Martes, 21 de Mayo 2024
Internacional | Hoy se cumple un año de la asonada militar

El golpe de Estado aún afecta: Micheletti

El ex mandatario afirma que pese a que Honduras ha establecido relaciones con varios países, aún falta armonía

Por: EFE

El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya, toca la guitarra en su residencia de República Dominicana. EFE  /

El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya, toca la guitarra en su residencia de República Dominicana. EFE /

TEGUCIGALPA, HONDURAS (28/JUN/2010).- El ex gobernante de facto de Honduras, Roberto Micheletti, dijo que a un año del Golpe de Estado de Honduras en contra de Manuel Zelaya, está preocupado porque el país aún no ha recuperado la “armonía”.

“Estoy preocupado, porque pese a que el país ha restablecido relaciones con varios países, falta la armonía que se vivía anteriormente, la situación no se ha normalizado, hay un ambiente de incertidumbre”, dijo en entrevista telefónica.

Agregó que, pese a todo, tiene “confianza en el presidente Porfirio Lobo” y cree que el nuevo gobernante “tratará de actuar con la mayor responsabilidad para que se logre la unidad interna y con los demás países”.

Micheletti asumió el poder hace un año, el mismo día en que Zelaya fue expulsado por la fuerza del país, en un hecho que llevó a Honduras al aislamiento y a su suspensión de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Micheletti afirma que no le preocupa que Honduras no haya retornado a la OEA y resaltó que su país “ha cumplido con todos los requisitos que le exigía la comunidad internacional para reconocer a las nuevas autoridades hondureñas”.

“Se ha dado cumplimiento a los Acuerdos Tegucigalpa-San José, hay un Gobierno de unidad, hubo elecciones limpias y se creó la Comisión de la Verdad y Reconciliación”, subrayó Micheletti, quien tras concluir con su mandato de siete meses regresó a El Progreso, en el Norte de Honduras, para dirigir sus empresas.

También dijo que no le ve futuro político a Zelaya y que el Partido Liberal, al que pertenecen ambos y que quedó resquebrajado tras el golpe, “mantiene su condición democrática y quiere volver al poder de la nación”.

Sobre el presidente Porfirio Lobo, expresó que “está haciendo esfuerzos para conciliar con la comunidad internacional, aunque la situación económica del país sigue siendo de crisis”.
Por otro lado, Amnistía Internacional (AI) acusó a las autoridades hondureñas de no haber llevado ante la justicia a los responsables de las violaciones de los derechos humanos que se sucedieron tras el Golpe de Estado. La subdirectora para las Américas de AI, Guadalupe Marengo, criticó que el presidente Lobo se ha comprometido públicamente con los derechos humanos, pero no ha hecho nada para protegerlos.

“Lobo tiene que demostrar que está seriamente decidido a poner fin al clima de represión e inseguridad que vive Honduras, de otra manera, la estabilidad del país seguirá en peligro”.

Telón de fondo

Expulsado en pijama


Hace un año el presidente hondureño Miguel Zelaya fue expulsado del país por militares que llegaron hasta la Casa Presidencial y que eran encabezados por el teniente coronel René Antonio Herpburn Bueso.

La operación se llevó a cabo en la madrugada, por lo que el presidente salió de la sede presidencial en pijama y subió a un helicóptero que lo trasladó hacia Costa Rica.
El conflicto se originó porque el presidente Zelaya intentó hacer una consulta a los hondureños para preguntarles si estaban de acuerdo en que se realizara un referendo que abriera la posibilidad de una reelección, lo que ocasionó molestia en el Poder Legislativo y el Judicial, que consideraron que Zelaya quería emular a los presidentes Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales, con lo que simpatizaba.

La Corte Suprema de Justicia y el Tribunal Superior Electoral calificaron la consulta como ilegal y la prohibieron, pero Zelaya ordenó al Ejército distribuir las papeletas de votación. El jefe del Ejército, Romero Vázquez Velázquez se negó a obedecerlo y fue destituido, lo que ocasionó la molestia de los jefes de la Armada y la Fuerza Aérea, que renunciaron.

Después vino el asalto a la Casa Presidencial y la expulsión de Zelaya, lo que desató una crisis política en el país que provocó marchas de ambos lados y una muerte de un simpatizante de “Mel”, como conocían al depuesto presidente. El entonces presidente del Congreso, Roberto Micheletti asumió como mandatario interino y convocó a elecciones en noviembre, resultando ganador Porfirio Lobo, que asumió el 27 de enero de este año.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones