Lunes, 20 de Enero 2020
Jalisco | El cuerpo había sido atado y su boca amordazada

Dos hombres asesinados en el Estado

A las 05:40 horas, una movilización policial tuvo lugar en los cruces de las calles (San Lorenzo) Tepeyac y Misión San Francisco

Por: EL INFORMADOR

ZAPOPAN, JALISCO.- Durante la madrugada del sábado, una persona falleció tras las agresiones que sufrió con un arma blanca en el municipio de Zapopan, en tanto que otra más fue hallada sin vida en La Barca.
 
A las 05:40 horas, una movilización policial tuvo lugar en los cruces de las calles (San Lorenzo) Tepeyac y Misión San Francisco, de la colonia Residencial Plaza Guadalupe, en la ex Villa Maicera.

Y es que, oficiales zapopanos informaron que sobre la banqueta se hallaba un hombre sin vida, identificado extraoficialmente por una mujer como “Gabriel”, al cual se le apreciaba una herida producida por un objeto punzo cortante. Además, se informó que presentaba traumatismo cráneoencefálico.

Los activos zapopanos informaron que en las cercanías del lugar recibieron informes de una dama, de nombre  Nancy Ramírez, quien comentó a los uniformados que el occiso y su ex novio, Ramón Macías Morales, se encontraban en estado de ebriedad cuando fueron a verla pocas horas antes.

Repentinamente, su anterior pareja sentimental comenzó a mostrarse agresivo con ella, llegando incluso a golpearla; por lo que “Gabriel” intercedió a su favor, pero Macías Morales, enojado, lo golpeó en la cabeza con un arma blanca, para después huir del sitio.

“Gabriel” se sintió malherido y salió caminando para, presumiblemente, abordar un taxi e ir a atenderse en su lesión, pero sólo pudo andar por aproximadamente 50 metros, ya que luego desfalleció, dejando un rastro de sangre tras su paso.

El segundo hecho tomó cauce luego de que policías municipales de la Barca, encontraran a la altura del kilómetro 399 de la carretera a Morelia, en la comunidad de Zalamea, los restos de un sujeto que había sido abandonado, y cuya principal característica es que la indumentaria que llevaba puesta correspondía a una mujer.

Se presume que el finado —quien aparentaba una edad de 25 años— podría haber sido ejecutado, pues presentaba varios impactos producidos por un proyectil de arma de fuego en toda su anatomía; peritos forenses indicaron que podría haber sido ultimado 10 horas antes de ser encontrado.

El cuerpo había sido atado y su boca amordazada. Vestía una blusa color negra y se hallaba maquillado en sus ojos, mejillas y labios; no se encontraron documentos que sirvieran para su identificación.
Personal de la Procuraduría de Justicia ya ha abordado ambos casos, a fin de iniciar con las indagatorias que lleven al arresto de los causantes de estas muertes.

Temas

Lee También