Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
null
Jalisco

Proyectan despoblar cárceles con brazaletes

Para no “contaminar” a los presos y reactivarlos en la sociedad, la Dirección de Reinserción Social planea la adquisición de estos dispositivos

El Informador

Para despresurizar las cárceles de Jalisco, no contaminar a delincuentes menores al ser recluidos con los de alta peligrosidad y generar ahorros al gasto público, la Dirección de Reinserción Social de Jalisco proyecta la compra de brazaletes electrónicos para personas en libertad condicional o a la espera de una sentencia.

Esto permitiría reducir hasta en 50% la población carcelaria del Estado, que actualmente es de 13 mil 477 personas. De acuerdo con un diagnóstico elaborado por la dependencia, más de seis mil personas podrían recibir la libertad anticipada.

En los primeros cuatro meses de la actual administración, mil 420 presos recibieron este beneficio. Sin embargo, en ese periodo ingresaron otros mil 100, “pero yo pudiera hacer que, de ese total, nada más entraran 300 y 400 (con el uso de los dispositivos)”.

El titular de la dependencia, José Antonio Pérez Juárez, informa que en una primera etapa se comprarían mil brazaletes, pues se comenzaría de manera gradual. Además de la autorización del presupuesto, aclara, se requiere de la resolución de un juez de control o de ejecución de penas, dependiendo el caso que proceda.

Actualmente, el gasto diario por interno es de alrededor de 320 pesos. Las propuestas de adquisición que se analizan permitirían reducirlo a 160 pesos, “pero no nos cobran el brazalete. Hay otras propuestas donde te piden 15 mil pesos de fianza y otros te cobran una anualidad o te venden el brazalete”.

Además, se cuenta con el ofrecimiento de cadenas de tiendas de autoservicio o de la Comisión Nacional Bancaria para invertir en éstos.

Pérez Juárez recuerda que el nuevo sistema de justicia impone las Unidades Estatales de Medidas Cautelares y Suspensión Condicional del Proceso (Umecas), que implican más personal. “Humanamente no es posible darle seguimiento a una persona (que obtuvo una medida cautelar)”.

Sin embargo, los dispositivos facilitarán la supervisión, “si ahorita un juez libera a un roba-bancos o a un ‘conejero’, y me dice que dentro de las medidas cautelares se les restringe el acceso a 100 metros de un banco, cuando él llega a 99 metros, mi sistema de vigilancia lo detecta a través del brazalete, mandamos una unidad y esa persona no va a volver a delinquir”.

Advierte que no seguirán cayendo “en la trampa” de generarle bolsas de trabajo a la delincuencia organizada en las cárceles.

En febrero pasado, el Congreso del Estado autorizó el uso de brazaletes para los agresores de mujeres.

El director de Reinserción Social, José Antonio Pérez Juárez, señala que actualmente se atiende el rezago que presentan los reclusorios, por las irregularidades cometidas en la pasada administración. EL INFORMADOR/E. Barrera

NUMERALIA

Población carcelaria

13,437 personas privadas de su libertad (corte al 8 de marzo de 2019).
417 mujeres presas.
14 centros de reclusión.
5,291 personas liberadas, preliberadas e imputadas en seguimiento.
56 personas atendidas en el Centro de Atención Juvenil del Estado.
12 adolescentes atendidos en el Centro de Observación, Clasificación y Diagnóstico.
1,343 adolescentes externados con supervisión.
2,048 personas es el estado de fuerza (custodios y personal de vigilancia).
1,519 millones de pesos es el presupuesto 2019.

Van por el rescate de la institución

Debido a las irregularidades detectadas en el manejo de los recursos y la administración de los penales de Jalisco, el titular de la Dirección General de Reinserción Social subraya que buscan rescatar la institución a su cargo.

Sin embargo, reconoce que se requiere de más recursos, infraestructura, equipamiento y materiales, entre otros, pues la dependencia se encontraba abandonada. “¿Cómo rescato una institución en un estado que llega en quiebra financiera?”, se cuestiona.

