Domingo, 25 de Julio 2021
null
Jalisco

Reservan 778 camas para fase crítica del virus en IMSS Jalisco

El Centro Médico Nacional de Occidente tendrá 456 camas de hospitalización, en tanto que la Clínica 110 dispondrá de 322, con posibilidad de habilitar 40 más

El Informador

Ante la inminente Fase 3 de la pandemia del coronavirus, el sector Salud tiene listo el Plan de Reconversión hospitalaria en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que contempla 29 unidades exclusivas para atender enfermos graves, de las cuales dos están en Jalisco (con 778 camas disponibles). 

El Centro Médico Nacional de Occidente contará con 456 camas de hospitalización. Por su parte, la Clínica 110 de Oblatos dispondrá de 322. Sin embargo, el estacionamiento de esta última sería utilizado eventualmente para habilitar 40 camas más. 

Será la segunda Entidad con la mayor cantidad de camas disponibles en el país, sólo por debajo de la Ciudad de México, que tendrá mil 089 en seis clínicas para recibir sólo este tipo de casos. 

El Plan de Reconversión también considera 155 unidades médicas híbridas para tratar a pacientes de coronavirus y de urgencias. 

Con los hospitales exclusivos para los enfermos críticos y las unidades híbridas, el Instituto se declara listo para la tercera fase de la pandemia en México. EFE/R. De la Peña

Registra IMSS capacidad máxima de 23 mil camas para COVID-19

De acuerdo con el Plan de reconversión hospitalaria del Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS), 184 clínicas podrán atender a personas infectadas por coronavirus durante la fase tres en México, con una capacidad máxima de 23 mil camas. Esas unidades médicas son las que tendrán capacidad de hospitalización.

En éstas se incluyen las 29 clínicas de diferentes Entidades del país que atenderán de manera exclusiva a pacientes críticos (con cinco mil 960 camas). Otras 155 clínicas serán híbridas; es decir, la mayor parte del trabajo que realicen será de atención ambulatoria y hospitalaria de los infectados, urgencias generales, subrogarán los servicios de obstetricia y urgencias generales. A su vez, si no es posible el traslado del paciente hospitalizado, continuará su atención en servicios de medicina interna. Y la totalidad de las camas de cirugía y obstetricia serán utilizadas para la reconversión al COVID-19. 

De acuerdo con la Secretaría de Salud Federal, a las 29 unidades exclusivas para pacientes graves se sumarán eventualmente otras tres nuevas y cinco de uso temporal (con 440 camas en total). En el caso de estas últimas, en su mayoría se acondicionarán en los estacionamientos de los hospitales del IMSS (como el espacio para autos de la Clínica 110 de Guadalajara, en donde se dispondrán de 40 camas). 

El pasado 3 de abril, el director del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo, informó que para atender a estos pacientes se han diferido servicios programados de endoscopías y terapia psicológica grupal. También podrían posponerse consultas de especialidades o cirugías.

Los servicios que no se suspenden son: hemodiálisis, quimioterapias y cuidados intensivos neonatales, entre otros.

En el documento del Plan de reconversión se integran otros 123 hospitales denominados como “No Covid-19”. En éstos se brindará atención obstétrica y pediátrica, de traumatología y ortopedia, alta especialidad en cardiología y oncología, medicina familiar, entre otros servicios.

Reconversión hospitalaria

Toda la capacidad potencial de las unidades médicas del IMSS estará disponible para los pacientes del coronavirus. Sin embargo, las unidades de referencia se reconvierten en su máxima posibilidad, que serán 26; es decir, algunas clínicas se convierten totalmente en “Unidades COVID-19”.

El IMSS informa que en esta etapa se suspenden los servicios programados en su totalidad, pero continúan los servicios urgentes en las unidades de atención híbrida.

También se mantiene la atención gineco-obstétrica y la pediátrica en los hospitales diseñados para tal fin (se subrogan todos los servicios de gineco-obstetricia, de urgencias generales y los quirúrgicos).

Y se subrogan los servicios de hemodiálisis, en donde sea factible y necesario.

El personal de salud se concentra, en su mayoría, en la atención de los pacientes, a través de la estrategia de los “Equipos COVID”.

La Interacción estratégica en México

“Unidades COVID-19”

29 serán 100% para atención de casos del virus (26 hospitales establecidos y tres nuevos).

155 serán clínicas híbridas para atención COVID-19 y urgencias.

“Unidades no COVID-19”

51 hospitales de soporte y atención general para urgencias obstétricas y generales.

