Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Julio 2019
Internacional | Aeropuerto de Madrid-Barajas

Disidentes cubanos inician nueva vida con el reto del desempleo

Los liberados, en condición de inmigrantes, buscan integrarse en España donde uno de cada cinco habitantes carece de un puesto laboral

Por: EL INFORMADOR

MADRID, ESPAÑA (14/JUL/2010).- Probablemente no era lo que soñaban, pero empezar una vida desde cero, cuesta mucho. Visiblemente emocionado y con rostros cansados, el primer grupo de siete disidentes cubanos excarcelados que aterrizaron en España afronta un futuro incierto.

Nada más llegar, —no era lo que dejaron atrás pero— se encontraron lejos del paraíso.
Fueron alojados en un hotel de las afueras de Madrid, en el corazón de un barrio obrero sin rastro de la bulliciosa vida de la capital española. Ni comercios, ni tiendas alrededor. En habitaciones de tres y cuatro camas recalentadas por el sol del verano y un baño compartido con apenas dos duchas en cada planta.

“Me siento un poco extraño”, dice Léster González, uno de los siete disidentes. “Ya nos explicaron que estaríamos sólo tres días aquí. Es un poco incómodo”.

El Gobierno español, en colaboración con la Cruz Roja y otras organizaciones sociales, se encargó de gestionar el alojamiento del grupo y sus familiares, unos 35 en total, según Elena Larrinaga, presidenta de la Federación Española de Asociaciones Cubanas.
“El cambio es brusco; estamos un poco nerviosos, un poco alterados”, reconoció Omar Ruiz, otro de los liberados. “Estoy un poco sorprendido con el hotel. Sólo hay un baño. No es fácil, pero es mejor que la cárcel”.

“El preso político que se queje de esto (el hotel), lo mando fusilar. Yo en la cárcel no tenía ventanas y tenía un (pieza) nylon en la cabeza donde pasaban las aguas fecales”, añadió el periodista Ricardo González, procedente de la cárcel cubana Combinado del Este.

De momento, el grupo recibe alojamiento y comida, mientras se resuelve su situación legal en España. El sistema de seguridad social se hace cargo de sus tratamientos y necesidades sanitarias, así como de la educación de los más pequeños.

Pero los siete han llegado como inmigrantes y no como refugiados políticos, por lo que se deben tramitar sus permisos de trabajo y residencia.

En teoría, son libres para viajar, siempre que cumplan con los requisitos exigidos por la legislación vigente en cada caso. Omar Ruiz, por ejemplo, quiere salir cuanto antes a Miami, donde reside la familia de su esposa.

“Queremos pasar a Estados Unidos lo antes posible”, comentó Ruiz. “Habían comentado que habría alguien de la embajada de (Estados Unidos), pero de momento no se nos ha ofrecido esa oportunidad”.

El resto no lo tienen tan claro. Han abandonado Cuba casi sin ropa y sin dinero. Con lo puesto, un par de maletas y sin pasar por casa tras abandonar la cárcel. España ya no parece un país de grandes oportunidades, pues está sumido en una grave crisis económica y con una tasa de desempleo que supera 20 por ciento.

“Veremos lo que vamos a hacer”, comentó Lester González, todavía muy indeciso de cara al futuro.

“Hay que tener aspiraciones de trabajar. Yo aspiro a encontrar trabajo”, añadió el sexagenario Ricardo González.

Los siete excarcelados llegaron ayer a Madrid en dos vuelos diferentes y se espera que hoy lleguen otros cuatro liberados desde La Habana. Todos ellos forman parte del grupo de 52 disidentes cubanos que serán excarcelados en virtud de los acuerdos alcanzados entre el Gobierno y la Iglesia Católica cubana.

El Gobierno español, como mediador, se ha ofrecido a acoger a varios de ellos.
Los 52 disidentes integraban el “Grupo de los 75”, los cuales fueron arrestados y enviados a los tribunales en 2003 bajo cargos de recibir dinero y orientación del Gobierno de Estados Unidos y sus aliados para destruir a la Revolución Cubana. Unos 20 quedaron en libertad a lo largo de estos años, pero sólo porque su estada de salud era crítico.

Europa y La Habana, por la democracia

¿Cuándo surge la idea de Europa por “democratizar” Cuba?
Fue en la VI Cumbre Iberoamericana celebrada en Viña del Mar en noviembre de 1996. El entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar, se reunió con Fidel Castro y le pidió abiertamente una apertura democrática en la Isla.
Un mes después de la petición de Aznar a Castro, en diciembre de 1996, el bloque europeo aprobó en Bruselas una posición conjunta sobre la Isla.

¿Ha cambiado la relación entre la UE y Cuba desde 1996?

Entre 2001 y 2002 las relaciones entre ambos mejoraron, ya que el Consejo Europeo notó cambios en beneficio de la población. En 2001, el entonces presidente de la Unión Europea, Louis Michel, visitó la isla y apoyó la incursión del istmo al intercambio comercial firmado por la UE con países de África, Caribe y el Pacífico.

¿Cuándo volvió a enfriarse la relación?
Entre marzo y abril de 2003, precisamente por la encarcelación de 75 disidentes cubanos, la mayoría representantes del Proyecto Varela, ideado por opositores al régimen con el fin de fomentar reformas políticas a favor de mayores libertades. En mayo de ese año, la UE suspendió el proceso para que la isla accediera al llamado Acuerdo de Cotonou. Cuba canceló el diálogo con el bloque y rechazó la ayuda.

