Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 20 de Octubre 2018
null
Jalisco

Mejoran en recaudación del predial, pero crece la cartera vencida en ZMG

En 2016, Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco recaudaron dos mil 797 millones el año pasado, pero sus pasivos llegaron a dos mil 165 millones

El Informador

En materia de recaudación hay dos noticias en la metrópoli. La buena: los Ayuntamientos de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco recaudaron dos mil 374 millones de pesos en el impuesto predial en el año 2015 y, ante los programas aplicados, la cifra se incrementó a dos mil 797 millones el año pasado.

Si bien las presentes administraciones acusan a las anteriores por los rezagos o la falta de actualización en los sistemas catastrales, como lo argumenta el tesorero de Zapopan, Luis García Sotelo, la mala noticia es que la cartera vencida también está en incremento.

En 2015, Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco acumularon un pasivo anual de mil 822 millones, aunque el año pasado la cifra aumentó a dos mil 165 millones. En el caso de Tonalá, el Ayuntamiento evadió informar la cantidad.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) reveló en el último Índice de Competitividad Urbana los problemas que enfrentan los Ayuntamientos en materia de recaudación de recursos propios, en donde figura el impuesto predial. La advertencia fue clara: “El municipio es una institución diseñada para el fracaso”, ante las deficiencias en sus ingresos. Por eso urgió a corregir las fallas y depender menos de los Gobiernos federal y estatales.

Sobre la cartera vencida en la metrópoli, los cuatro Ayuntamientos mencionados confirmaron que entre los años 2010 y 2017 se sumaron deudas de contribuyentes por 10 mil 171 millones de pesos (sin contar el caso de Tonalá).

Incontrolable, cartera vencida del predial en la metrópoli

Ante las deficiencias en sus ingresos, el Imco senteció que “el municipio es una institución diseñada para el fracaso”. EL INFORMADOR/M. Vargas

A Anaís Valtierra la invade la ansiedad cada que llega diciembre. Prácticamente prepara su cartera durante todo el año para solventar los gastos por los regalos y las cenas de Navidad y Año Nuevo, pero principalmente para cubrir el pago de sus impuestos de inicio de año: predial agua y el refrendo de su auto.

Lo hace así desde que tiene memoria. Puntualmente presenta sus pagos durante la primera semana de enero y, sólo entonces, su estómago vuelve a la normalidad. “Cumplo como ciudadana esperando que las autoridades también cumplan conmigo. Además, sólo pensar que debo me da pánico”.

Todos los municipios metropolitanos presumen una mayor eficiencia en sus labores de cobranza, pero la realidad es que la morosidad también crece. Tanto, que entre el 2010 y 2017, los municipios de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco acumulan 10 mil 171 millones de pesos en cartera vencida por el impuesto predial.

Ese monto es alto, pues representa prácticamente la mitad de lo que costará la Línea 3 del Tren Ligero. Y eso sin contar el adeudo que hay en Tonalá, localidad que no informó su cartera vencida, pero que el año pasado se ubicaba en mil 659  millones de pesos.

No sólo la administración pública resiente los estragos de la falta de pago, los ciudadanos también, pues esto se traduce en la ausencia de más y mejores servicios públicos.

“Claro que impacta, pero al final de cuentas, la labor del municipio es hacer la notificación”, reconoce la tesorera de Guadalajara, Irlanda Baumbach.

Las autoridades municipales afirman que su intención no es “castigar” al ciudadano moroso con acciones de embargo, sino facilitarle herramientas para que se ponga al corriente en sus pagos.

Guadalajara, por ejemplo, entregó más de 117 mil notificaciones en 2017 y autorizó mil 225 procedimientos administrativos de ejecución, pero desde octubre de 2015 no ha autorizado embargo alguno.

Zapopan, por el contrario, afirma que ha aplicado 550 procedimientos de embargo durante la administración de Pablo Lemus. “Hacemos lo que nos toca, pero eso no quiere decir que no haya resistencia al pago”, apunta el tesorero, Luis García Sotelo, quien incluso presume que el municipio ha recaudado 700 millones en dos meses. “Y eso es lo que recaudaban en todo el año durante la administración pasada”.

