Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017
Internacional | El suceso añadía más problemas para el futuro de los osos panda

Los osos panda también se intentan recuperar del terremoto de Sichuan

En el distrito de Wenchuan de la provincia de Sichuan se encuentra precisamente la principal reserva de pandas del mundo

CHINA, PEKÍN.- El terremoto que hace un año sacudió China tuvo su epicentro cerca de la principal reserva de osos panda, un animal en grave peligro de extinción, por lo que los expertos han tenido que aumentar sus esfuerzos en los últimos 12 meses para recuperar a muchos animales de este trauma y reconstruir su hábitat.

En el distrito de Wenchuan de la provincia de Sichuan, epicentro del seísmo que mató a cerca de 90 mil  personas el 12 de mayo de 2008, se encuentra precisamente la principal reserva de pandas del mundo, llamada Wolong, donde murieron cinco guardas de seguridad y uno de los osos, de los 140 que había allí.

La reserva quedó incomunicada varios días tras el seísmo, y cuando se tuvo acceso a ella se echó en falta a otros ejemplares: a dos de ellos se les encontró en avanzado estado de desnutrición, con síntomas de anemia, pero al menos uno sigue desaparecido.

El suceso añadía más problemas para el futuro de los osos panda, cuyas dificultades para reproducirse y su pérdida de hábitat ya antes del terremoto parecen condenarlos a una lenta extinción, debido a factores derivados como la endogamia y el nacimiento de muchos osos estériles.

La prensa china ha prestado en las últimas semanas mucha atención a la situación de esos pandas, todo un "tesoro natural" y un símbolo nacional para los chinos, entre ellos los cuatro ejemplares que fueron llevados al zoo de Pekín tras el seísmo.
Estos cuatro pandas ("Xiangge", "Shuiling", "Qingfeng" y "Wenyu") se encontraban hace un año "en estado de shock" tras el seísmo, y "durante días, se escondieron entre los árboles" y se negaban a ir con los cuidadores para recibir comida, según contaron responsables de Wolong al diario "South China Morning Post".

El terremoto no sólo causó traumas y daños en el día en que se produjo, sino también otros a más largo plazo, por ejemplo la destrucción de grandes extensiones de bambú, prácticamente el único alimento de estos animales.

De acuerdo con Zhang Hemin, director de la reserva de Wolong, muchas de esas plantas quedaron enterradas por el seísmo, lo que ahora dificulta las labores de estos animales para tomar las energías que necesitan para reproducirse.

Los osos suelen viajar entre marzo y julio a zonas montañosas más altas de aquellas en las que viven el resto del año para su reproducción, pero la falta de alimento dificulta aún más este proceso.
Se han llevado a cabo trabajos de plantación de bambú en la zona, pero hacen falta unos cinco años para que las plantas puedan servir de alimento a los pandas.

Tras la catástrofe se decidió trasladar la reserva de Wolong a otro emplazamiento más seguro, con menos riesgos de desprendimientos, y su construcción se inició precisamente estos días, con ocasión del primer aniversario.

La nueva reserva se edificará a unos 10 kilómetros de dónde se erigía la antigua "porque sus condiciones ambientales, geológicas, climáticas y de agua son las mejores".

La construcción costará alrededor de 230 millones de dólares (unos 180 millones de euros), sufragados en su mayoría por el gobierno de Hong Kong, aunque China reconoce que necesita aún más fondos internacionales para recuperar ese hábitat.
Se calcula que hay unos mil 600 osos panda en libertad, concentrados en las provincias de Sichuan, Shaanxi y Gansu, precisamente las más afectadas por el seísmo de hace un año.
Otros 180 están en cautividad, bien alquilados a zoos chinos y de otros países (entre ellos el de Madrid), o en reservas como la de Wolong, lugar que, como tantos otros, intenta revivir tras el desastre de 2008.

Temas

Lee También

Comentarios