Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Octubre 2019
Jalisco | En jardineras del lugar plasmaron dos consignas “ecologistas”

Dejan explosivo casero a la entrada de un edificio

Luego del hallazgo, no se registraron afectaciones materiales, ni lesiones a personas, ya que el dispositivo no llegó a estallar

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- A las puertas de ingreso de un edificio en el que se encuentran las oficinas corporativas de varias empresas, entre ellas las de laboratorios “Novartis”, fue dejado un artefacto explosivo de fabricación casera.

Al tratar de ingresar, empleados que laboran en el edificio ubicado en Pedro Moreno 1677, a su cruce con Marsella, se percataron de que en el ingreso había un artefacto explosivo, por lo que rápidamente llamaron a las autoridades.

Elementos del Grupo Lobos, de la Policía Municipal de Guadalajara, arribaron al lugar con su escuadrón canino, detector de artefactos explosivos; también acudieron de la Policía Estatal, del grupo de explosivos, y bomberos tapatíos.

Más tarde, el artefacto fue recogido del piso y depositado en un recipiente blindado que elementos del escuadrón de explosivos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) llevaban a bordo de una camioneta tipo Van. Oficiales de las mismas corporaciones se percataron que en dos bardas de las jardineras de la edificación había dos textos plasmados con aerosol, mismos que decían: “Novartis deja de torturar animales” y “Novartis cierra con HLS”.

El director de la Policía Auxiliar y Servicios Privados de Seguridad, Hernán Guízar, expuso: “Al arribar al lugar realizamos el aseguramiento del artefacto. Posteriormente revisamos la estructura, no sin antes valorar el objeto por parte de personal del área de artefactos explosivos, quienes ya lo retiraron. Ahora vamos a las instalaciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses para revisar el artefacto de manera minuciosa. De momento podemos decir que es un artefacto extraño, están encintados y pensamos que sean latas de gas butano o acetileno”.

Subrayó que no hay antecedentes: “En lo que respecta aquí, en Guadalajara, en Jalisco, no se había registrado algún hecho similar, con las características de los artefactos, en este caso con gas butano, pero en la Ciudad de México, allá se han suscitado varios atentados de similares características”.

El lugar fue desalojado durante varias horas para evitar posibles lesiones a los trabajadores.

Los hechos son ahora investigados por la Procuraduría estatal de Justicia, que obtuvo los videos de seguridad del edificio, mismos que presuntamente habrían sido manipulados, ya que en las cintas se observa un “brinco” de imágenes en el momento en que aparecen los artefactos en las puertas de ingreso.
 
PARA SABER

- ¿Cómo estaba compuesto el artefacto explosivo?

Fueron encontradas cinco latas de 750 mililitros de gas butano, las cuales estaban agrupadas con cinta de color gris tipo industrial. Encima de éstas había varias velas consumidas parcialmente, las cuales, al momento de consumirse arrojaría cera caliente a los explosivos, y así provocarían las detonaciones. (Gráfico).

- ¿Qué es el gas butano?

Es un hidrocarburo saturado, parafínico o alifático, inflamable, gaseoso que se licúa a presión atmosférica a -0,5 °C, el cual está formado por cuatro átomos de carbono y por 10 de hidrógeno, cuya fórmula química es C4H10. También puede denominarse con el mismo nombre a un isómero de éste gas: el isobutano o metilpropano.
Como es un gas incoloro e inodoro, en su elaboración se le añade un odorizante (generalmente un mercaptano) que le confiere olor desagradable. Esto permite detectarlo en una fuga, porque es altamente volátil y puede provocar una explosión.
La principal aplicación del gas butano es la de combustible en hogares para la cocina y agua caliente, y en los mecheros de gas. No suele consumirse en grandes cantidades debido a sus limitaciones de transporte y almacenaje.

  En “Novartis” prefieren callar

Por lo ocurrido se buscó la postura de “Laboratorios Novartis”; en las oficinas de Guadalajara remitieron a la Ciudad de México, con el responsable del área de comunicación, Rodolfo Rosas, quien en voz de Alejandro Rojas, indicó que no hablarán del incidente.

Esta sede forma parte de una organización mundial de investigación dedicada al descubrimiento de medicamentos para tratar enfermedades y mejorar la salud humana.

En México, “Grupo Novartis” está conformado por Novartis Farmacéutica (medicamentos de patente), Sandoz (productos genéricos intercambiables), OTC (medicamentos de libre prescripción), CIBA Vision (proveedor de lentes de contacto de alta tecnología y productos para su cuidado), Novartis Vacunas y Diagnósticos (vacunas y productos de diagnóstico clínico.) y Novartis Salud Animal (al cuidado de la salud de mascotas y animales productivos).

Es un acto de provocación

Si bien cualquier posibilidad cabe en torno al móvil del artefacto explosivo que fue colocado la mañana de ayer, acompañado de pintas repudiando el maltrato a animales en los procesos de experimentación, lo menos probable es que se trate de un grupo ecologista radical. “Más bien podríamos hablar de un acto de provocación para desprestigiar a estos organismos civiles”.

Así lo considera el especialista en Movimientos Sociales de la Universidad de Guadalajara ( UdeG), Jorge Regalado Santillán, tras recordar que desde la década de los años 70, organismos de izquierda no han hecho uso de este tipo de artefactos, “y si así era, se adjudicaban de manera inmediata o avisaban, además de que se atentaba contra puntos más simbólicos del Gobierno, o la clase dominante de aquel momento”.

El señalamiento de Santillán, en torno a que a través de este evento se trata de sembrar el temor y desprestigiar movimientos civiles se sustenta en el 28 de mayo del 2004, y que califica como un “claro episodio en donde se dieron actos de provocación para que los grupos que se manifestaban en el marco de la III Cumbre América Latina, El Caribe, y La Unión Europea, fueran mal vistos ante la opinión pública”.

“Y esto sí es común, que grupos dominantes siembren el temor o ejerzan actos de provocación para boicotear manifestaciones sociales legítimas, y que a través de estos mecanismos deriven en la pérdida de legitimación de la opinión pública, y las clases menos informadas”, apunta el académico al referir, que por lo general, los grupos ecologistas no actúan poniendo o detonando artefactos explosivos.

Por su parte, Guadalupe Moreno González, directora de la División de Estudios Políticos y Sociales de la UdeG, apunta a que los actos de provocación o temor implantados por las clases dominantes, son recientes y comunes en el Estado de Jalisco y el país, como una forma disfrazada de enfrentar a los grupos que promueven causas y reivindicaciones distintas, y que podrían ganar rápido apoyo de la ciudadanía; en este caso,  consignas en pro del medio ambiente y preservación ecológica.

Temas

Lee También

Comentarios