Afirman que arrastran  problemas del pasado

Para mejorar las labores de cobranza, a fin de reducir su cartera vencida en el impuesto predial, las administraciones públicas de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco apuestan por invertir en dos rubros: despachos externos y, lo más importante, actualizar sus tablas catastrales para identificar los predios que adeudan, desde cuándo y en qué se han convertido.

El rezago en este último tema es tan grande, que hay casos registrados de predios baldíos que ahora son casas de dos pisos, incluso negocios, y sus propietarios no lo han reportardo ante el Ayuntamiento. La consecuencia: menos ingresos y obra pública.

Irlanda Baumbach, tesorera de Guadalajara, expone que en esta administración se contrató a dos despachos jurídicos para optimizar la entrega de notificaciones. David Delgado, director de Ingresos, agrega que si bien la administración pasada ejerció labores de cobranza con cierta eficacia, en la antepasada (la del actual gobernador, Aristóteles Sandoval) el trabajo era “prácticamente nulo” en función de que el trabajo estaba a cargo del Departamento de Ejecución, integrado por apenas 15 notificadores.

La tesorera afirma que el municipio capital “trabaja mucho” en su modernización catastral, al tiempo que reconoce un rezago en esta arista que data, por lo menos, de la presente década.

“Eso nos ayuda a limpiar las cuentas que puedan estar duplicadas o con errores y que, a lo mejor, ese tipo de cuentas elevan la morosidad que no es real”. No obstante, no informa una fecha precisa en la que esa tarea quedará concluida.

Por su parte, el tesorero de Zapopan, Luis García, explica que desde el año pasado el Ayuntamiento emprendió una labor “muy fuerte” de recuperación de cartera vencida. Y debe hacerlo, pues sólo ese municipio registra cuatro mil 324 millones en la lista de morosos: casi el triple de los mil 591 millones de adeudo que suman Guadalajara, Tlajomulco y Tlaquepaque.

En mayo de 2016, las deudas de ese municipio llegaban a tres mil 497 millones de pesos, según datos concedidos por el municipio. Hoy la cifra está 826 millones arriba.

Sin embargo, el funcionario afirma que “mucho de lo que se sumaba como cartera vencida no tenía la posibilidad de mantenerse como tal, porque estaba mal diseñada la cartera. Incluso en ésta había bienes del propio municipio”. Sostiene que el Ayuntamiento ofreció información “incorrecta” en función de que la información territorial tenía un “desorden tremendo”.

Agrega que en dos años, el municipio no emprendió un solo procedimiento de embargo, y ahora se han realizado más de 550, tanto en casas como terrenos. Así, el orden en las cuentas catastrales y los incentivos para regularizar a morosos le han permitido un ingreso de más de 700 millones al municipio en sólo dos meses de 2018.

“Somos el primer lugar nacional en recaudación. Estamos en ese proceso que nos ha ayudado a saber cuál es el adeudo de cada quien. El cumplimiento voluntario se da por las facilidades que damos, no creas que es una estrategia aislada, sino bien pensada: facilitamos el cumplimiento con horarios y formas, descuentos en multas y recargos, porque nos interesa la regularización”.

Zapopan es el municipio que más recauda por predial en México, en enero y febrero de este año ingresó 700 millones. EL INFORMADOR/Archivo

“Perdonan” 111 millones a los contribuyentes

Por razones que sólo la administración 2010-2012 del Ayuntamiento de Tlaquepaque conoce, durante el año 2011 ese municipio metropolitano autorizó una prescripción de adeudos del impuesto predial, que suma 111.4 millones de pesos. Esto es, que el municipio dejó de recibir esa cantidad millonaria.

David Mendoza, actual director de Ingresos, explica que las prescripciones son autorizadas únicamente a petición de parte, y cuando el municipio reconoce que la autoridad no realizó sus trabajos de cobranza durante un periodo de cinco años.

