo que significaba el trabajo o por lo menos las cosas no me eran ajenas”.

Gloria Calzada rápidamente se posicionó como una de las mejores conductoras de la televisión, mostrando su versatilidad en la conducción, incluyendo sus participaciones especiales en eventos de gala que requerían traducción simultánea como los Oscares, la entrega de los Grammy, Golden Globes, MTV Music Awards, Miss Universo y Miss Mundo, entre otros más que forman parte de su currículum.

En su carrera, como en su vida, ha habido momentos buenos y otros que no han sido los mejores, porque para ella todas las experiencias que le han tocado se traducen en cosas positivas. En un tiempo que se mantuvo ausente de las pantallas, estuvo radicando en la ciudad de Miami, Florida, una etapa de su vida muy interesante.
“Miami fue una fase muy interesante para mí en lo personal, en el crecimiento interior, en mi búsqueda personal, a lo mejor en cosas que no estaba muy clara, fue ahí en donde se me aclararon muchas cosas y en donde me desprendí de muchas tonterías, creo que ahí le di una aventajada a uno de mis principales intereses, que es ser un buen ser humano integral.
Por eso a pesar de que sí hubo un par de encontronazos muy duros con la vida y con las finanzas, acabaron siendo muy positivos. Y como yo nunca he tenido que darle cuenta de nada a nadie, porque no tengo niños, ni esposo, ni nada de estas cosas, pues no es tan complicado enfrentarse a la adversidad por un segundo y después seguir adelante porque no llevas cola ni nada; éstas son unas de las ventajas de la vida que yo he llevado”.

Claquetazo

Ahora pasamos a otro capítulo de su vida, en donde incursiona en el cine, como productora de la cinta Paradas continuas. Un motivo de alegría para ella: “Vengo de ver el primer corte de la película, con lo cual casi brincaba en la silla, cosa que tengo que controlar un poco porque no quiero que el director – que ya lo sabe- esté todo el tiempo consciente de que soy una cursi fan de lo que está sucediendo”. Cosa que es casi imposible pues es una mujer muy expresiva, y de no brincar abiertamente en el asiento, seguramente la expresión de su rostro y el brillo de sus ojos la traicionarían.
“Es una experiencia que no tenía planeada en mi vida, se presentaron así las circunstancias y las cosas se dieron de la mejor manera posible, simplemente estoy viviendo una cosa que tuvo vida propia por un lado y por otro está mi contribución para que las cosas se concretaran. Es muy simpático lo que se siente cuando has tenido una carrera tan linda y afortunada como la mía -en cuanto a los medios se refiere- y que de repente en esta etapa de mi vida, resulta que soy productora de cine. Entonces no me cambio por nadie, de veras.
En este momento me siento muy motivada (con la película) y mira que las Netas (Netas Divinas) es algo que me motiva y me mueve muchísimo y me hace muy feliz, me divierte y todo, pero esto es otra cosa, es otro nivel”.
 
La primicia...

De la historia de Paradas continuas, Gloria tiene mucho que decir, pues es uno de los proyectos que ha visto crecer y en el cual ella tiene un papel fundamental, pero la aventura comenzó cuando... “Juan Meyer (un amigo de Gloria) me cuenta la historia, me entrega un guión y me parece que está perfectamente gráfica y divertida, la premisa es muy chistosa. Por otro lado mi hermano Luis es distribuidor de cine, así que le doy a leer el guión a alguien que trabaja con él y que es especialista en lectura de guiones, y me da una retroalimentación muy positiva en todos los sentidos y así se empiezan a entusiasmar todos. Se acabaron uniendo a nosotros Altavista, Videocine -que es socio inversionista- y Cinepolis, estamos súper arropaditos. Pero más que una casualidad, es una carambola de ocho bandas. Hay muchas historias así de simpáticas y de espontáneas en toda esta aventura.
Tras ver el primer corte de la película puedo decir que está padrísima, el director nos quiso enseñar a la productora ejecutiva y a mí, el primer corte, simplemente la historia contada con todos los minutos y todas las escenas; falta, digamos, el trabajo de cirugía plástica, pero es una historia padrísima; es maravilloso ver cómo el guión que yo leí, ya está filmado y ya te cuenta una historia que sí es congruente y que sí es el cuento, que sí es la película que decidimos filmar.

La dirige Gustavo Loza, un chavo que viene de ganar todos los premios habidos y por haber con su película Al otro lado, un hombre que después de hacer una película tan seria, tan profunda como esa, aceptó hacer un guión que es evidentemente de comedia, porque nuestra película es comedia, no tiene pretensiones existenciales, ni sociológicas, ni mucho menos, pero precisamente porque es muy genuina, juvenil y divertida tiene un valor único”.
Ya hay fecha tentativa para el estreno, que sería el 10 de abril, aunque aún hace falta afinar los detalles, ella está pensando en la gran premier de México y desde luego una súper en Guadalajara.

El corazón tapatío

En realidad Gloria dice que en Guadalajara tiene su corazón y es cierto, pues además de buenos amigos y buenos recuerdos, actualmente tiene una relación sentimental con un empresario tapatío (Juan José Frangie Saade), por lo que ella pasa algunos fines de semana por estos rumbos: “Hago de todo, de entrada está el mejor lugar de depilar del mundo, así que hago cosas que no hago en México: descanso mucho, duermo poquito más, tengo dos perros y salgo a caminar con ellos, veo a mis amigos de la adolescencia a quienes quiero mucho y que nunca dejé de ver.
Realmente yo tengo un cacho de mi corazón en Guadalajara. De lunes a viernes en la tarde, opero en México y el fin se semana me voy a Guadalajara”.

De la comida tapatía se deleita con el sazón de la señora Yamile (mamá de Juan), “que es ¡un manjar!, además debo de reconocer que lo que más extraño y porque ya no voy tan frecuentemente como antes, son las tortas del Pesebre, las extraño muchísimo pero sí me doy el gusto de vez en cuando. También la carne en su jugo, las adoberas, hay muchas cosas, el birote es el mejor invento del planeta”.



Destacado: “Una de mis máximas ilusiones es hacer una premier en Guadalajara enorme, además esa sería la culminación de un trabajo muy duro, yo sé que voy a estar agotada pero van a ver el fiestón que voy a armar”.

Su perro Cosmo la ha acompañado
durante 14 años, pero aquí en
Guadalajara tiene a Bill y Bob, que
son su compañía para salir a caminar.

Por: karelia alba
Fotos: especial

Temas

Lee También

Comentarios