50 clínicas de medicina familiar con atención continua y urgencias.

14 para atención obstétrica y pediátrica.

5 hospitales para atención de traumatología y ortopedia.

3 de alta especialidad en cardiología y oncología.

Hospitales exclusivos para el COVID-19
Estado Hospitales Camas
Ciudad de México 6 1,089 
Jalisco  778
México  2 427
Coahuila   2 416
Chihuahua 2 350 
Puebla 1 325 
Veracruz  1 318
Baja California 1  264 
Nuevo León 1 262
Querétaro 1 260
Guanajuato 1 235
Tamaulipas 1 232
Aguascalientes 1 207
Sonora 1 189
Hidalgo 1 165 
San Luis Potosí  1 154 
Yucatán 1 138 
Michoacán 1 90
Quintana Roo 1 61

Fuente: Gobierno federal.

El Centro Médico Nacional de Occidente y la Clínica 110 serán núcleos exclusivos para atender contagios graves de COVID-19. EL INFORMADOR/E. Barrera

GUÍA

Alistan etapa crítica

La fase 3 del COVID-19 se caracteriza por dos elementos. El primero, por la propagación dispersa donde hay ya varios brotes comunitarios que empiezan a conglomerar. El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, explicó que se manifiesta cuando en una zona empieza a existir un brote de origen. 

El segundo es porque hay una interconexión entre los propios brotes. “En un municipio, en otro y finalmente ya no se puede distinguir cuál es el territorio que aporta los casos porque existen personas que cambian de lugar a lo largo del día entre un sitio y otro… y están vinculadas por cadenas de transmisión”, precisó el funcionario.

Se recuerda que en la fase uno de la pandemia hay decenas de casos de COVID-19. En la fase dos hay centenas. Y en la fase tres suman millares.

El otro elemento es la sobrecarga del sistema de atención médica que se presenta en la fase tres, particularmente en los hospitales, incluyendo las terapias intensivas. “Entonces, el reto principal para la fase tres es asegurar que existe disponibilidad de espacio para la atención”, explicó López-Gatell.

La fase tres se enfrentará en el país con un Sistema Nacional de Salud “muy deteriorado, por años, con décadas de falta de inversión, falta de desarrollo, escasez de médicos, de enfermeras, de instalaciones. Ese era el punto de partida, el reto al que nos enfrentábamos”, lamentó el funcionario.

Intensifican capacitación

  • Para intensificar las acciones de capacitación en las diversas categorías que integra el personal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en temas relacionados con la emergencia sanitaria por el COVID-19, se reforzó la estrategia de adiestramiento presencial y en línea. Del 1 al 10 de abril, 116 mil trabajadores del Instituto recibieron la capacitación necesaria para atender con seguridad y oportunidad a pacientes sospechosos y confirmados como portadores del virus.
  • En la liga http://educacionensalud.imss.gob.mx/es/coronavirus, que da acceso al repositorio del IMSS, se incorporó material descargable para cada perfil profesional por grupos: médico, enfermería, nutrición, estomatología, rehabilitación, psicología, trabajo social, asistentes médicas y atención al derechohabiente. También para camilleros, operadores de ambulancia, conservación, lavandería y limpieza, laboratorio, personal de salud de nuevo ingreso y de hospitales de reconversión, administrativo y otras categorías.
  • Todo el material se encuentra disponible para consulta del personal del área de la salud y población en general.

CLAVES

Se suman los privados

Unión. Para hacer frente a la emergencia sanitaria, el Gobierno federal anunció la iniciativa “Todos juntos contra el COVID-19”, en la que el sector privado dispondrá de tres mil 115 camas para derivar a pacientes del sector público que no estén contagiados del virus. La atención, las medicinas y los estudios serán gratuitos.

Total. De acuerdo con este plan anunciado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, serán 146 hospitales de 27 Entidades los que apoyarán a los que requieran algún servicio que no esté relacionado con la pandemia, con el fin de que en las instituciones públicas dispongan de más camas para atender a los contagiados del COVID-19.

Jalisco. En el Estado están confirmados los hospitales Mac, San Javier y Médica Sur; además, Puerta de Hierro mostró su disponibilidad para integrarse.

Atenciones. Por una cuota mínima al Gobierno, los hospitales privados atenderán a las personas que comúnmente acuden al IMSS, ISSSTE, Instituto de Salud para el Bienestar, Secretaría de Marina y Defensa Nacional. Las camas de los centros privados permitirán atender a unos 12 mil 500 pacientes de partos, hernias, cesáreas, úlceras, endoscopías y algunas urgencias del 23 de abril al 23 de mayo.

