Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 24 de Septiembre 2018
Jalisco | Los habitantes del nuevo fraccionamiento comienzan a integrarse

Transporte a San Gonzalo, el gran ausente para reubicados

Las familias provenientes de Nextipac, damnificadas por las grietas, han encontrado dificultades para inscribir a sus hijos en escuelas cercanas pues están saturadas

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- El anonimato de un corazón que resguarda en sigilo las iniciales de una pareja y su permanencia en uno de los muros de roca junto al área de juegos infantiles, es tal vez la mejor prueba de la vida que ha comenzado a llenar las calles y los hogares antes vacíos del fraccionamiento de Jardines de San Gonzalo, una nueva zona habitacional que padece por la falta de una ruta de transporte público cercana al fraccionamiento.

Los habitantes de este lugar tienen que recorrer hasta cuatro kilómetros por la Avenida Copalita hasta la Carretera a Tesistán para poder abordar un camión.
El 29 de junio las familias que ahí habitan cumplirán cuatro años de haber conocido el fenómeno geológico en la zona de Nextipac, por el que existen fracturas subterráneas que de llegar a la superficie pueden generar grietas de más de un kilómetro de longitud, como las de aquella ocasión.

>

Las familias en el fraccionamiento prefieren mirar hacia delante. Por eso algunas casas han dejado atrás lo impersonal que resultaba el color blanco de sus fachadas por otros mucho más llamativos, como el naranja y el verde. Al fin se apropiaron de sus viviendas, y lo hicieron, más que con una escritura, con las flores que ahora adornan sus jardines frontales o las cortinas que se muestran en sus ventanas. 

>

Sin embargo, nadie puede ignorar lo reducido del espacio habitable. Saben que el Ayuntamiento de Zapopan aprobó la entrega de dos paquetes de materiales para la construcción de dos cuartos más en la parte trasera de lo que técnicamente son pies de casa, y esperan que sea muy pronto el día en que lleguen esos apoyos. 
Como Ana González Pacheco, quien comentó “Si, nosotros ya estamos aventajando abriendo el suelo para los cimientos, para que el día que nos traigan el material podamos avanzar más rápido”. Su familia es de cinco miembros.

La cuestión del espacio es mucho más apremiante en otros casos, como el de Mildardo Ramírez, con una familia de nueve integrantes. Él ha iniciado los trabajos para construir una barda en su jardín de enfrente, consideró apropiado erigirla de un metro de altura a los costados y la instalación de un barandal para su ingreso. Todavía no ha decidido si aceptará los dos paquetes de material o solamente uno y el valor del otro en efectivo, una alternativa que será ofrecida por la Dirección de Desarrollo Social de Zapopan.
A Luz Elena Aguirre lo que le preocupa es la proximidad del temporal de lluvias, lo que complicaría las labores de construcción para la ampliación de su casa

En términos generales las familias consultadas en Jardines de San Gonzalo perciben claramente las diferencias en las condiciones del entorno irregular que habitaban antes del surgimiento de las grietas y el que ahora encuentran en las nuevas viviendas.

>

Ana González Pacheco, por ejemplo, vivía en Prados de Santa Lucía y comentó: “Está mucho mejor aquí, allá no había servicios: no había, agua, luz, pagábamos mucho por que nos pasaran luz unos vecinos; no teníamos nada, era como un potrero se puede decir”. También hablaron de la presencia constante de elementos de la policía de Zapopan.

¿Y el transporte y las escuelas?

No obstante hay dos necesidades muy sensibles para las cuales solicitaron la respuesta de la autoridad municipal y estatal. La primera tiene que ver con la falta de una ruta de transporte público cercana al fraccionamiento. Actualmente cualquiera de sus habitantes tiene que hacer un recorrido cercano a los cuatro kilómetros por toda la Avenida Copalita hasta llegar a la Carretera a Tesistán para encontrar un camión.

>

Las afectaciones por el incumplimiento en el servicio público de los representantes de la Ruta 632 que no llega más a la colonia Lomas de San Gonzalo –vecina al fraccionamiento- ha afectado a toda la zona circundante.  
La otra problemática de importancia que enfrentan es la saturación en los planteles escolares cercanos a Jardines de San Gonzalo y que vuelve inviable en ellos la inscripción de sus hijos para así poder reducir las distancias que actualmente enfrentan para llevarlos a la escuela.

