Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Febrero 2019

Suplementos

Suplementos | por: dolores tapia

El personaje: Las Cabales a sus 56 años

Hilda Prats y la tradición que se hace

Por: EL INFORMADOR

Hay cosas en esta vida que pueden echar raíces. Guadalajara tiene -entre otras- sitios emblemáticos como los Arcos de Vallarta y el Estadio Jalisco, costumbres dominicales, nieves de garrafa, papalotes de barrio y  platillos insustituibles como la torta ahogada. Cosas, pues, que pertenecen a esta comunidad, que son parte de la dinámica urbana y de sus habitantes. A este orden de asuntos pertenece La Escuela de Danza Las Cabales, institución ya tradicional en la ciudad que pone el acento en la formación de danza flamenca. Su directora es Hilda Prats. En este sentido de promoción y formación dancística, se puede mencionar a Lucy Arce también, con el Ballet de Cámara o el esfuerzo que hicieran en otro tiempo Álex y Violet Zybin en cuanto al género clásico en Jalisco. O Doris Topete. Hay más personalidades, sin duda, que se destacaron cuando en la ciudad, por artilugios de la época, la danza se desarrollaba bajo el concepto de compañía. Sin embargo, es en este 2009 cuando la escuela (y Compañía) flamenca celebra 56 años, y cuando Hilda Prats conversa entre zapateados y palmas (el pan y la sal de su vida) destacando a su antecesora: Lila Barzee, su tía. Hilda se acuerda que bailó de “torera” chiquita en el Degollado, (en el argot dancístico de Las Cabales, bailar de torera significa tener alrededor de cinco años), como Triana, quien es su hija y porta el nombre de una región jonda muy flamenca, también bailó lo que su madre, y baila ahora dentro de una nueva generación que puede ser la cuarta. Desde hace años, los pilares de Las Cabales (Aracely Olvera, Hilda Montes y Triana Maciel, así como sus alumnas y auxiliares), se formaron al calor de la disciplina, de las costumbres instauradas por Lila Barzee y consecuentadas por Hilda Prats, quien fue buscando su propio camino. Costumbres que tienen que ver con la raíz del flamenco, sí, y con la manera en que esta academia en específico hereda su conocimiento a las generaciones subsecuentes. Tal vez para que Triana en un futuro continúe por un sendero similar. Por ello, parece que Cabales es cuestión de costumbres interiores y exteriores. La instancia ha perdurado a través de los años. Como los buenos vinos.

Aunque el inicio de su fundación data de 1953, no es sino hasta 1959 cuando Lila Barzee bautiza su academia con el nombre que lleva hoy, en el 71 se construye el actual edificio,  del que Antonio Canales dijo en 2001 que era como en Sevilla. En 1973 la escuela queda incorporada al Departamento de Educación Jalisco, las alumnas podrían ya cursar una carrera profesional para llegar a ser ejecutantes, maestras o instructoras. Las técnicas utilizadas desde entonces les han valido destacados reconocimientos, como ser nombradas embajadoras por la Secretaría de Turismo y obtener la Granada de Oro, otorgada por el alcalde de Granada, España.

Hasta el año 1987 Lila Barzee dirigió la escuela y, de manera natural, dejó el puesto en manos de su sobrina, cuando -como hoy- la población de la escuela
era de aproximadamente 400 alumnas que se distribuyen en rúbricas académicas, como Iniciación a la danza, Precompañía, Compañía Infantil, Juvenil y Nacional.

Bailarinas como Alejandra Hernández o Karen Rubio le dieron su infancia al flamenco -como cientos de tapatías- en esos salones ubicados en Justo Sierra esquina Yaquis, y ahora invierten su talentosa juventud en Madrid, donde la primera se dedica a bailar en reconocidos tablaos a la usanza del flamenco tradicional y, la segunda, fusiona con otros géneros. Acá, las maestras e integrantes de la Compañía, van y vienen a España, mientras Prats importa, en ocasiones, talentos como José Maya, “El Pani” o Alfonso Loza. Bailarines jóvenes de muy buen nivel. Tal vez este 2009 venga Iñaqui  Alonso, un novel ex alumno que baila en Jerez de la Frontera en el Puerto de Santa María.

Habrá quien recuerde trabajos memorables como El Amor Brujo, Concierto de Aranjuez, El Bolero de Ravel o Carmen, en los cuales se trabajó con la Filarmónica de Jalisco y más de 100 bailarinas en escena. “Lo ideal es presentarse lo más que se pueda”, dice Hilda, “sólo así se hace un bailarín. A mí lo que me interesa es que bailen en un teatro. Siempre me gustó más, bailé en tablao pero esto es más completo, en todos los sentidos”. Su teatro tradicional es el Degollado. Lo que a fuerza de pasión se ejecuta, puede terminar siendo una costumbre.

Define la historia de Las Cabales.
No sé, porque como esto ha sido mi casa, todo lo veo como muy natural. Mi tía, hermana de mi papá la fundó, entonces todo ha sido como normal. Yo empecé a dar clases como a los 13, igual que Triana, mi hija. Y claro, mis alumnas eran más grandes.

Como Triana...
¡Claro!

¿Cómo fue que llegaste a la dirección de Las Cabales?
Fue como nato. Yo te puedo decir que casi casi nací aquí. Comencé a los cuatro años y aquí crecí, me desarrollé, trabajé para ser maestra y pues se fue dando. Yo me recuerdo chiquita que bailé toreras y luego ya me fueron a guardar para esperar a que me recogieran. Me acuerdo los camerinos en el Degollado... y el premio cuando terminabas de bailar.