Reacción. Mario González Ulloa, presidente de la Asociación Nacional de Hospitales Privados, subrayó que este convenio es una “unión de esfuerzos” para “contener y mitigar los estragos generados por la pandemia”.

TELÓN DE FONDO

Rezago en salud

En medio de un déficit de camas hospitalarias, médicos y enfermeras que se presenta en el país —lo cual complicará la atención de enfermos de coronavirus durante la fase tres, que es considerada como la más crítica—, en Jalisco hay un millón 595 mil personas que presentan carencia por acceso a los servicios de salud.

Lo anterior representa 19.4% del total de la población (8.2 millones), de acuerdo con la última medición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Se considera que una persona presenta este rezago cuando no cuenta con adscripción o derecho a recibir servicios médicos de alguna institución, incluyendo el Instituto de Salud para el Bienestar (antes Seguro Popular), las instituciones públicas de seguridad social como IMSS, ISSSTE, Pemex, Ejército o la Marina, así como los servicios médicos privados.

De acuerdo con datos publicados en el primer informe de la actual administración, en el Estado son más de tres millones las personas que no cuentan con seguridad social (IMSS o ISSSTE), de las cuales, 2.8 millones se encuentran en situación de vulnerabilidad tanto en las zonas rurales del interior del Estado como en algunas colonias del Área Metropolitana de Guadalajara.

Las atenciones brindadas a la población que no cuenta con seguridad social han venido a la baja en los últimos años. Vía Transparencia se informó que durante el año pasado los centros de salud y las unidades médicas de los Servicios de Salud de Jalisco (OPD) y de los Hospitales Civiles de Guadalajara brindaron dos millones 284 mil atenciones a las personas sin derechohabiencia (preliminar), lo que representa casi un millón menos con respecto a las que se otorgaron durante 2018.

A pesar de que el Gobierno estatal anunció que ya se firmó un convenio de no adhesión con el Instituto de Salud para el Bienestar, en el que se acuerda coordinarse con éste para brindar servicios de salud gratuita a toda la población, durante los primeros meses de este año continuaba la incertidumbre entre las personas que anteriormente estaban afiliadas al Seguro Popular. 

Sin embargo, tanto el sector salud federal como el local, presentaron planes de reconversión hospitalaria en los que se contempla atender a todas las personas que resulten infectadas por el coronavirus, tanto en los hospitales públicos como privados. 

En días pasados, durante la presentación de la estrategia a implementar a nivel local, el secretario de Salud en Jalisco, Fernando Petersen Aranguren, informó que en el peor de los escenarios, en caso de que en Jalisco se cumpla la tasa de .45 en letalidad de contagios, se podrían presentar más de 37 mil casos. Sin embargo, esperan que se mantenga en una tasa de .20, en la que los contagios serían menos de la mitad (16 mil 819) y no todos requerirían hospitalización. Para una menor incidencia se requiere que la población continúe en asilamiento y la suspensión de las actividades no esenciales.

En la etapa más crítica de la pandemia serán suspendidos los servicios programados, pero continúan atendiéndose urgencias en las unidades de atención híbrida. EL INFORMADOR/Archivo

TELÓN DE FONDO

Niegan que estén desbordados

El director del IMSS, Zoé Robledo, rechazó que la atención médica en los hospitales de Baja California, por ejemplo, esté  desbordada y que falte equipo para los doctores, como señaló el gobernador Jaime Bonilla (Morena). “No. Desbordados, no. ¿Qué sería un desbordamiento?, que en el Hospital 20 hubiera más pacientes necesitando un ventilador… pero eso no ha ocurrido”.

El pasado lunes, el gobernador declaró que el IMSS no se ha “puesto las pilas” para atender la situación en la Entidad y aseguró que los médicos “caen como moscas”. “Creo que el director general a nivel nacional debe salir a dar una conferencia de prensa y admitir lo que está mal, porque si no admitimos que está mal y que estamos viendo el problema, vamos a tratar de tapar nada más”.

Cuestionado al respecto, Robledo contestó que habló con el gobernador. “Nunca deben de resolverse los temas en los medios de comunicación”. Acentuó que desde hace varios días se hacen investigaciones para conocer los contactos de casos positivos de COVID-19, “lo que se hace cuando hay cualquier brote o contagio”.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina de la infraestructura hospitalaria para enfrentar la fase crítica del coronavirus?

Participa en Twitter en el debate del día @informador