Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
México | .

Migrante: un sueño duro y cruel

“Sueño con darle un buen porvenir a mi familia y ser alguien en los Estados Unidos”

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Un sin fin de  historias hemos escuchado acerca de aquellas personas que viven en la  búsqueda de una vida sustentable con el deseo y la convicción de poder sobrevivir en este mundo que para desgracia, la desigualdad social ha provocado que grandes masas se desplacen a lo que muchos lo mencionan como “un mundo mejor”, un mundo en donde las ilusiones y las ganas de trascender, les permiten por un momento olvidar todos los obstáculos e injusticias que los hace prácticamente huir de su país de origen.

El proceso migratorio en nuestra zona es el más violento del mundo. Los centroamericanos que pasan por México para llegar a su destino final que es Estados Unidos, se ven envueltos en un sinfín de abusos en contra de su dignidad humana. Es un camino lleno de sufrimiento y miedo, se les nota en sus ojos, una desconfianza que pocos se pueden imaginar. Aún sabiendo que tienen que luchar en contra de los abusos de los “maras” y de las autoridades mexicanas, van mentalizados desde un principio, y nada los detendrá  hasta haber logrado pisar el suelo americano.

De acuerdo a las estadísticas de migración, en 2007 alrededor de dos millones de indocumentados de distintos lugares de América buscaban cruzar la frontera para conseguir el llamado “sueño americano”, pero solamente un millón 300 mil almas conseguían llegar al territorio del buen futuro, mientras que el resto terminaban con un sueño frustrado; pero dos años después, el panorama es diferente, la crisis económica que ha pegado en todo el mundo ha hecho que muchas de las personas que vivían en los Estados Unidos regresen a sus países de origen debido a la falta de trabajo, lo que impactó de manera severa en los movimientos hacia dicho país. Se registran  entre un millón 200 y un millón 300 personas con la intención de de cruzar, de este total, solo logran cruzar entre 500 y 600 mil, de los cuales el 20% son mujeres.

Ser migrante es difícil, pero ser mujer migrante aún es peor. Muchas veces son utilizadas como intercambio para que el grupo de migrantes pueda pasar. La mujer es entregada a las autoridades o a los grupos vándalos con el fin de que el resto del grupo pueda continuar el camino sin ningún problema. Muchas de estas mujeres quedan atrapadas en redes de prostitución en la zona sureste de México
José Antonio Jiménez migrante mexicano proveniente del estado de Guerrero nos cuenta: “Yo solo sueño con darle un buen porvenir a mi familia y ser alguien en los Estados Unidos, me voy porque aquí no hay chamba, no hay oportunidades, no tengo dinero ni para comer”,

Mientras unos se van, ¿Qué sucede con aquellos que se quedan?
Simplemente algunos dicen que económicamente están mejor, pero si se analiza el caso a profundidad, el desarrollo humano de las familias se ve notablemente afectado. Tal es el caso de familias disfuncionales, supongamos, el padre de familia es el que migra hacia los Estados Unidos, en consecuencia, se carece de una figura paternal provocando que niños desde los 11 años estén sometidos en el mundo del alcohol y las drogas.

Algo realmente sorprendente es que muchas comunidades expulsoras se están quedando vacías. Viejos, mujeres y niños son los nuevos habitantes, y por si fuera poco, estos lugares basan su economía en la agricultura; pero, ahora quien sacará provecho de ello si literalmente no se cuenta con el material humano para mantener en proceso esta actividad.

Llama la atención lo duro que es la vida de un migrante, “yo no decidí nacer pobre, yo quiero a mi México, pero me tengo que ir” dice José Cárdenas joven de apenas 16 años proveniente de Tapachula, Chiapas. Estas palabras son un grito de ayuda hacia las autoridades gubernamentales; el problema del proceso migratorio sabemos que no se erradicará de la noche a la mañana, pero es tiempo de una sociedad equitativa, de un estado de derecho que no sea débil y gobernantes con la capacidad y preparación necesaria para satisfacer las necesidades de una nación.


Andrés Mendoza Perdomo
Estudiante del ITESM

Temas

Lee También

Comentarios