¿Por qué te gusta más el teatro que el tablao?
Porque quienes van al recinto están cien por ciento metidos y van a ver lo que se está presentado. En un tablao puedes comer, platicar... no me desagradaba, pero en el teatro como que tu trabajo se valora más, y ya personalmente a mí me encanta poner coreografías.

¿En 1987 ya tenías experiencia como bailarina?
Sí, algo.

¿Qué te implicó asumir la dirección de un proyecto tan grande?
Pues muchos sacrificios y yo digo que el más importante, el más grande, dejar de bailar porque me di cuenta que no se podían hacer las dos cosas (dirigir y bailar). Porque lo llegué a hacer. Una cosa es ser bailarín, que además es muy cómodo. Yo me di cuenta de lo demás cuando me quedé con la dirección, todo lo de atrás es otro mundo. Poco a poco me tuve que deslindar de bailar, porque no fue de un día para otro (...). Era mucha responsabilidad el poder seguir con esto bien, mejorar aún (...). Yo podía hacerlo, gracias a que Carlos Maciel estaba siempre conmigo (...).

Tomas el mando y es ¿hacia dónde?
Siempre tuve claro mejorar el nivel, tuve la inquietud de hacer una compañía que bailara profesional. Con esa perspectiva siempre también, fui la que inicié esta manera de llevar la carrera de flamenco con ballet. El ballet es indispensable.

¿Sí existen foros,  un público en Guadalajara que valore el flamenco?
No sé, yo digo que sí porque nosotros hemos crecido en el Teatro Degollado. Ha sido nuestro foro estrella. Sí hay foros.

Las Cabales es punto de referencia en Guadalajara...
¿cómo vives esto?

Siempre he sentido ese peso (el de responsabilidad social). Es que esto es un monstruo, pero.... creo que el éxito que hemos tenido ha sido gracias a que sí me he preocupado en estar en constante actualización, no nada más ir a España, estar yendo o mandar a alguien, sino que también vengan. El constante contacto con España, con el flamenco, con lo nuevo, con lo viejo que es muy importante también, o sea, estar así como muy ligados. Eso ha sido parte del éxito y creo que la gente lo ve, lo palpa, lo ve en los teatros, como que sí se valora.

¿Hacia dónde apuntan?
A seguir mejorando, siempre estoy terminando una función y pensando en lo que sigue.


Karen Rubio Lugo/ Bailarina
22 años/mexicana-francesa

 Inició en la danza a las cuatro años en Las Cabales. Ganó el pasado 2008 el tercer lugar en el XVII Certamen de Coreografía de Danza Española que se celebra en Madrid, con un trabajo titulado Sombras, Raíces del Sur. Vive en España. Se ha presentado en tablaos como el Cardamomo, en el centro de dicha ciudad. Lo mejor que se llevó de su alma mater, según señala en un correo electrónico fechado el 31 de diciembre de 2008, es “la base técnica”.
“Me fui porque era consciente de que si en verdad quería dedicarme al flamenco, hay dos cosas que no podía omitir: que tenía que ir a España para profundizar en su estudio y tratar de verlo de cerca, no sólo como baile, sino como forma de vida (...). Y la segunda es que tenía la edad, no quería esperar más, estaba ansiosa y no quería pasar años decisivos para el cuerpo haciendo otra cosa que no fuera bailar. Para mí, la danza en general es en sí una búsqueda personal, el encontrarte bailando va de la mano con encontrar tu escencia. El flamenco en especial, es la disciplina que más me llena por su riqueza musical y rítmica. A partir de su base, intento descubrir mi estilo, aunque a veces lo que haga quede fuera de los parametros técnicos”.



Alejandra Hernández/Bailaora
27 años

Vive en Madrid desde hace más de 10 años. Se ha presentado en los mejores tablaos, tales como El Corral de la Morería, el Corral de la Pacheca, Las Carboneras, etcétera. Vive de la danza.


Triana Maciel Prats/Bailarina
y maestra
14 años

“Creo que todas las que nos metemos al flamenco, lo que queremos es dejar nuestro granito de arena y que nuestro nombre sea reconocido. Bailar en España y que te reconozcan no por otra cosa, sino por que bailes bien. Eso es lo que yo quiero llegar a ser”.

Aracely Olvera/Maestra
Tiene 32 años bailando. Sus maestras fueron Lila Barzee e Hilda Prats. ”Mi vida ha sido muy satisfactoria, me apasiona la danza, me gusta la docencia, creo que tengo madera de enseñanza, tuve buenas bases”. Tiene una hija de 11 años que baila casi desde que nació, se llama Luisa Fernanda, como la zarzuela.

Hilda Montes/Maestra
y bailarina
28 años

“(Yo quiero) que bailen y que tengan pasión por el flamenco. Que aprendan el gusto de la música, que yo les canto (a mis alumnas) aunque no cante”. Por muchos años fue de las primeras bailarinas de la Compañía de Danza.


www.lascabales.com.mx

Hilda en breve

Premio: la respuesta de trabajo
Hijos: lo máximo
Coreografía: mi vida
Amor: mi vida
Fecha: 1987
Color: negro
Madrid: añoranza
Teatro: mi vida
Fusión: flamenco contemporáneo
Alma: verdad
Esencia: natural
Música: sentimiento
Camarón: inspiración
Triana: lo esperado
Agradecimiento: pues con la vida
Decisión: fortaleza
Trabajo: indispensable
España: mi segunda casa
Aracely: incondicional
Bailarín: Nureyev
Renuncia: liberar
Guadalajara: mi ciudad
Silencio:
Bulería: es lo que más me gusta
Eliseo: carismático
Tradición: Las Cabales

Temas

Lee También

Comentarios