Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 11 de Diciembre 2018
México | Jesús Cano Vélez asume hoy la dirección del Colegio de Economistas

Talento mexicano, para un nuevo modelo económico

El diputado priista anuncia que promoverá, a través del debate en los medios, un proyecto de desarrollo nacional

Por: EL INFORMADOR

CIUDAD DE MÉXICO (28/ABR/2010).- El diputado federal por Sinaloa del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Jesús Alberto Cano Vélez, opinó en San Lázaro que “en las altas esferas públicas se enquistó un grupo de economistas que actúan como si fueran custodios o templarios del modelo de desarrollo”. Y apostilló: “Estoy seguro que ni ellos están satisfechos, pero les da temor reconocer que lo que aprendieron en doctorados de Estados Unidos y en otros lugares del mundo, no es aplicable a 100% en México”.

A pocas horas de que convierta en el nuevo presidente del Colegio Nacional de Economistas, ayer a las 18:00 horas, repasó en entrevista exclusiva qué le hace falta a México. De entrada sintetiza: “Un liderazgo que vea hacia el futuro y hacia el rediseño del modelo de desarrollo, con el talento de todos los mexicanos”.

-- ¿Cómo será esa convocatoria, a quién llamará?
-- Será un evento con una gran llamada, amplia, generosa, al que asistirán economistas de todo el país. Académicos, rectores de universidades, como el de la Autónoma de Guadalajara, de donde egresé, y el de la UNAM. También gobernadores, diputados y senadores.

-- Habla de una gran convocatoria. Pero, admítalo, hace rato que los gremios dejaron de influir en la vida del país. ¿O no?
-- En general los gremios creo que han disminuido su participación en la vida económica, política y profesional del país. Los gremios son la sociedad organizada y debemos rescatar su participación, para que sean punta de lanza de los cambios urgentes que se requieren en  México.

-- ¿Quién es el que convoca a la sociedad, actualmente? ¿Nadie?

-- Tenemos un problema en ese sentido. Quien lo hace es el Gobierno de la República. Pero tiene grandes problemas y muchos no le siguen.  Tampoco las cámaras de Diputados y de Senadores somos grandes convocantes. Si acaso un poco más el Senado. Se han politizado tanto los procesos electorales, que se hace muy difícil convocar a los ciudadanos.

-- ¿Quién debería, pues?
-- Estoy convencido  que los gremios profesionales debemos ser los grandes convocantes de la sociedad, para poder provocar los cambios que México requiere.

-- ¿Cree que pueda el Colegio?
-- Los economistas siempre hemos sido muy críticos. El gremio fue un gran centro de debate nacional.  El Colegio Nacional de Economistas ahora debe serlo.

-- ¿Cuál es su óptica de economista sobre la economía del país?
-- La historia económica de México hoy ha tenido dos grandes etapas: una después del periodo post revolucionario y la otra, a partir de 1985.

-- La primera, ¿cuál es?
-- Por 1930, cuando se crearon las grandes instituciones nacionales; la etapa del México tranquilo; de cuando comenzó la democratización del país; las grandes obras de infraestructura. Cuando el país crecía entre 6% y 7% permanentemente. Cuando la inflación no iba más allá de 3%; cuando había responsabilidad fiscal y la población tenía empleo. Era un modelo de desarrollo muy mexicano, de gran estabilidad, y donde prevalecía el espíritu rector en la economía, de los artículos 26 y 27 constitucionales.

-- Hubo agotamiento de ese modelo. ¿No lo cree?
-- Claro. Era un modelo de economía cerrada, que empezó a agotarse porque el mundo fue cambiando. El modelo tuvo sus propias ineficiencias.

-- ¿Recuerda los argumentos de lo que se presentaba como el nuevo modelo?

--Que eran nuevas tesis, aperturistas, y comenzaron a cambiar el mundo. Se hablaba entonces del Consenso de Washington; del mal llamado modelo neoliberal. Estaba Ronald Reagan en Estados Unidos y Margaret Thatcher en Inglaterra.

Empiezan a llegar al país tesis ideológicas que hablaban del retiro del Estado en la regulación de la economía, y de que tenía que haber una mayor participación de particulares en la toma de decisiones.
Adoptamos una segunda etapa, básicamente a partir de 1985, cuando se firma la entrada de México al GATT; y, en 1994, al TLC. Después, más aperturas en su máxima expresión con acuerdos comerciales, vigentes.

--¿Qué sucedió allí?
--Nos abrimos indiscriminadamente y dejamos de hacer trabajo interno. No nos preparamos para esa apertura y nos alcanzó el destino.

-- ¿Cuáles fueron los efectos del agotamiento de este modelo?
-- Contrario a ser exitoso es un modelo que genera pobres. Tenemos un desempleo enorme. En los 10 años recientes, por ejemplo, hemos generado unos 150 mil empleos anuales en promedio.  Hemos crecido, en ese lapso, a 1%, cuando la población crece a 1.8 por ciento.

Cada año, también, emigran del país 450 mil mexicanos en búsqueda de empleo. Estamos insertos en un esquema de desarrollo que ha incrementado los niveles de exportaciones, pero seguimos dependiente  de la economía de un país: Estados Unidos. Si ellos crecen, crecemos un poco nosotros. Si ellos decrecen, caemos más, proporcionalmente. Y nuestro sistema no ha logrado redefinir un sistema económico nuestro, que ofrezca otra vez niveles de crecimiento de siete por ciento.

-- ¿Qué está mal? O mejor aún: ¿qué propondría el Colegio Nacional de Economistas?
-- Tenemos que entrar a una tercera etapa, en la que se renueve el proyecto de desarrollo nacional.

-- ¿Un nuevo modelo?
-- Más que un nuevo modelo, hay que discutir el nuevo proyecto de nación.

-- Pero, ¿podrá convocar el Colegio a tamaño reto, cuando desde hace años ha estado, digamos, disminuido, sin influir en la vida económica del país, y visto como un órgano rayano en el membrete?
-- Paradójicamente, a partir de que llegaron dos presidentes economistas se prescindió de la opinión colegiada del gremio de economistas.

-- ¿Se refiere a Carlos Salinas y a Ernesto Zedillo?
-- A ellos. La opinión colegiada disminuyó porque los grupos de economistas que gobernaban se insertaron en las más altas esferas y el gremio se hizo chiquito. Y ello hizo que el gremio, en mi opinión, tampoco se modernizara; tampoco se involucró en las distintas corrientes económicas de este país.

Vicente Bello


PERFIL

Profesional revolucionario


Jesús Alberto Cano Vélez

Quien asumirá esta tarde la presidencia del Colegio Nacional de Economistas es, además, presidente del Comité Ejecutivo Nacional de la Liga de Economistas Revolucionarios (LER), organización de la que es miembro desde el inicio de su carrera profesional, y donde ha ocupado distintos cargos, entre ellos, la vicepresidencia nacional de Asuntos Políticos.

Jesús Alberto Cano Vélez inició su carrera profesional en 1974 y ha ocupado diversos cargos en la administración pública.

En el Gobierno del Estado de Sonora, de donde es oriundo, se desempeñó como tesorero general del Estado y durante la administración 1991 – 1997 como secretario de Planeación del Desarrollo y Gasto Público, y coordinador general del Coplades.

Su experiencia académica incluye la cátedra de Microeconomía en la Universidad de Guadalajara (UdeG); maestro en la Escuela de Contabilidad y Administración, en la Facultad de Economía de la Universidad de Sonora, y catedrático del Instituto Tecnológico de Sonora.

Temas

Lee También

Comentarios