Viernes, 17 de Mayo 2024
Internacional | El tercer aniversario de la revolución egipcia comienza con varias bombas

Egipto recuerda su revolución en medio de varios atentados

El tercer aniversario de la revolución egipcia comienza con varias bombas a centros de seguridad

Por: EL INFORMADOR

Policías observan el socavón que dejó una de las explosiones de ayer, frente a la la Dirección General de Seguridad en El Cairo. EFE /

Policías observan el socavón que dejó una de las explosiones de ayer, frente a la la Dirección General de Seguridad en El Cairo. EFE /

EL CAIRO, EGIPTO (25/ENE/2014).- Desde hace tres años no hay un respiro para Egipto y el olor a sangre empaña el aniversario de una revolución donde no hay nada que celebrar. En vísperas de la conmemoración del final del yugo de los 30 años de gobierno de Hosni Mubarak, la inestabilidad social y la inseguridad siguen siendo las dos grandes preocupaciones de los egipcios. Se suma una fuerte crisis económica que no mejora con la ola de conflictos en los que está sumergido el país, especialmente desde que Mohamed Morsi fue derrocado.

A pesar de que se habían suspendido permisos y vacaciones para implantar un plan de seguridad especial en el que se incluía a más de 260 mil agentes, las bombas marcaron ayer la víspera del aniversario, y dejaron seis muertos y un centenar de heridos.

A las siete de la madrugada, cuatro personas murieron y 76 resultaron heridas en un atentado suicida con coche bomba a las puertas del cuartel general de seguridad de El Cairo. El coche, cargado con varios kilos de explosivos, pretendía entrar directamente en el edificio.

Tres horas después se registraron otras dos bombas, en El Cairo y Giza; por la tarde, una cuarta cerca de un cine de la capital. Aunque ayer nadie había reivindicado estos actos, muchas miradas apuntan al grupo yihadista Ansar Bait al-Maqdis, responsable del atentado de Mansoura que llevó a los Hermanos Musulmanes a ser tachados de grupo terrorista en la pasada Navidad.

A estas muertes hay que añadirles 11 más por enfrentamientos entre seguidores de Morsi y las fuerzas de seguridad a lo largo del país, como parte de los saldos que dejaron 18 días de manifestaciones que han convocado los Hermanos Musulmanes y grupos afines desde este viernes.

Silvia R. Taberné

SABER MÁS

El balance de Amnistía Internacional

>
En un informe publicado esta semana, Amnistía Internacional no sólo ofreció un balance de un total de 14 mil víctimas por los conflictos en Egipto, entre militares y especialmente entre seguidores de los Hermanos Musulmanes, desde el pasado 30 de julio.

>
La ONG criticó que “Egipto ha vivido estos últimos meses una serie de atentados perjudiciales para los derechos humanos y mucha violencia también por parte del Estado, y ello con una magnitud sin precedentes”, explica Hasiba Hadj Sahraui en un estudio donde se recuerda la detención de varios activistas antiMubarak.

> “Mientras las autoridades no cambien de actitud, las cárceles de Egipto se llenarán de personas detenidas de manera ilegal, y sus morgues y hospitales de víctimas de la fuerza abusiva y arbitraria ejercida por la policía”.

• Año 3 sin demandas cumplidas


“Lo más duro de ganar una batalla es saber que esa victoria es efímera y todavía queda mucha guerra”. En una frase el ex policía Aldel Mohasen Abdel Hady, de 60 años, resume, a las puertas del colegio electoral donde votaba la nueva Constitución hace apenas unos días, el sentimiento de muchos de sus compatriotas egipcios.

Aquel “pan, paz y justicia social’ que levantó del ostracismo a todo un pueblo sigue hoy provocando el insomnio de jóvenes sin trabajo, de niños descalzos y sucios que piden dinero o venden pañuelos por las calles y de hombres y mujeres que siguen reclamando justicia. En definitiva, el mayor problema de Egipto es que de aquel lema que llenó las portadas de la prensa mundial hace tres años todavía no se ha cumplido nada.

Uno de los grandes caballos de batalla es la economía, donde se necesitará un buen número de medidas impopulares para evitar que el país caiga en la bancarrota: 40% de la población subsiste con menos de dos dólares diarios, hay más de 13% de desempleo, no hay suficiente inversión extranjera —desplomada bajo gobierno de Morsi—, la moneda sigue devaluada, el sector turístico —una de las grandes bazas de Egipto— está hundido y el país sigue dependiendo en buena medida de las ayudas externas de sus “vecinos” del Golfo.

Para que esta situación se corrija es necesaria una estabilidad política que Egipto no ha conocido en estos tres años, y mientras está inmerso en su segunda intentona democrática. A la cabeza de la misma vuelve a situarse la cúpula militar, cuyas medidas en “aras de la seguridad” han llevado a leyes tan estrictas como la de manifestaciones y al miedo de muchos egipcios a volver a repetir la época de Mubarak.

Aun así, muchos otros egipcios ven en Al Sisi al único hombre fuerte que puede devolver la estabilidad al país y “también la seguridad del bolsillo”.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones