Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Suplementos

Suplementos | Un artista que ha sabido transformar el arte callejero en una verdadera expresión

Alhex Dicer, de las acuarelas al gran mural

Él es un artista que ha sabido transformar el arte callejero en una verdadera expresión; una de sus obras se aprecia a un costado del Museo de las Artes (MUSA)
La UdeG invitó al artista tapatío a plasmar su arte a través de la pintura en el amplio muro ubicado en el paseo Escorza. ESPECIAL / J. Bienvenido

La UdeG invitó al artista tapatío a plasmar su arte a través de la pintura en el amplio muro ubicado en el paseo Escorza. ESPECIAL / J. Bienvenido

GUADALAJARA, JALISCO (18/JUN/2017).- El tiempo y las personas se han encargado de poner el arte por toda la ciudad, y no sólo en los museos. Alhex Dicer recuerda que cuando comenzó a tomar las calles como artista, era considerado más un delito que una expresión. Ahora, con la invitación por parte de la Universidad de Guadalajara (UDG), se encuentra pintando un mural de gran formato en la Rambla Cataluña, a un costado del Museo de las Artes (MUSA). Su actividad actual es considerada como arte urbano, sin embargo este concepto es algo difuso para él:  

“Vengo de una escuela donde no existían muchas etiquetas, solo eras tú con tus amigos, y era muy castigado, pese a que tuvieras permiso, ahora que tiene la etiqueta del arte urbano me parece muy raro, ya no me tocó, no lo entiendo muy bien, no sé qué está pasando.

Una definición más concreta es cualquier manifestación que se plasme directamente en la calle, que se vuelve un dominio de toda la ciudad, se convierte en arte urbano”.

El artista tapatío no está conforme con las etiquetas, por lo menos para su trabajo, ya que etiquetar puede ser igual a limitar. Esta idea la aplica para cualquier expresión artística, pues afirma que actualmente los ismos como las escuelas o corrientes son cuestiones del pasado, porque ahora se genera algo nuevo, obras que  no son puras ni pueden encasillarse a través de conceptos teóricos: “es bastante obvio que está mezclándose todo, etiquetar es estar en una jaulita de oro y quedarte atrapado, para mí no es necesario. El trabajo que quiero hacer es necesario estar libre”.

Vida y trayectoria

Alejandro Covarrubias, mejor conocido en el mundo artístico como Alhex Dicer, nació en un hogar donde el arte tenía bastante presencia gracias a un miembro de su familia, quien dedicaba gran parte de su vida a la creación, por lo que éste fue quien le mostró el lado artístico de la vida y le traspasó la pasión por la pintura.

“Inicié desde muy pequeño, tuve la fortuna de tener una abuela que es maestra en arte, básicamente ella me inició en el arte, ella estaba siempre en el caballete, y yo en el piso con mis crayolas, óleos, acrílicos, acuarelas... Hasta que me empecé a mover la calle y comencé con murales y todo el mundo del arte urbano”.

El niño que realizaba dibujos, se convirtió en un muralista profesional con 25 años de trayectoria artística, esos años lo prepararon para el gran reto que enfrenta ahora: pintar un mural de gran tamaño en una plaza emblemática de la ciudad.

“Yo diría que este es mi primer mural, porque me estoy desprendiendo de los años pasados de experimentación, y con éste encontré algo que estaba buscando y empiezo a compartir un nuevo lenguaje que abre punta con este mural. Los 25 años fueron una búsqueda, experimentación, ir y venir, tratar técnicas, corrientes artísticas, sentir... Después de eso llegó un punto donde intento lograr cosas técnica y conceptualmente. Es un flujo continuo con este nuevo lenguaje, ya no es demostrar algo sino compartir la diferencia que ahora puedo decir,  no sé si vaya a funcionar”.

Desde sus inicios se concentró en el caballete y cuestiones cercanas al coleccionismo, aunque siempre apartado del mundo de las galerías, puesto que al sentir estar en una etapa de aprendizaje y experimentación, no tenía en claro lo que le seguiría al trabajo realizado. Sus trabajos han sido expuestos y realizados en el país y en el extranjero, precisamente en Estados Unidos y partes de Europa: “he tenido oportunidad de estar en muchas colectivas y exposiciones, nada ajeno a quien se encuentra en una carrera como ésta”.

Codex MCNXXV

La Universidad de Guadalajara (UdeG) invitó al artista tapatío a plasmar su arte a través de la pintura en el amplio muro ubicado en el paseo Escorza. Lleva aproximadamente más de dos semanas de trabajo, donde sólo el Sol abrasador y la lluvia lo detienen a él y a su equipo.

Pese a que ya había realizado un mural de grandes dimensiones para los Juegos Panamericanos, afirma que la monumentalidad de éste es mayor debido a la altura, mide 35x11 metros, y además, se encuentra en un lugar bastante rico, pues miles de tapatíos, foráneos y extranjeros pasean por la Rambla Cataluña. Otro factor importante que añade valor así como retos, es el hecho que está a un lado del mural gigantesco de Orozco. Todos estos hechos llevaron al artista a pasar semana tras semana sentado frente al muro para captar la interacción de los transeúntes con el espacio.

“Toda esta zona se está activando como una zona super rica culturalmente, cuando llegó la invitación sí fue bastante pesada la planeación y la conceptualización, fue fuerte”.

Si todo sale como lo planeado, el 15 de julio los paseantes podremos apreciar la obra finalizada, un mural con un lenguaje abstracto en su totalidad, por lo que el código es abierto a la interpretación del espectador: “Yo intento comunicarme con una parte del cerebro, me interesa trabajar con la gente en lo que no es obvio, este lenguaje pretende meterse en el cerebro de las personas y provocar algo”.

Tendrá varios códigos y lenguajes donde tú puedes estar aquí enfrente recibiendo información, a 10 metros y hasta 50 o 100 metros, porque el espacio permite atacar a diferentes planos, no es lo mismo verlo de diferentes distancias. Aquí tengo varias capas con las que estoy jugando para poder llegar a dar información a la gente.

La idea principal es crear un documento que codifique símbolos históricos, desde la época de la corona española hasta la refundación de la UdeG el 12 de octubre de 1925 (de ahí el nombre de la obra): “es un sueño en grisáceo y será un estallido de fiesta que será un portal de conocimientos, algo así pretendo que sea”.

El dato

Parte de la encriptación de símbolos manejada en el mural, da un guiño final a la era digital a través de cintas especiales que generarán figuras tridimensionales en las pantallas del celular o cámara al ser fotografiadas con la luz de la noche.

Temas

Lee También

Comentarios