Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 11 de Diciembre 2018
En el Auditorio Benito Juárez, los migrantes centroamericanos que llegaron desde la tarde de ayer a la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) tendrán baños, agua, cocina, gas, alimentos y unas mil colchonetas en las que podrán descansar. EL INFORMADOR / F. Atilano
Jalisco

Llegan a albergue primeros migrantes de caravana

El primer bloque arribó desde la tarde y está integrado por 351 viajeros; Protección Civil se prepara para el ingreso de hasta tres mil 

El Informador

Josué llegó al Auditorio Benito Juárez en un primer camión con inmigrantes hondureños. Estuvo escoltado por autoridades estatales desde su ingreso a la ciudad. “Allá no hay trabajo, desde hace tres años que no tengo uno. Quiero ir a Estados Unidos a trabajar”, dijo durante su paso por la Autopista a Zapotlanejo.

Está desesperado por el desempleo y la inseguridad de su país natal. Eso lo obligó a aventurarse en territorio mexicano con la esperanza de que al llegar a Estados Unidos le den asilo. “Allá hay mucha delincuencia, pero estoy dispuesto a trabajar de lo que sea… mientras no sea trabajo sucio”.

Ayer arribaron a la metrópoli los primeros migrantes de la caravana que entró al país por la frontera con Guatemala el pasado 19 de octubre. Tras su salida de Querétaro durante la madrugada de ayer, estuvieron en el albergue habilitado en el Auditorio Benito Juárez, en Zapopan, minutos después de las 16:00 horas.

Un grupo de policías estatales los recibió a las 14:00 horas en la caseta de La Laja y de allí los trasladó en camionetas hasta una estación de servicio en la Calzada Lázaro Cárdenas, entre las avenidas Patria y Revolución, donde abordaron camiones de la Fuerza Única que los llevaron directo al inmueble.

Hasta anoche, la Secretaría General de Gobierno indicó que ya habían recibido en este espacio a 351 personas: 295 hombres, 39 mujeres y 17 menores.

Trinidad López Rivas, director de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos Jalisco (UEPCBJ), informó que están preparados para la llegada de hasta tres mil personas.

Juan, uno de los viajeros, explicó que fue durante su estancia en Querétaro cuando acordaron llegar a Guadalajara, pues aunque se trata de la ruta más larga, es también la más segura.

“Allá hay mucha delincuencia, pero estoy dispuesto a trabajar de lo que sea… mientras no sea trabajo sucio”.

Su intención es permanecer hoy en la ciudad y continuar mañana su camino hacia la frontera, pues por ser un día de descanso no creen que haya tráileres cuyos choferes les puedan dar un aventón.

Mientras, en el Auditorio Benito Juárez los centroamericanos contarán con baños, agua, cocina, gas, alimentos y unas mil colchonetas en las que podrán descansar; también se habilitó un hospital móvil y habrá 10 ambulancias disponibles para atender cualquier emergencia.

Además, hay un médico general, un dermatólogo, un ginecólogo y un pediatra preparados para cualquier servicio, así como un centro de acopio para recibir alimentos y agua.

Algunas personas se han solidarizado con ellos y les han ofrecido un poco de apoyo. EL INFORMADOR / F. ATilano

Un albergue confinado y bajo resguardo policíaco

Poco antes de la una de la tarde llegaron las primeras autoridades al Auditorio Benito Juárez, inmueble que fue habilitado como albergue para la caravana migrante durante su paso por la ciudad. Ya los responsables del operativo se habían reunido para discutir, a puerta cerrada, las acciones que emprenderían de cara a su llegada.

La fiscal, Marisela Gómez, el secretario General, Roberto López, y el director de Protección Civil del Estado, Trinidad López, decidieron que, salvo los funcionarios o migrantes, cualquier ingreso a ese espacio quedaría restringido.

Afuera, los camiones cargados con vallas ya se habían estacionado. Ocuparon la calle Mariano de la Bárcena, desde el Periférico hasta la calle Frontenis. Poco a poco cercaron la zona hasta abarcar la media luna frente al auditorio.

Escoltado por patrullas de la Fuerza Única, el primer camión llegó poco después de las cuatro de la tarde con unos 50 viajeros a bordo. Todos se mostraron alegres. Con celeridad, los uniformados los dirigieron hacia la rampa de ingreso al auditorio, por donde entraban en fila para ser registrados uno por uno.

