Domingo, 09 de Agosto 2020
México | La anorexia es más fácil de detectar por la pérdida rápida de peso en el paciente

Advierten especialistas aumento de trastornos alimenticios en menores

Hay mayor incidencia en mujeres, pero aumenten casos en hombres

Por: NTX

MONTERREY.- Especialistas señalaron que aunque no existan cifras oficiales sobre la bulimia y anorexia, trastornos alimenticios que padecen principalmente adolescentes, se comienza a registrar una incidencia importante en infantes, particularmente del sexo femenino.

Precisaron que de los dos trastornos alimenticios, la anorexia es más fácil de detectar por la pérdida rápida de peso en el paciente, mientras la bulimia "se disfraza" más.

Sin embargo, de no atenderse con un grupo multidisciplinario de médicos, psiquiatras y nutriólogos, las consecuencias pueden ser fatales.

La especialista en Nutrición de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Verónica Tijerina González, mencionó que "generalmente la bulimia y la anorexia se presentan en adolescentes, y ahora ya se está viendo inclusive en niños de 12 años o menos".

"Lo vemos ya en niños en edad escolar que son influenciados por televisión, amistades, hay niños o niñas de 10 a 12 años con problemas de anorexia o bulimia", destacó.

Apuntó que la principal preocupación son las complicaciones de salud que resultan, sobre todo de la anorexia, y los síntomas para detectarlo son resequedad en la piel, pérdida de peso y baja temperatura corporal.

Asimismo, añadió, en quienes padecen anorexia hay dificultad para respirar, baja presión, tienden a retener líquidos, llegan a presentar anemia, osteoporosis, hasta llegar a fallos cardiovasculares, problemas del corazón, e incluso hasta la muerte.

Otro criterio de la anorexia en mujeres adolescentes o jóvenes, es la presencia de la amenorrea, que es la ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos.

"Generalmente es el resultado de un proceso de inanición o una baja o nula ingesta de nutrimentos o un desequilibrio de electrolitos en el cuerpo", explicó.

La especialista de la Facultad de Salud Pública y Nutrición (Faspyn) de la UANL advirtió sobre la importancia de detectar, por parte de los padres, cualquier anomalía alimenticia en los menores.

Comentó que "no hay tiempos establecidos para llegar a casos extremos, solamente es detectar, sobre todo en las niñas y adolescentes, cuando haya ese tipo de conductas que llamamos diagnósticas".

"Hay que estar al pendiente, sobre todo, de cuánto está comiendo, si hay un rechazo hacia los alimentos, generalmente los padres de eso se dan cuenta cuando la niña o adolescente está bajando de peso rápidamente", subrayó.

Destacó que la bulimia es la más difícil de detectar, "porque en los pacientes por lo general el peso corporal se mantiene, y no disminuye tan drásticamente como en una anorexia, donde se tiende a perder peso rápido".

Este trastorno "se caracteriza por alto consumo de alimentos en un espacio reducido de tiempo y en este ´atracón´ se pierde el control sobre la ingesta de comida, pues puede consumir una cantidad muy alta de calorías en un tiempo muy corto".

Al momento del "atracón", hay conductas compensatorias que se vuelven inapropiadas, como por ejemplo lo que es el vómito, el uso de laxantes, diuréticos o enemas, pero lo que es más común son los laxantes y los diuréticos, indicó.

"Estos trastornos se presentan mayormente en el sexo femenino, pero está agarrando campo en adolescentes hombres y las edades fluctúan entre los 13 y 18 años", agregó Tijerina González.

Al respecto, la coordinadora de la Clínica del Adolescente en el Hospital Psiquiátrico local, Gloria Cuevas Gómez, consideró que la bulimia y la anorexia vienen asociados con otras problemáticas como depresión y ansiedad.

Explicó que algunos factores que contribuyen a dichas disfunciones son los de estar en la etapa adolescente, realizar actividades que se focalizan demasiado en la figura corporal, como ballet o gimnasia, y haber hecho dietas.

También se consideran factores de riesgo la depresión y la ansiedad en la vida adolescente.

"Los factores medio-ambientales, como son el impacto de los medios de comunicación, es algo que sencillamente se ha visto que contribuye a que las personas tiendan a exigirse demasiado en su estética corporal", dijo.