Esto significa que en ese año, la administración de Miguel Castro “perdonó” más de 111 millones de pesos por las omisiones en la cobranza de la gestión municipal anterior: la del panista Hernán Cortés Berúmen (2007-2009), que hoy es diputado federal.

El 2011 fue el año en el que más solicitudes de prescripción de adeudos fueron autorizadas por el Gobierno de Tlaquepaque. Un año atrás, las condonaciones de adeudo alcanzaron 1.8 millones; es decir, un monto 60 veces menor. Sin embargo, entre el 2010 y 2017 lo que ya no podrá ingresar a ese municipio suma 131 millones de pesos.

Para darle dimensión, esa cifra está 49.4 millones de pesos por encima de los 81.6 millones que este año ha etiquetado el municipio para su capítulo seis mil: inversión pública.

David Mendoza explica que, en esta administración, sólo se considera procedente entre el 25% y 30% de las solicitudes que llegan al municipio. “Hacemos una investigación y, derivado de ella, se autoriza si es procedente”. Dice que no tiene conocimiento sobre los 111.4 millones “perdonados” en 2011, pero anticipa que pudo tratarse de una “prescripción masiva” para regularizar su cartera.

La cartera vencida de Tlaquepaque es de 797 millones de pesos. En el año 2017 se realizaron 45 mil gestiones de cobro y ahora se están actualizando los registros de la Dirección de Catastro porque “un número muy importante de cuentas no cuenta con datos de ubicación”, por lo que no es posible hacerles llegar las notificaciones.

El próximo 31 de marzo, indica, el nuevo sistema operará para modernizar su Catastro, y de esa forma se estima que en sólo un año la cartera vencida se reducirá en al menos un 20 por ciento.

Viviendas abandonadas, el problema de Tlajomulco

Hay una razón por la que la cartera vencida de Tlajomulco de Zúñiga en impuesto predial alcanza los cuatro mil 255 millones de pesos: sus viviendas abandonadas. Sandra Tovar, la tesorera de ese municipio, reconoce que hay una labor pendiente en las áreas de cobranza del Ayuntamiento, debido al dinamismo inmobiliario que se ha registrado en los últimos años.

“No olvidemos que el municipio tiene un problema de viviendas abandonadas que debemos atender. El municipio tiene un dinamismo inmobiliario que, aunque se ha venido frenando por las políticas de vivienda recientemente implementadas, hay desarrollos que se vienen haciendo, liberando, y de los cuales se crean cuentas prediales”.

Así, en tanto las cuentas crecen, los morosos y los adeudos también lo hacen en consecuencia y de forma millonaria.

Sandra Tovar explica que Tlajomulco suma esfuerzos para mejorar la recaudación al modernizar sus tablas catastrales y eso ha incidido en un incremento gradual de ingresos. De no haberse invertido en ello, el Ayuntamiento registraría cifras deficitarias que encenderían alertas.

Las viviendas abandonadas, explica, están consideradas dentro del padrón de morosos, pero no hay nadie que responda por ellas por el hecho de estar en el abandono. La tesorera explica que aunque las fincas están bien ubicadas, su recuperación es difícil. Hoy son entre 18 mil y 20 mil las cuentas en esa condición, de un total de 320 mil. Esto es, el 6.2 por ciento.

Entre 2013 y 2017, Tlajomulco ha autorizado la prescripción de siete mil cuentas urbanas, por un monto de 16.3 millones de pesos. Es, acepta la funcionaria, un golpe a las finanzas del municipio, pero que puede sortearse en función de que se mejora la labor de cobranza.

“En el 2014 y 2015 teníamos un 44% de cuentas pagadas y ahorita estamos en un 54%. Nos hemos ido recuperando. Al final de cuentas la labor de esta Tesorería claro que es recaudar, pero los beneficios en la ley no podemos hacerlos a un lado. Lo que nosotros queremos es que (los contribuyentes) se pongan al corriente”.

