Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 12 de Diciembre 2018
Internacional | La oposición a esa reforma fue uno de los ejes de una jornada nacional de protestas

Sarkozy decidido a mantener el rumbo de reformas pese a derrota electoral

Sarkozy consideró que la crisis impidió ver los efectos positivos de todo lo que se ha hecho y apeló a dar muestras de constancia

Por: AFP

PARIS, FRANCIA.- El presidente francés Nicolas Sarkozy reafirmó  el miércoles que "mantendrá el rumbo" de las reformas en su primera  intervención pública tras la derrota de la derecha en los comicios regionales,  luego de un pequeño cambio ministerial y de abandonar su emblemática tasa al  carbono.

"Nada sería peor que cambiar de rumbo, cediendo a la agitación propia de  los periodos electorales", sostuvo Sarkozy en su declaración al término del  consejo de ministros.

El contenido del mensaje estuvo destinado sobre todo al electorado que en  2007 lo llevó a la presidencia, estimaron observadores.

Sarkozy consideró que "la crisis impidió ver los efectos positivos de todo  lo que se ha hecho" y apeló a "dar muestras de constancia".

"Debemos continuar las reformas", sostuvo el mandatario galo que atraviesa  la mitad de su mandato con un índice bajísimo de popularidad.

"Ustedes me eligieron para sacar a este país del inmovilismo", enfatizó  Sarkozy para quien hay asuntos que "no pueden esperar más" como la reforma de  las jubilaciones y pensiones.

"Sé que es un asunto delicado, pero mi deber como jefe de Estado es  garantizar que sus jubilaciones tengan financiación", sostuvo Sarkozy  refiriéndose a una de las reformas que más rechazo genera en los franceses pues  prevé elevar la edad de la jubilación por encima de los 60 años.

La oposición a esa reforma fue uno de los ejes de una jornada nacional de  protestas y manifestaciones que el martes sacó a la calle a unas 800 mil personas convocadas por cinco grandes centrales obreras francesas (la mitad de  manifestantes según la policía).

Esa reforma "no saldrá adelante a la fuerza pero les prometo que  antes de seis meses las medidas necesarias y justas habrán sido adoptadas",  sostuvo.

El encargado de llevarla adelante será el nuevo ministro de Trabajo, Eric  Woerth, designado el lunes en el marco de una remodelación ministerial  limitada, destinada a aplacar los ánimos en el seno de la derecha, descontenta  con la política de apertura a la izquierda del presidente francés.

La derrota de la gobernante Unión para un Movimiento Popular (UMP, derecha)  en los recientes comicios regionales por 35% de los votos contra el 54% para  socialistas y ecologistas, encendió las luces de alarma en el Elíseo, cuando  faltan dos años para la elección presidencial de 2012.

Tras los cambios en el gabinete, Sarkozy dio marcha atrás a la tasa al  carbono -un impuesto impopular que preveía gravar las emisiones de carbono de  hogares e industrias- que meses atrás comparaba con "la descolonización, el  sufragio universal y la pena de muerte".

"Confirmo sin ambigüedad nuestra elección de una fiscalidad ecológica pero  subordino la creación de una tasa carbono interna a una tasa en las fronteras",  es decir europea, dijo Sarkozy, aunque la posibilidad de una gravamen europeo a  las emisiones de CO2 es muy lejana en la realidad.

El abandono de la tasa al carbono, adelantada el martes por el primer  ministro Francois Fillon a los diputados de la UMP, generó desconcierto entre  los ecologistas y en la prensa y alivio en dos poderosos colectivos en Francia,  los empresarios y los agricultores.

"Sería absurdo gravar a las empresas francesas dando una ventaja  competitiva a las empresas de países contaminantes", justificó Sarkozy.

Sin pelos en la lengua, el diario francés La Tribune consideraba el  miércoles que lo ocurrido con "la tasa carbono quedará como la caricatura del  método Sarkozy".

Su rechazo al "desmantelamiento de la Política Agrícola Común" (PAC), las  reformas "estructurales" en la salud, la seguridad como "prioridad" y su apoyo  a prohibir mediante una ley la burqa (velo islámico integral), fueron otros de  los asuntos mencionados por Sarkozy, que terminó su declaración con solemnidad  comprometiéndose "totalmente" a brindar, en los "próximos dos años los  resultados que los franceses esperan".

Temas

Lee También

Comentarios