Lo que vive Ruby Gutiérrez Gallegos es sin duda ilustrador. Aunque ya no es temporada de Vía Crucis, cada día debe llevar a sus hijos a una escuela muy cercana a la estación del Tren Eléctrico La Aurora, una antes de arribar a Tetlán, la última estación de la Ruta Dos, en el Oriente de Guadalajara. O el caso de Mildardo Ramírez, pues algunos de sus hijos permanecen en escuelas en el poblado de Santa Lucía.     

>

La Dirección de Desarrollo Social de Zapopan había señalado que acompañaría a las familias damnificadas en el proceso para reubicar a sus hijos en los planteles escolares cercanos. Ana González Pacheco, por su parte, aseguró que la dependencia le señaló que la búsqueda de los planteles debía hacerla ella misma.  
 
Ruta 632, ni sus luces

El 12 de septiembre de 2007, José de Jesús Mejía Mendoza, director general de Transporte Público de la Secretaría de Vialidad del Estado, autorizó a través del oficio DGTP/1500/2007 al Sistema de Transporte Colectivo de la Zona Metropolitana (Sistecozome) para que la Ruta 632 llegara hasta Lomas de San Gonzalo, punto vecino al Fraccionamiento Jardines de San Gonzalo.

>

Sin embargo, los camiones de la ruta cumplieron solamente hasta los días finales del mes de noviembre de 2007, y a la fecha no han restablecido el servicio. El 18 de diciembre de 2007, representantes vecinales de Valle de Nuevo México, Jardines de Nuevo México, Rinconada de la Primavera, Lomas de San Gonzalo I y II, Vicente Guerrero, Prados de San Gonzalo y los Encinos denunciaron por escrito ante José Manuel Verdín Díaz, secretario de Vialidad, el incumplimiento de la Ruta 632.

>

No obstante, y según lo dicho por Francisco Ubiarco Ruvalcaba y Marco Antonio Sánchez  Hernández, presidentes vecinales de Valle de Nuevo México y Vicente Guerrero Segunda Sección, respectivamente, la dependencia estatal nada hizo para reestablecer el servicio de transporte público.

>

Por ello, fueron ellos mismos los que comenzaron a gestionar con representantes de la Ruta 633 para que ingresen hasta Jardines de San Gonzalo lo cual consideran cercano a realizarse pues las negociaciones han sido positivas y es probable que se llegue a un acuerdo en los días de esta semana.

>

Ellos también forman parte del movimiento vecinal en las inmediaciones de la Carretera a Tesistán que impulsa el aprovechamiento de una sección disponible del predio municipal de Jardines de San Gonzalo para la construcción de un corredor educativo que incluya preescolar, primaria, secundaria y preparatoria.

>

Telón de fondo

Inversión de 64 MDP

Hasta el momento ya se han entregado 98 viviendas en Jardines de San Gonzalo, de un padrón de beneficiarios de Nextipac que contempla a 141 familias. El objetivo del Ayuntamiento es que la totalidad de las viviendas sean sorteadas en lo que resta de este año. Con los recursos federales que se destinaron para el fraccionamiento –ejecutados por la Secretaría de Desarrollo Urbano del Estado- que ascendieron a 34 millones 220 mil pesos, y el predio que donó el Ayuntamiento valuado en 30 millones de pesos, se puede decir que el fraccionamiento de carácter social, que podrá albergar a 170 familias de escasos recursos, representa en su valor poco más de 64 millones de pesos. 

>

Las tienditas

Con la carencia de tiendas de abarrotes en el fraccionamiento han comenzado a aparecer algunas al parecer irregulares dentro de viviendas. En una de ellas, los comerciantes residentes, luciendo desconcertados, aseguraron que los productos que muestran en estantes por las ventanas no están en venta al público, lo que pasa, dijeron, es que su familia es muy numerosa.
Las personas deben recorrer una brecha de aproximadamente 500 metros para llegar a Lomas de San Gonzalo, donde sí hay tiendas. La diferencia de altura ha originado que las personas del fraccionamiento se refieran a su ubicación como “acá abajo”, y a la zona cercana a la Carretera a Tesistán, como “allá arriba”.

Cada una de las viviendas del fraccionamiento Jardines de San Gonzalo, ya con sus nuevos habitantes, va tomando su propia fisonomía, plasmando el gusto de las familias damnificadas por las grietas de Nextipac que fueron reubicadas.

Rutas de transporte y escuelas cercanas con disponibilidad para recibir a los menores en edad escolar, son dos de las principales demandas de los nuevos inquilinos de San Gonzalo. Las distancias que deben recorrer todavía son kilométricas.


EL INFORMADOR/ REDACCIÓN

31-03-2008  09:30 LNA

Temas

Lee También

Comentarios