El 6.2% de las cuentas de Tlajomulco corresponden a fincas abandonadas. EL INFORMADOR/Archivo

LA VOZ DEL EXPERTO

“Estiran la mano”

Sergio Sánchez Enríquez (profesor del Departamento de Auditoría del CUCEA)

Si los municipios del Área Metropolitana de Guadalajara han permitido crecer sus cifras de morosidad, es porque no han emprendido un esfuerzo real para reducirlas. Especialmente porque “para ellos es más cómodo extender la mano y trabajar con las partidas estatales y federales”.

En la opinión del experto, esa forma de operar les ha resultado más redituable en función de que así no se preocupan por invertir demasiados recursos en labores de cobranza. Y esa práctica no es novedosa, pues los Ayuntamientos, afirma, tienen al menos 25 años operando bajo esa lógica.

Otro negativo está en que cada administración establece una estrategia que descontinúa la que puso en marcha la gestión anterior. Y eso genera tanto confusión como cansancio en los contribuyentes, quienes finalmente optan por no pagar sus impuestos.

Eso sin contar que hay muchos ciudadanos que, desde su formación en familia, optan por no pagar sin que exista razón alguna, lo que va en detrimento de la calidad de los servicios que todos reciben. “Es una falta de cultura, de preparación. Lo más sencillo es quejarse de los servicios y no pagar por ellos”.

Los más de 10 mil millones de pesos que se adeudan en la metrópoli, concluye, lucirían muy bien en áreas como la educación.

“Imagina cuántas escuelas y de qué calidad tendríamos, pero la responsabilidad es también del Gobierno, y un ingreso como el predial eventualmente permite que haya empresas que no paguen o que tienen concesiones”.

GUÍA
Aplican prescripción
De acuerdo con el Artículo 61 de la Ley de Hacienda Municipal de Jalisco, los impuestos pueden extinguirse por prescripción en un término de cinco años; esto es, que el municipio podrá nulificar el pago si no cobró o emitió notificaciones durante ese periodo.
Los contribuyentes tendrán que solicitar ante la Tesorería que se declare la prescripción de algún crédito fiscal a su cargo, aunque la autoridad municipal deberá analizar en cada caso si, en efecto, el pago nunca fue requerido dentro del plazo en mención.

En Guadalajara, sólo 10 cuentas deben 212.2 MDP

En Guadalajara hay de deudores a deudores. Mientras Anaís Valtierra sufre del estómago por la presión de pagar de inmediato cada vez que inicia el año y recibe su notificación de pago por impuesto predial (que regularmente asciende a poco más de mil pesos), hay quienes dejan que el adeudo se acumule hasta que los miles se convierten en millones.

Por ejemplo, el primer lugar en el ranking de morosos en el municipio capital es de una cuenta que debe 29.8 millones de pesos (MDP) y que, según información concedida por el municipio, se encuentra en la colonia Providencia.

La segunda posición acumula un adeudo de 29.6 millones, y la tercera debe 25.9 millones. Pero en suma, las 10 cuentas de personas físicas y jurídicas con mayor adeudo en los registros de la Tesorería de Guadalajara suman 212.2 millones de pesos.

Esto es, que sólo en 10 cuentas se concentra una cuarta parte de los 794.1 millones del total de la cartera vencida del municipio capital.

David Delgado, el director de Ingresos, reconoce que el adeudo total es alto, pero tampoco algo que no se pueda manejar. “No digo que estemos bien o que no haya rezago, pero está dentro de un rango regular”.

A través de dos despachos y la Dirección de Ingresos, el Ayuntamiento tapatío se ha impuesto metas de recaudación que rondan los 122.7 millones para esta administración, lo que equivale a un 10% de los mil 030 que ingresó en 2017 a través de las recaudadoras.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina de los programas de los Ayuntamientos para que los contribuyentes actualicen sus deudas del impuesto predial?

Participa en Twitter en el debate del día @informador