Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 11 de Noviembre 2019
|

El México que vendrá

Por: EL INFORMADOR

El próximo año, México vivirá conmemoraciones de las dos fechas históricas más estudiadas y más difundidas desde los primeros años escolares; prácticamente todos los héroes nacionales están ligados a la Revolución o a la Independencia, y en 2010 coinciden en festejarse los 100 y 200 años del inicio de ambas gestas.

La organización de las celebraciones no ha estado ajena a la crisis económica, y varias veces se han tenido que ajustar los actos que se llevarán a cabo al presupuesto disponible. También desde el punto de vista político, la dirección de las Fiestas ha sufrido cambios, desde la designación de Cuauhtémoc Cárdenas —quien renunció a los pocos meses— hasta el actual coordinador del proyecto José Manuel Villalpando.

A pesar de los contratiempos, poco a poco los festejos se comienzan a posicionar en la mente de todos. Ya se han emitido billetes conmemorativos, ya hay planes para inaugurar obras y monumentos, además de actos masivos y populares, sin embargo ¿cómo está el ánimo de los ciudadanos?

Hay quienes se preguntan qué estamos celebrando. Ante los problemas económicos, los niveles de corrupción y la inseguridad en el país, el ánimo no está muy en alto. Sin embargo, la fecha sirve —más allá de los actos simbólicos— para replantearnos el lugar en donde estamos y el país que queremos para los años venideros.

El Presidente de México, Felipe Calderón, ha hecho un llamado a que 2010 sea el año del cambio y la transformación pacífica. Es un llamado a la reflexión y es ahí donde se encuentra la clave del Bicentenario y Centenario de la Independencia y Revolución Mexicana.

El verdadero éxito de esas fechas radica en la concientización ciudadana sobre la necesidad de los cambios que todos debemos hacer para llevar al país al lugar que merece, que merecemos.

La nueva mentalidad de los mexicanos debe ser de optimismo, el orgullo de habitar en un país con un brillante futuro, que depende de sus ciudadanos —quienes caminan por las calles para trabajar, para buscar un porvenir— para salir de sus problemas.
La verdadera celebración es por lo que hoy comenzaremos a hacer para construir al país que vendrá.

Temas

Lee También

Comentarios