Otra de las cosas que contribuyen es el antecedente de haber padecido algún trauma de tipo sexual en la infancia, y "la moda de estar delgado, aunado al énfasis de los medios de comunicación con estos estereotipos".

"La bulimia y la anorexia son poco común en varones, pero sí existe, algunos autores plantean que irá al alza en los hombres, al focalizarse en la figura masculina", comentó.

Señaló que en estos padecimientos "no se tiene medida de manera científica su incidencia, pero podemos hipotetizar que probablemente sí está de moda y que es una problemática que existe y quizás sea más común que en años previos".

No obstante, la falta de estadísticas, refirió que la incidencia estimada dentro del total de pacientes con los distintos trastornos alimenticios es 0.5 por ciento en anorexia y de bulimia 3.5 por ciento.

"Hay trastornos alimenticios no especificados que los diagnostican como bulimia, pero no son", aclaró.

"El daño que se ocasiona el adolescente al no comer bien o al tener estos padecimientos, es claro que puede tener una pérdida, ya sea de la formación de sus huesos, o tienen una reducción en el volumen de la materia gris y blanca a nivel cerebral, entonces esta pérdida es irreversible", apuntó.

Señaló que esta situación "ocasiona que en el futuro se vean afectados de manera cognitiva, en su forma de pensar, cierta disminución para su desempeño intelectual o académico".

"En Nuevo León no se tiene conocimiento de desenlaces fatales, es muy poco común que tengamos conocimiento de esto", toda vez que en la mayoría de los casos se atienden en clínicas privadas, dijo.

En este contexto, el jefe de la División Clínica del Hospital Psiquiátrico de Nuevo León, Severiano Lozano González, comentó que no hay cifras "porque son padecimientos que se tienden a esconder".

"Por ejemplo, las instituciones privadas no rinden oficialmente una estadística, entonces se pierde mucho de los números de los pacientes que se atienden de manera privada, ese es el problema", expresó.

El galeno comentó que "a nosotros nos llegan poquitos pacientes, pero en general podemos suponer que es la misma incidencia, en un año veremos en consulta externa unos tres casos de anorexia".

Acotó que la problemática se da en todos los estratos, "pero a lo mejor es más frecuente en los altos", de ahí que sea en el municipio de San Pedro Garza García donde existe una clínica privada y donde atienden más pacientes de estrato alto o medio alto, expuso Lozano González.

La atención a pacientes bulímicos y anoréxicos requiere trato multidisciplinario, lo que hace difícil precisar costos de un tratamiento, pues no basta con la atención de un solo especialista.

"Para el tratamiento de estos casos se requiere de un equipo multidisciplinario, integrado por un médico, que tiene que evaluar el estado físico de la persona, aunado a una nutrióloga y un psicólogo", subrayó sobre el particular la especialista Tijerina González.

Puntualizó que "una vez con estos problemas, es muy difícil ir introduciendo alimentos, esto es más que nada un proceso psicológico, si nosotros como nutriólogos no estamos apoyados por un psicólogo, es muy difícil que el paciente vuelva a aceptar los alimentos como parte de su vida".

En Nuevo León, la fundación "Comenzar de Nuevo A.C.", difunde de forma local, regional, nacional, internacional y en forma no lucrativa, una mejor orientación general para la identificación, prevención, investigación y referencia a tratamiento de trastornos de la conducta alimentaria.

Asimismo, promueve actitudes sociales que ayuden a mantener una imagen corporal sana y trabaja para que desaparezca la idealización que existe acerca de la delgadez y que es un factor para los desórdenes alimentarios.

"Comenzar de Nuevo" cuenta con un centro para el tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria en una unidad con capacidad para 12 pacientes, localizada al sur de Monterrey.

A través de su portal de internet, la fundación indica que ofrecen "un tratamiento completamente individualizado, bilingüe, si así se requiere, que consta de una evaluación médica, psiquiátrica, psicológica, psicosocial, y nutriológica".

"Comenzar de Nuevo" dispone de un equipo especializado de profesionales altamente reconocidos en su área, y acreditados por sus respectivos consejos médicos, "ofrecemos asesoría, guía y referencia al tratamiento más adecuado, las 24 horas del día los siete días de la semana".

Para pacientes o familiares de personas con cualquier trastorno alimenticio, pueden consultar la página de internet www.comenzardenuevo.org.

Temas

Lee También