En este año se cuenta con un presupuesto de mil 519 millones de pesos, pero no son suficientes para atender el rezago. “Era o es tan delicada la situación de la reinserción, que era la bodega o el basurero de otros Poderes o de otras instancias”.

Agrega que le faltan instalaciones, “no tengo áreas para cumplir mi trabajo y el Consejo de la Judicatura, que tenía mis locales, ya desocupó algunos juzgados (en Puente Grande) y los tienen de bodegas… yo no tengo dónde meter a mis criminólogos, a mis trabajadoras sociales”.

Se tiene también insuficiencia de personal de custodia penitenciaria, con capacitación y medios tecnológicos deficientes. Actualmente, se cuenta con dos mil 48 elementos (700 por turno) para la vigilancia, traslados y conducción de internos a las audiencias, pero se requieren cuatro mil 500.

Además, en las cárceles de Jalisco se cuenta con más de dos mil reos federales, los cuales cuestan 320 pesos diarios y la Secretaría de Seguridad federal les envía sólo 50 pesos. “Ya le estoy preparando el informe al gobernador (Enrique Alfaro). Jalisco le está dando a la Federación 384 millones de pesos al año y el Presidente (Andrés Manuel López Obrador) entró restringiendo el presupuesto de Jalisco”.

GUÍA

Diagnóstico de la dependencia

  • Institución dañada por omisiones.
  • Insuficiencia financiera.
  • Incertidumbre e injusticia laboral por desatención de autoridades anteriores.
  • Deficiencias materiales y de equipamiento.
  • Insuficiencia de personal de custodia penitenciaria, con capacitación y medios tecnológicos deficientes.
  • 2 mil 48 elementos ( 700 por turno) para vigilancia, traslados y conducción de internos a las audiencias. Se requieren 4,500.
  • Se recomiendan por turno: un custodio por cada 10 internos de baja peligrosidad, un custodio por cada cinco internos de mediana peligrosidad y un custodio por cada interno de alta peligrosidad.
  • Se tienen más de 200 elementos para atender solicitudes de jueces federales.
  • El estado subsidia a la Federación con aproximadamente 2,000 internos del orden federal, y la Federación no retribuye 384 millones de pesos al año.

Carencias detectadas en reclusorios

  • Insuficiente personal en general.
  • Insuficientes recursos financieros.
  • Deficiencias y reducidos espacios, sin posibilidad de separar a los presos por perfil criminológico ni por estatus jurídico de procesados y sentenciados.
  • Insuficiencia de vehículos (incluidos ambulancias equipadas) para realizar vigilancia, traslados, visitas domiciliarias, supervisiones y evaluaciones, entre otras.
  • Instalaciones con necesidad de reparaciones generales en azoteas, muros, techos, herrería, puertas y ventanas de celdas, entre otros.

Acciones en los primeros cuatro meses

  • Diagnóstico de recepción y reporte documentado de irregularidades, entregado a la Contraloría.
  • Redistribución de recursos, personal y equipamiento, para hacer frente a necesidades urgentes referidas por los reclusorios y áreas diversas.
  • Audiencias públicas con personas privadas de la libertad de los distintos reclusorios y personal de la institución, para conocer sus quejas y sugerencias, realizar soluciones y comunicarles la nueva política pública basada en el respeto pleno a sus derechos humanos.
  • Solicitud de activación de la Comisión Intersecretarial Penitenciaria.

Comisaría de Atención a Preliberados y Liberados

  • 5 mil 291 personas liberadas, preliberadas e imputadas en seguimiento.
  • 2 mil 201 son del sistema tradicional.
  • 388 son del fuero federal.
  • Mil 407 tienen una suspensión condicional de pena.
  • 1,655 cuentan con medidas cautelares.
  • 11 tienen acciones generales implementadas a favor de la reinserción social.
  • 36 cuentan con convenios a celebrarse.
  • 5 mil 781 supervisiones, seguimientos, evaluaciones, visitas domiciliarias, derivaciones, terapias, consultas y otros servicios.
  • 5 mil 111 atenciones técnicas.

