Sábado, 08 de Agosto 2020
Suplementos | Cristóbal Henestrosa es uno de los pioneros de la tipografía en México

El abecedario de Cristóbal Henestrosa

Cristóbal Henestrosa es uno de los pioneros de la tipografía en México y un personaje con diversos matices.

Por: EL INFORMADOR

El artista ha sido reconocido por su trabajo a nivel internacional. EL INFORMADOR / M. Vargas

El artista ha sido reconocido por su trabajo a nivel internacional. EL INFORMADOR / M. Vargas

GUADALAJARA, JALISCO (21/MAY/2017).- Dedicado a crear y dar forma al abecedario, uno de los pioneros en el arte de la tipografía, Cristóbal Henestrosa es un personaje con diversos matices. Creador de la primera la tipográfica mexicana pensada para los libros del Fondo de Cultura Económica, y que fue premiada por el Type Directors Club de Nueva York y seleccionada en la bienal de tipografía latinoamericana Tipos Latinos 2008; también dio vida a la tipografía “Prejidencia”, que surgió tras el conflicto pos electoral en el 2006 y, como ironía del destino, renovó la familia tipográfica de la actual Presidencia de la República: “Soberana”. Además es el responsable de la tipografía de la cadena de librerías Gandhi, que dejó disponible en descarga gratuita para los interesados.

Destacado como pionero, artista visual que ha entendido la comunicación como ningún otro, vino a la ciudad y habló de su profesión y del futuro de la tipografía en los medios digitales.

-¿Cómo incursionaste al mundo de la tipografía?

- Yo estudié Comunicación Gráfica en la UNAM, salí en el 99 durante la huelga de la universidad y para mi tesis de licenciatura, leyendo sobre historias del diseño y la imprenta, vi que en el siglo XVI hubo un impresor sevillano que estuvo en la Ciudad de México llamado Antonio de Espinoza, quien hizo la mayor parte de su carrera en México y que probablemente había  detallado algunas letras que se usaron en la imprenta de Juan Pablos, la primera imprenta en el país y en toda América. Después trabajó de manera independiente de 1559 a 1576. Me pareció un buen proyecto de tesis digitalizar esa fuente para usarla hoy en la computadora. Así comencé.

 Es un trabajo muy laborioso y de muchos años, esto decepciona mucho a los chavos que comienzan porque creen que va a ser algo muy rápido como hacer un cártel o algo que se resuelve en una tarde o una semana. El entusiasmo es importante pero después es más constancia.

- ¿Qué trabajos has realizado durante tu trayectoria como tipógrafo?

- Me tocó para el sexenio de Peña Nieto, con Raúl Plancarte, amigo y socio, y otros diseñadores como Iván Moreno, realizar la tipografía. La usan hoy para casi todos los anuncios del gobierno federal, declaraciones de hacienda, en hospitales... Llevan la voz del gobierno federal actual. Antes de eso me llamaron para hacer, en 2006, la tipografía oficial para el Fondo de Cultura Económica que utilizan para ediciones especiales, para aniversarios de sus títulos o para alguna nueva colección. También años después hice para librerías Gandhi, realicé la tipografía oficial también con Plancarte, para su publicidad o los separadores, es nuestra fuente.

 También realicé fuentes para libros de texto para niños, con fuentes script, para que aprendan a escribir manuscrita. Es difícil emular y programar lo que hace la mano en una computadora. Mi trabajo ha estado relacionado con el mundo editorial.

-Eres considerado un pionero en el tema en México, pero ¿quién o qué te precede?

-Espinoza sería la primera fuente en el país, si él efectivamente la diseñó porque tampoco hay muchos documentos al respecto. Sí hay un contrato donde dice que viene a México a hacer letras, pero no hay algo que lo vincule a los libros que han sobrevivido y utilicen esas fuentes, que efectivamente él las haya diseñado. Lo que yo quisiera, es esa vinculación de ambos hechos. Pero lo que sí es un hecho, es que ésas son las primeras letras que se utilizaron en el país. Lo que yo hice fue rescatarlas para su uso en un entorno digital. Por ese lado, sí me puedo vincular con esas primeras letras.

-¿Cuál es la importancia de la tipografía en la vida habitual?

-Todo el mundo estamos metidos en las tipografías aunque sea como meros usuarios. En los teléfonos que todos tenemos vemos letras, en las computadoras tecleamos letras, cuando vamos en el transporta vemos letras... estamos sujetos todo el tiempo a eso. Esto se hace más consciente cuando se va a otro país, Arabio o Rusia, y vemos signos sin codificarlos. También cuando hacemos escritos académicos o para el trabajo, buscamos que dé un tono profesional, o si es para un periódico que brinde autoridad, pero si vas a una fiesta usas otra que genere un ambiente más casual. Cada fuente tiene un tono, el chiste de quienes las diseñan y usuarios, es encontrar la fuente que dará el tono que desean. Son herramientas que comunican mensajes, que metaforizan los contenidos que los autores quieren expresar.

-¿Cuáles son las diferencias entre los tipos de formatos digitales y los impresos?

-Los impresos tienen todavía hoy mucha más resolución que las pantallas, éstas son más toscas y por lo tanto necesita fuentes con menos partes delicadas. Los patines, las partes delgaditas de las letras, en un entorno digital no funcionan, pero es lo que se espera en un libro porque la resolución que tiene el impreso es mayor y da la oportunidad de mostrar detalles de elegancia o sofisticación que en una pantalla normalmente se pierden. A cada fuente y cada uso le corresponde un entorno adecuado o ideal donde lucirá todas sus cualidades, no hay una fuente perfecta que funcione en todos lados.

- ¿Cómo se crea una familia tipográfica?

-Hay un concepto detrás del trabajo, normalmente los clientes piden y  pues saben para qué lo quieren, y  de ahí vienen más implicaciones. Dicen: “necesitamos una fuente para usar en determinado formato de libro, literatura mexicana, historia... los autores son franceses, mexicanos...” Todo esto te va dando ideas. Cada proyecto tiene sus propias particularidades. Yo voy diciendo adjetivos que me pueda transmitir alguna fuente, entonces palomeó las características... Finalmente son dibujos aunque sean letras lingüísticas. De alguna manera también esas formas dicen algo.  Esto puede potenciar lo que los autores están diciendo.

-Desde tu perspectiva, ¿cómo va México en este tema?

-Latinoamérica en general va atrasada, pero ahí va. Tiene gente que ha estado trabajando en esto. Y justo creo que por la falta de tradición tipográfica, México es una excepción por tener desde el s. XVI una imprenta, el resto llegó muy tarde y siempre dependiendo de la tecnología de otros lados, pero ahora es más fácil desarrollar fuentes, estamos generando formas que no se ven en otros lados, en Europa o en EU ven nuestras letras y notan que son algo nuevo. Ocurre aunque no queramos porque finalmente tenemos un respaldo cultural que hace generar nuevas letras. En concreto México tiene una herencia cultural riquísima y ahí se ven nuestras obsesiones, mezclas.

Temas

Lee También