Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017
Jalisco | El estudio referente a los sitios de inundación requiere una inversión cercana a los 600 mil pesos

Buscan recursos federales para complementar Atlas de Riesgo

La Dirección de Protección Civil de Zapopan quiere limitar zonas proclives a inundaciones para instalar alarmas, así como áreas con riesgo por sustancias químicas

ZAPOPAN, JALISCO.- La Dirección de Protección Civil de Zapopan anunció que está realizando gestiones ante la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), para obtener financiamiento con el fin de complementar el Atlas de Riesgo del municipio, principalmente en materia de inundaciones y accidentes químicos.

En el aspecto de inundaciones, el titular de la dependencia, Enrique Rivas Molina, indicó que el objetivo es desarrollar un estudio para la detección de los puntos o lugares en el municipio con mayor riesgo a presentar esa problemática, para que una vez conociéndolos con precisión, se proceda a la instalación de sistemas de alarma para la población.

El estudio referente a los sitios de inundación requiere una inversión cercana a los 600 mil pesos. “Estos estudios o este proyecto ya fue presentado a la Sedesol a través de los programas de Hábitat, en este momento básicamente nos falta nada más la formalización de la autorización”, declaró el funcionario.

Sin embargo, tampoco está definido qué cantidad podrá aportar la secretaría, pues se ha hablado tanto de una participación municipal del 30 al 40% del costo, así como de un posible financiamiento total por parte de la autoridad federal: “La última  entrevista con gente de la Sedesol nos señalaban la posibilidad de incrementar los recursos existentes en ese programa y pudiera ser que de ahí sacáramos el  (recurso) restante”.

Las características o el diseño del sistema de alarmas que busca instalar la Dirección de Protección Civil todavía no se determina, pues según dijo, esto deberá ser resultado de la información que arroje el estudio a implementar, pero sí adelantó qué es lo que necesitan de esas herramientas:

“Nosotros no estamos hablando ahorita específicamente de qué tipo de alarmas serían porque esto nos lo daría el propio estudio, de ahí partiríamos al estudio de la alarma, básicamente en este momento lo que nosotros buscamos con estas alarmas sería que nos midieran tanto la fuerza o capacidad de arrastre como la altura del agua que se nos fuera estancando, y debería cumplir para nosotros con dos sistemas de alertamiento: uno luminoso y otro sonoro”.

Un tercer requisito es que estas alarmas deben ser móviles: “Porque los riesgos para nosotros en Zapopan no es nada más identificarlos, sino también irlos eliminando, y entonces estas alarmas o semáforos -como se les quiera llamar-, tendrían que poderse reutilizar en nuevas zonas”.

Se refirió a las mejoras que se registraron durante el temporal de lluvias del año 2008, en el que zonas como la Carretera a Saltillo, Prolongación Federalismo o la colonia El Briseño, que anteriormente presentaban inundaciones muy graves, en esa ocasión no se dieron. “No dejamos de tener conflictos en la zona sur, pero ya fueron de muchas menores dimensiones”.  

La Sedesol está estudiando autorizar la realización de este estudio sobre sitios de inundación en dos polígonos del municipio, en las zonas de mayor marginalidad y con un potencial alto de riesgo, según lo refirió el funcionario, como “Las Mesas”, El Briseño, La Agrícola, Carlos Rivera Aceves y Santa Margarita, entre otras.
El riesgo químico.

De igual forma, la Dirección de Protección Civil está gestionando recursos para realizar un estudio similar pero con respecto a los riesgos químicos en el municipio de Zapopan, que podría costar aproximadamente 900 mil pesos.

Rivas Molina señaló: “Actualmente en el país ningún municipio tiene un atlas de riesgo químico, los más aventajados están en Nuevo León y sólo tienen la identificación del riesgo, dónde está; sin embargo, lo que nosotros hemos venido planteando con el asunto del atlas de riesgo químico no es nada más saber dónde está el riesgo, sino saber de qué tamaño tenemos el riesgo, si tengo una fuga de amoniaco que perímetro me va a afectar, a quién debo desalojar, inclusive ir a la simulación del hecho para estar prevenidos ante una contingencia”.

Temas

Lee También

Comentarios