Comisaría de seguridad penitenciaria

  • 2 mil 66 elementos operativos evaluados.
  • Mil 500 elementos ya cuentan con el curso de formación inicial para custodio penitenciario.
  • Mil 760 elementos certificados por control de confianza.
  • 951 elementos evaluados en competencias básicas y nueve elementos certificados como instructores evaluadores en competencias básicas.
  • 681 traslados por atención médica, a recintos judiciales, permisos humanitarios y medidas de seguridad.

Equipamiento solicitado a la Secretaría de Seguridad para mejorar el estado de fuerza

  • 50 mil cartuchos calibre 223.
  • 200 chalecos balísticos.
  • 500 cargadores de Smith&Wesson.
  • 500 cargadores Vektor (preferentemente de metal).
  • 300 cargadores ARX.
  • 200 cargadores de Browning (9 milímetros).
  • 100 aros de pie modelo 1900.
  • 100 equipos antimotín.
  • 100 cargadores carabina modular 308.
  • 75 mascarillas anti-gas.
  • 50 cascos balísticos.
La Dirección de Reinserción Social refuerza los programas dirigidos a personas preliberadas y liberadas para que comercialicen sus artesanías. ESPECIAL

Inician plan para brindar empleo a excarcelados

Con el objetivo de que el sector productivo y educativo no le cierre las puertas a quienes estuvieron presos, la Dirección de Reinserción Social de Jalisco busca establecer convenios con empresas e instituciones educativas para apoyar a quienes egresan de las cárceles del Estado.

El titular de la dependencia, José Antonio Pérez Juárez, considera que el programa “Reinserción: segunda oportunidad”  trascenderá la administración, pues se trata de un regulador de la violencia y un contenedor de la delincuencia, “se denomina la segunda oportunidad y la fórmula es simple: libertad con empleo”.

Destaca que la Comisaría de Atención a Preliberados y Liberados está preparándose para su implementación, “estamos diagnosticando, estamos buscando las herramientas y los recursos legales y presupuestales para crear un ente productivo, un ente vinculador de los exreclusos y exreclusas con el aparato productivo, el aparato educativo, con la sociedad misma para reconciliar”.

Actualmente, en Jalisco se tiene una población carcelaria de 13 mil 437 personas. Hasta marzo pasado, cinco mil 291 contaban con beneficio de libertad anticipada y, de éstos, a dos mil 800 se les da seguimiento integral.

“Aunque parezca titánico, creemos que podemos revertir este proceso y es en lo que la administración de Reinserción Social está enfocando toda su tarea, porque ya hemos visto resultados”.

El objetivo es que las personas liberadas tengan la oportunidad de reinsertarse a una vida social sana y sin estigmas, “entonces hicimos el trabajo, antes no se estaba haciendo nada. Esto es lo que sucedió en la Fiscalía de Reinserción Social”.

En diciembre de 2017, este medio publicó que, a un año de la conformación de la Comisión Intersecretarial de Reinserción Social, los resultados eran prácticamente nulos. De las dependencias involucradas, sólo la Secretaría del Trabajo reportó que, hasta esa fecha, apenas se había brindado empleo estable a seis personas que compurgaron una pena.

A pesar de que en ese entonces se informó que se buscarían más empleos, en el último informe de Gobierno de la pasada administración se reportaron solamente avances sobre los apoyos brindados a los reos al interior de los penales (dos mil 63 con trabajo), pero no se habló de beneficios a quienes egresaron de los centros penitenciarios.

El comisario de Atención a Preliberados y Liberados, José de Jesús Mendoza Rico, informa que actualmente se le da seguimiento  sólo a dos mil 800 personas, pues no se tiene información de todas, “porque las demás  personas a veces no se presentan, y nosotros estamos buscando la forma en que los podamos contactar para poder saber de ellos”.

