Jueves, 23 de Enero 2020
Internacional | También se produce un avance de los ecologistas y de diferentes partidos minoritarios

Los conservadores avanzan en el Parlamento Europeo en detrimento de los socialistas

Se ha puesto el broche final al escrutinio de unas elecciones europea

Por: EFE

BRUSELAS, BÉLGICA.- El resultado en Inglaterra, con un desplome del Partido Laborista, ha puesto el broche final al escrutinio de unas elecciones europeas marcadas por el descenso de los socialdemócratas y una mejora de las formaciones de centro-derecha.

El Partido Popular Europeo (PPE, conservador) se consolida como el mayor grupo de la Eurocámara, con 267 diputados sobre un total de 736, mientras que el Partido Socialista Europeo (PSE) sufre un claro revés y queda con 159, según los datos de la Eurocámara.

El índice de participación de estas elecciones alcanzó un nuevo mínimo histórico con el 43,55 por ciento, lo que confirma la tendencia a la baja en cada una de los comicios al PE desde los primeros, en 1979.

La campaña, marcada por la crisis económica y el aumento del desempleo, no benefició a los socialistas, que no lograron movilizar a sus electores a pesar de atribuir la situación al liberalismo extremo y la desregulación de los mercados financieros.

En conjunto, casi dos tercios del futuro hemiciclo corresponderán a formaciones de centro-derecha: conservadores, democristianos, liberales, soberanistas, escépticos antieuropeos, y derecha xenófoba.

También se produce un avance de los ecologistas y de diferentes partidos minoritarios.

Los liberales tendrán 81 eurodiputados, mientras que los Verdes amplían su representación en la Cámara de Estrasburgo, con 54 escaños, gracias sobre todo a su sorprendente avance en Francia, donde se sitúan en tercera posición.

La Izquierda Unitaria Europea obtiene 34 escaños (4,6 por ciento) y los euroescépticos de Independencia y Democracia, 18 (2,4 por ciento).

La victoria conservadora se ha cimentado, sobre todo, en los países más poblados de la Unión: Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, España y Polonia.

En Alemania, la canciller democristiana, Angela Merkel,registró un pequeño descenso, mientras que los socialdemócratas igualaron el mal resultado de hace cinco años.

La solidez del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, tuvo como contraste la debilidad de la oposición de izquierda en Francia y en Italia.

En España, el país con mayor índice de desempleo de la UE, la oposición del Partido Popular sacó 3,7 puntos de ventaja al gobernante Partido Socialista.

En el Reino Unido, los laboristas del primer ministro Gordon Brown sufren una dura derrota al quedar en tercer lugar en Inglaterra y Gales, tras los favoritos del Partido Conservador e incluso por detrás del antieuropeo UK Independence Party (UKIP).

El escrutinio en suelo británico fue el último en ponerse en marcha, y sus resultados pusieron un simbólico colofón a lo que el líder del PSE en la Eurocámara, el alemán Martin Schulz, calificó de "noche triste" para la socialdemocracia europea.

Todavía queda por conocer el reparto de votos en Escocia (6 escaños en juego) y en Irlanda del Norte (3 escaños), que podrían incrementar ligeramente el porcentaje de voto para los laboristas en el conjunto del Reino Unido, según una proyección de voto de la cadena pública BBC.

Los socialistas o socialdemócratas solo lograron victorias en pequeños países, como en Suecia, Dinamarca, Grecia (en los que sí hubo un voto de castigo contra los conservadores en el poder), así como en Eslovaquia y Malta.

La victoria del PPE a pesar de la anunciada salida de los conservadores británicos y checos de sus filas, despeja el camino para que José Manuel Durao Barroso sea reelegido como presidente de la Comisión Europea.

Barroso ex primer ministro portugués y candidato del PPE para el cargo al frente de la CE, era el único aspirante en liza, y estos comicios han acabado con cualquier posibilidad de un rival socialista.

Temas

Lee También