Jueves, 13 de Mayo 2021
México | Repercusiones de un homicidio en México

Dan de baja cuerpo policial por el caso Jaime Zapata

La medida afecta a la totalidad del Departamento de Seguridad Pública del condado de Luna, en Columbus, Nuevo México

Por: NTX

El policía muerto trabajaba para el ICE; en Columbus se descubrió la banda que traficaba armas, con una de las cuales fue asesinado. AP  /

El policía muerto trabajaba para el ICE; en Columbus se descubrió la banda que traficaba armas, con una de las cuales fue asesinado. AP /

DALLAS, ESTADOS UNIDOS (13/JUL/2011).- Autoridades de la comunidad fronteriza de Columbus, Nuevo México, votaron por disolver el Departamento de Policía, luego del escándalo que causó la detención de funcionarios locales acusados de encabezar una banda de tráfico de armas.

El cabildo de Columbus votó por eliminar el Departamento de Policía, como una medida de recorte presupuestal ante los acontecimientos que demostraron lo innecesario de esa corporación.

La seguridad de los habitantes de Columbus quedará ahora a cargo del Departamento del Alguacil del Condado de Luna, informó el periódico The Deming Headlight, que se publica en el Sur de Nuevo México.

“Tenemos todos los recursos para cubrir la vigilancia de la población; mis agentes siempre han patrullado el área”, dijo al rotativo el alguacil de Luna, Raymond Cobos.

Columbus, de apenas mil 800 habitantes, es un punto de cruce internacional en la frontera entre Estados Unidos y México, al limitar con Palomas, en el Estado mexicano de Chihuahua.

El pasado 11 de marzo, el ex alcalde de Columbus, Eddie Espinoza; el ex jefe de Policía, Angelo Vega, y el ex regidor José Blas Gutiérrez fueron detenidos junto con otras nueve personas, acusados de participar en una red fronteriza de tráfico de armas hacia México, para que fueran adquiridas por narcotraficantes y aprehenderlos, sólo que el agente Jaime Zapata, de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), fue asesinado y otro agente resultó herido el 21 de febrero pasado por un comando, en una carretera de San Luis Potosí.

Autoridades federales los acusaron de haber participado en una conspiración para adquirir armas y exportarlas ilegalmente a México entre enero de 2010 y marzo de 2011. Los acusados supuestamente adquirieron en ese lapso unas 200 armas de fuego en varias tiendas del Sur de Nuevo México.

Los ex funcionarios permanecen detenidos en una cárcel federal de Nuevo México, en espera de su juicio.

Temas

Lee También