Por ello se está trabajando también en el levantamiento de la población que ya no debería figurar en la lista de preliberados o liberados, “porque desafortunadamente no lograron el objeto de su reinserción y están seguramente otra vez ya ingresados en un tema de privación de libertad o tal vez pueda ser el caso de algún fallecimiento. Son tópicos que no se estaban considerando”.

Van por más convenios

Para que las personas privadas de su libertad, preliberados y liberados puedan exponer sus artesanías no sólo en espacios prestados por la sociedad civil y las autoridades, la Dirección de Reinserción Social busca establecer un convenio con centros comerciales.

“Eso es un proyecto que nos genera bastante tiempo porque es estarnos dirigiendo con la administración de cada uno de los centros comerciales, pero es un proyecto muy bueno y estamos aventajando”, informó el titular de la Comisaría de Atención a Preliberados y Liberados.

La intención es que dentro de los centros comerciales se instalen islas o quioscos para la venta de productos bajo la supervisión de la dependencia estatal.

Con relación a la vinculación de personas en áreas laborales, comenta que hace una semana sostuvieron una reunión con la Dirección de Promoción Económica del Ayuntamiento de Tlajomulco de Zúñiga para buscar un acercamiento con empresarios que estén interesados en emplearlos.

“Se está trabajando en un proyecto y las bases de un convenio para buscar avales de las personas. Se hace una vez que bajo la supervisión de la Comisaría fueron viables en cuanto a la realización de los estudios que realizamos”, precisa.

En Tlajomulco se cuenta con 400 empresas que podrían participar en el proyecto, lo que podría garantizar, por lo menos, el mismo número de personas con un trabajo u oficio, destaca el comisario.

Actualmente, la dependencias estatal cuenta con 28 empresas que tienen empleadas a las personas preliberadas o liberadas.

TESTIMONIOS

“¿Qué hago, después de tantos años…?”

Tras ser preliberado, Santiago inició su propio negocio. EL INFORMADOR/E. Barrera

En febrero de 2031 concluye su sentencia, pero desde hace más de dos años, Santiago Venegas Ochoa realiza sus actividades cotidianas fuera del reclusorio sin problemas, pues en 2017 recibió la preliberación.

“Me aventé un buen tiempo allá: 13 años y seis meses para ser exactos (su sentencia es de 27 años y seis meses). Se me dio la oportunidad de salir por medio de condicionantes y porque hice méritos”.

El 9 de febrero de 2017, al siguiente día de ser preliberado, Santiago ya estaba trabajando por su cuenta, “al salir, pues sí, es como dicen: ‘¿Qué hago después de tantos años…? Pues lo que aprendí bien’, seguí haciendo lo mismo: artesanías. Mi fuerte es diseñar y dibujar, pero aparte de eso se me da que la gente me busque, ya sea para aprender mi trabajo o para darle empleos bordando, o haciendo bolsas y haciendo bisutería”.

Venegas tiene habilidad en la fabricación de bolsa artesanal tejida en plástico y artículos finos de talabartería. Un mes después de salir del reclusorio, decidió acudir al área de Proyectos Productivos y Laborales para emprender su negocio.

Acudió primero al Fondo Jalisco de Fomento Empresarial (Fojal) para recibir apoyos y un crédito, pero sólo pudieron apoyarlo con capacitación, pues al ser preliberado no cumple con los requisitos solicitados.  “Uno no alcanza siquiera la credencial de elector, incluso la carta de policía también se nos niega; entonces no podemos agarrar un trabajo bien porque  90% de las empresas te pide ese requisito. No es posible, por eso también me enfoqué a la artesanía”.