El silencio es una algarabía
ORESTES E. DÍAZ RODRÍGUEZ

Una minuciosa operación tiene lugar en la Isla. Hombres con sotanas contactan a los presos, aclaran su disposición a disfrutar de inmediato la libertad bajo otros cielos, mientras la Policía política concentra en algún punto a los familiares de los que aceptan y resuelve de forma ágil trámites migratorios tradicionalmente lentos.

Ex presos y parientes se ven las caras minutos antes de abordar los vuelos. Hay varios excarcelados, pero ninguno está en las calles ni tampoco tienen oportunidad de contactar con sus colegas libres. La prensa mundial tiene listas sus primeras planas para el suceso, pero hay lo de siempre: hermetismo y sorpresas.

De repente el mismo día que tienen lugar las primeras excarcelaciones y vuelos “La Voz” regresa de las catacumbas tras años de silencio.

“La Voz” no es la misma que 50 años antes, cuando pocos creían que era posible, había develado las vías ocultas que conducían al Cambio y que había conducido a la población en el voraginoso camino de las transformaciones. El tono, el ritmo y las pausas son incapaces de ocultar las cicatrices de 48 meses batallando con la ayuda de los “Caballeros de blanco”. Pero sea por tradición o morbo, conserva algo de su antiguo don. Lo sabe. Con eso le basta.

“La Voz” denunció la autoría por parte del adversario de un peligroso hundimiento en las lejanas costas de Asia. “La Voz” alertó de un inminente conflicto bélico de proporciones incalculables. Nada distinto argumentó a lo que había estado esgrimiendo desde un mes antes en sus escritos y mucho menos se refirió a la situación interna que mantiene los reflectores sobre la ínsula. ¿A qué obedece entonces su repentino regreso?

El Juego del Mundo ha concluido. Comienza a desvanecerse la distracción que absorbía el impacto de cualquier otro suceso por importante que fuese. Hace falta un nuevo amortiguador que disminuya los decibeles de la verdadera noticia y que enfoque los reflectores hacia un lugar distante. Hace falta un paraguas que brinde sombra a los resortes de la operación que se despliega en la ínsula y que ratifique que el mando de los de siempre se mantiene inalterable.
De momento el efecto se logra. Las primeras planas de casi todo el mundo recogen su intervención escamoteando espacio y difusión a la noticia “espuria”.

Sólo la mirada atenta no dejará escapar que la reaparición y las omisiones indican que lo que está sucediendo adentro no es pequeño. El silencio es una algarabía.

ORESTES E. DÍAZ RODRÍGUEZ / maestro de UdeG.

Léster González Pentón
Comenzó como activista en el Partido Pro Derechos Humanos, en 1998, afiliado a la Fundación “Andrei Sajarov” y después ingresó a la Confederación de Trabajadores Democráticos (CTD), donde fue delegado provincial. En 2002, en compañía de Pedro Castellanos y Eloína Díaz Ruiz, funda el Movimiento Democracia en donde organiza el ayuno por la detención de Juan Carlos Gonzáles Leiva. Después fundó junto a Pablo Solís Cubilla el Movimiento Alfa 3, que abandonaría para dedicarse al periodismo.

Antonio Villarreal

Desde 2002 es un activo opositor. Estuvo en la Coordinadora Obrera Cubana, Frente Democrático Independiente y Movimiento Democracia, así como en el proyecto “Varela”. Es licenciado en economía y fue acusado de violar la Ley 88, también conocida como “ley mordaza”.

Pablo Pacheco Ávila
Es licenciado en cultura física, y se integró a los movimientos contestatarios y de derechos humanos. En 1991 fue condenado a tres años y seis meses de prisión por el “delito de propaganda enemiga”. Siete años después se integró a la Cooperativa Avileña de Periodistas Independientes (CAPI), afiliada al proyecto Nueva Prensa Cubana.

José Luis García Paneque
Médico especialista en traumatología y en cirugía plástica. Por sus actividades opositoras en 1997 fue expulsado del hospital “Ernesto Guevara” en la provincia de Las Tunas, donde trabajaba como cirujano. En 1998 se incorpora a Libertad, una agencia de prensa independiente del proyecto Nueva Prensa Cubana de la cual fue nombrado director en 2001.

Julio César Gálvez
Se inició en el periodismo como corresponsal y narrador deportivo en 1975. Posteriormente trabajó en la radio como guionista, redactor y locutor. Gálvez tenía una ascendente carrera en los medios oficiales, pero en 2001 comenzó a trabajar como periodista independiente colaborando para diferentes medios.

Omar Ruiz Hernández
Desde 1990 fungió como activista, cuatro años después se incorpora a la Comisión de Derechos Humanos y después inició su militancia en el Partido Solidaridad Democrática. En 1997 hace sus primeras “armas” en el periodismo independiente, primero en la Agencia Centro Norte y luego en el Grupo de Trabajo Decoro.

Ricardo González
Escritor y periodista independiente. Fundó y editó “De Cuba”, la primera revista independiente de la Isla junto a Raúl Rivero. También creó una escuela de periodismo y una biblioteca independiente en su casa. Reporteros sin Fronteras le otorgó el premio de mejor periodista en 2008.

Temas

Lee También

Comentarios