Pocos minutos después, otro camión y una camioneta de transporte de personal llegaron con otras 60 personas, quienes también fueron enviadas en fila al ingreso del foro del auditorio de Zapopan.

Aproximadamente una hora después llegó un tercer camión junto con tres camionetas, pero en esa ocasión no todos los pasajeros ingresaron; alrededor de 15 decidieron permanecer afuera: Alexander y Juan entre ellos.

“Estamos viviendo en un narcoestado dirigido por Juan Orlando Hernández en Honduras. Aparte de que estamos siendo perseguidos por ‘maras’ y pandillas, estamos siendo perseguidos por la Policía Nacional”.

Juan agradeció el apoyo del pueblo mexicano, pues, dijo, lo han recibido con los brazos abiertos. “Sabemos que hay personas de buen corazón, sobre todo los traileros.

Pero su euforia redujo cuando Alexander lo llamó para indicarle que uno de sus compañeros, quien sí entró al auditorio, se quejaba porque no lo dejaron salir. “Sólo quisieron salir a comprar comida”.

Esa situación los hizo quejarse. “Derechos Humanos nos extendió un documento donde nos dice que podemos circular libremente en México. Si nosotros queremos nos vamos; no significa que porque nos trajeron en bus, aquí nos van a tener”.

Tras divulgar la situación, el director de Protección Civil, Trinidad López Rivas, informó que las vallas se colocaron por seguridad de los migrantes, a quienes finalmente se les permitió salir del auditorio… en tanto lo hicieran en grupos y con escolta de la Policía estatal. 

"No migran por gusto; es una necesidad"

Entrevista a Mauricio Pineda, Coordinador  General de FM4

Desde hace 11 años, la organización FM4 Paso Libre ha apoyado a miles de migrantes en su paso por Jalisco, brindándoles una atención integral para continuar su camino. Surgió por iniciativa de un grupo de estudiantes que ayudaban a las personas en situación migratoria que se concentraban en los puntos próximos a las vías del tren la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Fue en 2009 cuando FM4 Paso Libre se constituyó como una A.C. y un año después abrió el primer centro de atención al migrante, ofreciendo alimento, ropa, servicios de higiene y llamadas telefónicas a todo aquel migrante que lo requiriera.

Hasta ahora, más de 37 mil viajeros han sido atendidos en el Centro de Atención a Migrantes y Refugiados, donde además de tener un lugar para pasar la noche reciben acompañamiento médico, psicológico y hasta jurídico.

Desde su experiencia dentro de la organización, Mauricio Pineda, el coordinador general de FM4, explica la situación que vive la caravana centroamericana durante su paso por México y cómo se puede entender al fenómeno.

Mauricio Pineda, Coordinador de FM4. ESPECIAL

¿Cuáles son los apoyos que brinda FM4 a los migrantes que acuden a la asociación?

Una atención integral de acuerdo a sus necesidades, que va desde recibirlos, brindarles alimento, un espacio donde pasar la noche, donde descansar, un cambio de ropa, una llamada telefónica, hasta acompañamiento jurídico en su proceso legal y, en caso de ser positiva, su solicitud de visa formalmente en México si así lo desean. Se les ofrece ayudarlos a encontrar un empleo, dónde vivir y una inserción cultural a la ciudad.

 ¿Quiénes son los migrantes a los que recibe la organización?

Podría dividirlo en dos grupos: las personas que van en tránsito y que pasan por la Zona Metropolitana de Guadalajara, que no tienen pensado quedarse, que buscan llegar a la frontera con Estados Unidos, e incluso los que van de un Estado a otro. Ellos, lo único que piden, es atención humanitaria básica: un lugar para descansar, donde bañarse, donde comer, ropa y llamadas telefónicas. Un segundo grupo son las personas que están en una solicitud de refugio, quienes además reciben acompañamiento psicológico y jurídico, y en su momento la inserción social porque están llegando a un lugar donde no conocen su cultura.

¿Desde su experiencia, cuáles son las causas que los han obligado a migrar a otro país?

Son dos causas las que hemos detectado: una, la violencia estructural que viven en sus países, y que desafortunadamente no nos es extraña ni nueva en México. A lo mejor era algo lejano escuchar de las “maras”, de los derechos de piso, los secuestros y una serie de cosas que sabemos que aquí ya pasa lo mismo. Por ejemplo, en el caso de Centroamérica, si no te integras a la “Mara” te amenazan con matarte o matar a tu familia. Ese tipo de situaciones son razones fundamentales por las que dejan su país.

El segundo es la pura cuestión económica. No hay trabajo, los salarios son muy bajos y se encuentran en la pobreza o buscan reunirse con algún familiar que ya esté en México o en Estados Unidos. Básicamente buscan tener una estabilidad que ya no les pueden brindar en los espacios donde se encontraban.

“Derechos Humanos nos extendió un documento donde nos dice que podemos circular libremente en México. Si nosotros queremos nos vamos; no significa que porque nos trajeron en bus, aquí nos van a tener”.

Con base en lo que ha vivido en la organización, ¿qué está ocurriendo con la caravana migrante?

Es un tema muy complejo. Se le ha llamado la caravana migrante, pero nosotros creemos que es un éxodo humano o un desplazamiento forzado. La caravana no se está yendo porque (quienes la integran) quieren irse y dejar a su familia, su casa o su país; se ven forzados a sufrir todo lo que están viviendo en el trayecto, esa incertidumbre de no saber a dónde van. Esta caravana le está dando visibilidad a un fenómeno que ya existía desde hace años, y a pesar de que la mayoría ha planteado su deseo de llegar a Estados Unidos, no todos quieren hacerlo. Sin embargo, otra parte está abierta a quedarse si encuentra un lugar donde pueda encontrar mejores condiciones para vivir.

¿Cómo se puede crear conciencia ciudadana sobre este fenómeno?

Debemos entender que también son personas con necesidades, con familia, con alegrías, tristezas, sufrimientos y que, como nosotros, tienen el derecho de encontrar un mejor lugar para una mejor vida. Si nuestros propios paisanos se han visto en la necesidad de dejar su país, su lugar de origen por problemas como el crimen organizado o la pobreza que hemos visto y alguien les dijera: “No, quédate donde estás; no tienes derecho a moverte”, todos tendríamos claro que es algo inhumano. Debemos ampliar esa visión de dejar de limitar el derecho de alguien que busca una vida más digna. También debemos de dejar de criminalizar a las personas migrantes, pues hay un miedo al qué puede pasar, pero en medida que entendamos que en este grupo vienen seres humanos con necesidades, también va cambiando la percepción.

“Allá las cosas no están buenas para sobrevivir, está muy difícil la vida. Este Gobierno que tenemos nos la está poniendo difícil para podernos mantener y ganar nuestro dinero para la familia”. 

¿Cuáles son los principales obstáculos o riesgos que puede enfrentar la caravana en su paso por Jalisco?

Uno de ellos es la reacción que pueda tener la sociedad civil. (Lo mejor sería) que las personas puedan recibirlos y brindarles su apoyo y desde allí se haga una presión para que las autoridades y el Estado mexicano cumplan con su obligación de brindarles la ayuda humanitaria, porque es el Estado mexicano el que tiene la obligación de que estas personas tengan un trato humanitario; eso lo dice la Constitución y los tratados internacionales, independientemente de su nacionalidad, género u origen étnico. Otro de los retos importantes es que no sabemos qué vaya ocurrir cuando se vayan acercando a la frontera; hemos estado revisando y tratando de ver que no exista una manipulación política o trato inhumano que se imponga a sus derechos principales, porque esto también es un riesgo.

¿Cómo se puede apoyar a la caravana?

Presionar a las autoridades y apoyar iniciativas de apoyo a la caravana. Al hacerlo, lo que estamos buscando es que se les brinde ayuda humanitaria y se respeten sus derechos. Ellos ya decidirán, de acuerdo a las necesidades que se les vayan presentando, dónde pueden tener una vida más digna. Además, pueden apoyar a las instituciones especializadas en temas de migración, estar al pendiente de sus necesidades y acercar la ayuda que les sea posible; desde voluntariado, algo en especie, hasta donativos, porque los albergues también necesitamos la ayuda de la sociedad. Todos tenemos derecho a migrar y todos alguna vez hemos migrado.

Algunos migrantes se han dispersado pero cerca de 400 se han refugiado en el Auditorio Benito Juérez. EL INFORMADOR F. Atilano

Testimonios de la caravana

El Gobierno se la pone difícil

EL INFORMADOR / F. Atilano

René Vázquez tenía ya seis meses sin empleo en su natal Honduras, donde fue campesino y hasta empleado en una empresa de seguridad, pero se acabó. Quiere llegar a Estados Unidos, donde puede ser recibido por familiares, y después poder mandar dinero para sus tres hijos, quienes se quedaron en su país.

“Allá las cosas no están buenas para sobrevivir, está muy difícil la vida. Este Gobierno que tenemos nos la está poniendo difícil para podernos mantener y ganar nuestro dinero para la familia”. Aunque considera que su viaje ha sido duro, y sabe que la frontera ha sido reforzada, René confía en que podrá ingresar a la Unión Americana.

EL INFORMADOR / F. Atilano

La crisis en Honduras ‘es perra’

Marco Javier Gómez Ramos dejó a su esposa y a su hijo en su país para alcanzar el mismo objetivo que persiguen quienes viajan con él: entrar a Estados Unidos y trabajar. “Es que está muy perra la crisis; no hay dinero. Allá el Gobierno no nos da empleo y por eso salimos de nuestro país a buscar una vida mejor”.

Se dijo “muy agradecido” por el trato que le han dado en México durante su recorrido. “La gente mexicana nos ha tratado bien”. Comentó que no se han detenido en ninguna ciudad, pues solamente van de lugar en lugar por la carretera. “Sólo vamos de pasada, sólo para descansar y salimos”.

“Allá, ni educación hay”

EL INFORMADOR / F. Atilano

 Alexander viaja en la caravana convencido de que llegará a Estados Unidos. Su camino, dice, ha sido largo, pero decidió recorrerlo porque son pocas las oportunidades que hay en su país. “Está muy difícil la vida, no hay trabajo, las empresas cerraron porque no hay trabajo, no hay empleo”.

Se quejó porque en su país, cuando logran trabajar en alguna actividad, lo deben hacer bajo un esquema en el que se les contrata por tres meses para, cubierto el ciclo, despedirlos. Eso elimina las pocas oportunidades que hay.

“Nosotros tenemos familia y tenemos que buscar un futuro para darles una buena educación; ni educación hay allá”, contó.

La mayoría de los migrantes que transitan al año por nuestro país son hondureños. EL INFORMADOR / F. Atilano

Éxodo eterno

De acuerdo con el coordinador de FM4, en México transcurren de 300 mil a 500 mil migrantes al año, ya sea que tengan como destino Estados Unidos o que vayan de regreso a sus países. Siete de cada 10 de ellos son de nacionalidad hondureña, y más de 15% de ellos son salvadoreños y guatemaltecos; 10% son mexicanos y el resto corresponde a nicaragüenses, cubanos y ciudadanos de otras nacionalidades.

EU, la meta

Este martes, la caravana migrante cumplirá un mes en tránsito hacia Estados Unidos. El movimiento partió el 13 de octubre desde San Pedro Sula, Honduras, y poco a poco se fue nutriendo con nuevos grupos que se sumaron al colectivo original. El 19 de octubre, miles de migrantes centroamericanos cruzaron la frontera con México y han recorrido Chiapas, Oaxaca, Veracruz y la Ciudad de México. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha advertido que la “invasión”, como la ha calificado, no entrará a su país, y para dicho fin ha ordenado al Ejército reforzar su frontera con México.

Abren centros de acopio

Para asistir a la comunidad centroamericana en su paso por la metrópoli, el Gobierno del Estado solicitó a los ciudadanos tapatíos donar, preferentemente, alimentos no perecederos y/o comida caliente. Las donaciones se recibirán en el Auditorio Benito Juárez, que se habilitó como albergue. FM4 Paso Libre, la organización de atención a personas migrantes, también pidió el apoyo con insumos básicos y ropa.  

También el Ayuntamiento de Guadalajara habilitó un espacio para recibir insumos y apoyar así a la caravana migrante. El Gobierno municipal aprovechó el evento musical que se realizó ayer sobre la Avenida Chapultepec para ubicar un punto de acopio entre las avenidas La Paz y López Cotilla. Se pidió apoyo con agua embotellada, toallas sanitarias, papel higiénico y gel antibacterial.