Sin embargo, recibió un préstamo por 15 mil pesos de la Fundación Garibi Rivera, con lo que pudo mejorar la elaboración de sus productos. Recuerda que al interior del reclusorio tenía entre cuatro y cinco personas que colaboraban con él, y conforme fueron liberados se comenzaron a incorporar de nuevo. Actualmente tiene 15 personas que lo apoyan, aunque depende de la carga de trabajo.

Además de vender sus productos en otras Entidades, también ha exportado algunos artículos, principalmente los fajos piteados que han sido enviados a Texas, Estados Unidos.

Los productos que elabora son bolsas artesanales, las monturas, carteras y los fajos. “Soy el fabricante. Yo vendo (por ejemplo) en 100 pesos y ellos le ponen la marca, la firma, que es algo que también quiero crear, registrar mi marca”.

Aclara que los fajos piteados son los productos más caros. El de mayor costo que han elaborado, recuerda, fue mientras estaba preso, pues se le solicitó uno para el ex presidente Enrique Peña Nieto, que se fabricó con oro blanco y amarillo. Éste, dice, pudo tener un costo en el mercado de hasta 300 mil pesos. Sin embargo, los más baratos pueden tener un costo de mil a mil 500.

Puntualiza que este último producto toma un mes de trabajo, “es puntada por puntada”.

“Empecé a trabajar en mi casa desde cero”

Antonio analiza ofertas para ampliar la venta de sus artesanías. EL INFORMADOR/E. Barrera

Durante cuatro años, Antonio Cisneros Sánchez aprendió a tejer huaraches y bolsas. También tiene habilidad en bisutería, talabartería y ebanistería. Aprendió durante el periodo que estuvo preso.

A pesar de que en agosto próximo concluye su sentencia, a partir del 2 de octubre de 2017 goza de libertad condicional. “Estuve recluido cuatro años, un mes y 16 días. No fueron tantos años, pero para mí fue una eternidad. Ingresé de 21 años al reclusorio; salí de 25. Aprendí a hacer el huarache tejido con cola de rata y cristales, la bolsa artesanal tejida… aprendí a pitear los fajos, la bisutería”.

Cisneros comenzó a trabajar de inmediato con un “fiador laboral”. Sin embargo, el empleo no cumplía con sus expectativas, pues el sueldo no correspondía con las actividades que realizaba. “Yo lo sentí así, que estaban abusando de mí por ser preliberado”.

Debido a esto decidió hablar con el juez y su supervisora en el área de Proyectos Productivos y Laborales para autoemplearse. “Empecé a trabajar en mi casa desde cero. Y de esa manera hacer lo que me gusta que son las artesanías. Actualmente me dedico a hacer, a vender y distribuir mis artesanías que son bolsas, principalmente”.

Actualmente cuenta con la página de internet www.meandme.com.mx a través de la cual realiza ventas a otras Entidades del país y Estados Unidos. “Es un proyecto pensado en las mujeres”.

Recuerda que todo el trabajo es realizado a mano. “El proceso de elaboración de una bolsa es de hasta ocho horas, de un huarache es de dos a cuatro horas, dependiendo el diseño. Todo es a mano, no hay un proceso industrializado”.

Sus colaboradores son familiares, pero también es apoyado por reclusos en el armado de los huaraches. “Adentro (en el reclusorio) hay muy buenos tejedores, pero no tienen el apoyo ni de su familia ni de la institución”, señala.

Gracias a su talento ha recibido más propuestas de trabajo y para ampliar su negocio.

El próximo mes iniciará un proyecto para brindar capacitaciones en Tlajomulco, “ya no tanto hablando el tema de la cárcel, sino de transmitir lo que yo sé para que más personas también puedan aprovechar y ganar un dinero”.Además, comenta que está en pláticas con un empresario que está interesado en vender sus productos en hoteles boutique de México, Estados Unidos y Canadá, “estamos hablando de un proyecto muy ambicioso, de registrar una marca, y (elevar) la calidad”.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina de los nuevos proyectos de reinserción social?

Participa en Twitter en el debate del día @informador