Domingo, 19 de Enero 2020
Internacional | Día contra la discriminación

Bolivia celebra la libertad con división entre el Gobierno y la región de Sucre

ONU indica que aún resta camino por recorrer pese a los logros del país y de su sociedad, ya que continúa con rezagos en ciertos derechos básicos

Por: EL INFORMADOR

LA PAZ.- El bicentenario del primer grito libertario de América contra la Corona española en 1809 se conmemora hoy en medio de la división entre el Gobierno, que celebrará los actos oficiales en el área rural, y la autoridad regional, que llamó a ceremonias paralelas en la ciudad de Sucre.

Sin embargo, ayer, en la antesala de la conmemoración del grito libertario, una masiva marcha de campesinos recorrió las calles de Sucre siendo recibida con aplausos por la población, a pesar de que algunos medios expresaron previamente temores de violencia.

“¡Abajo el racismo y la discriminación!”, gritaron los campesinos, mientras los habitantes de Sucre salieron a las calles para saludar el paso de la pacífica marcha de los indígenas quechuas y aymaras.

“Tenemos el derecho absoluto de ingresar a nuestra plaza 25 de mayo para rendir homenaje a nuestros héroes, líderes que han sido los revolucionarios” contra la Corona española, dijo una dirigente en la marcha que conmemoró también el Día Nacional de Lucha Contra la Discriminación Racial, instituido este mes por el Gobierno.

Los actos centrales del bicentenario del grito libertario se conmemorarán, no obstante, en medio de división.
Morales encabezará la celebración oficial en el poblado rural de El Villar, a 200 kilómetros de la capital Sucre, donde las autoridades locales --fuertes adversarios del mandatario-- llevarán adelante otra ceremonia, que será inaugurada en la alborada con una salva de artillería. (AFP)

Discordia entre
Sucre y el presidente

La discordia entre el presidente Evo Morales, apoyado por indígenas de esa región, y las autoridades de Sucre (La Plata, en la colonia) --donde en 1809 la población se levantó contra la metrópolis española--, nació el 24 de mayo de 2008 cuando campesinos fueron vejados por universitarios ligados al comité civil de derecha de la zona, en una jornada de violencia que dejó tres muertos.
Un pequeño grupo de campesinos fue llevado entonces a la fuerza a la plaza de Armas de Sucre, obligados a golpes a desnudarse, arrodillarse y abjurar de sus ideas, en medio de humillaciones de jóvenes autonomistas, que previamente ocuparon el aeropuerto para impedir la llegada de Morales que iba a entregar  ambulancias de la cooperación española.
Bolivia celebra la primera revuelta americana contra la colonia española en lo que hoy es la ciudad de Sucre. (Agencias)

Análisis
España sintoniza con los festejos

En 2010 y 2011, la totalidad de la Iberoamérica de lengua española celebra el bicentenario de las guerras de independencia de España.
Las fechas son inevitablemente arbitrarias, porque aparte de que no coinciden en cada país, en 1810 nadie proclamó independencia alguna, sino que la ciudadanía criolla asumió los destinos nacionales ante la dimisión de la Corona española, secuestrada por Napoleón.

Y esa lucha por la libertad, paralela a los enfrentamientos en la Península Ibérica por la Constitución de 1812, fue una guerra civil entre españoles de dos mundos, en la que no todos los peninsulares pelearon por el trono y sí muchos de los americanos lo hicieron por la Corona.

En días pasados, el rey Juan Carlos; el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el embajador español extraordinario ante los bicentenarios, Felipe González, han dado solemnidad en un acto institucional la incorporación de España a las celebraciones.

Como ya había dicho el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se tratará de una participación entusiasta, pero prudente; España acompañará gustosa a los países iberoamericanos en los fastos, pero sin reclamar por ello protagonismo alguno.

España tiene que estar en el recordatorio de ese tiempo común con Iberoamérica, pero con el fin de ayudar, colaborar, integrar.
En ese mismo sentido, Moratinos propuso en aquella ocasión una América Latina que, junto con Europa y Estados Unidos, constituyera un nuevo Occidente, la tercera pata, pero no por ello supeditada a las otras dos, en una gran construcción de progreso y libertad.

Pero el empeño no es precisamente baladí, a causa de la complejidad que siempre han revestido las relaciones entre España y las Indias, en las que no mucho ha sido alabanza del pasado.

Y ello es aún más así en este inicio de siglo, en el que el legítimo auge del indigenismo en Bolivia y la búsqueda de un cierto socialismo criollo del siglo XXI en Venezuela, arrojan una sombra sobre ese apellido de todos que podría ser “lo occidental”.

Ante esa realidad, no hay más receta para la diplomacia española que el respeto a la idea de sociedad que cada país desarrolle en democracia, junto a la cooperación económica con todos. Como dijo Felipe González, “una carretera une más que cien discursos”, y España ha de saber hablar con los hechos, lo que incluye también la cartera; aún en tiempo de crisis.

España ha sido partera de Iberoamérica, y no sólo por razones históricas, y hoy económicas --10% del PIB español se ha generado estos últimos años en la región-- ha de estar presente de forma especial en esa parte del mundo.

Por ello, lo que España represente para los iberoamericanos será en gran medida lo que cuente en Europa y el mundo.
Ésa, es la razón por la que debería interesar a todos la construcción de un camino común con Iberoamérica, bien que siempre respetó la diferencia. Ésa, y no otra es la democracia de Occidente.
Análisis del diario “El País”.

Avances
La ONU felicita a los bolivianos

LA PAZ.- La ONU felicitó “al pueblo y al Estado boliviano” en el bicentenario de su grito de independencia, que se celebra hoy, y pidió aprovechar esta ocasión para garantizar el derecho a la vida digna y fortalecer la unidad y la convivencia pacífica y democrática en el país.

“Naciones Unidas considera que el bicentenario es una ocasión única no sólo de celebración y de reconocimiento a los que aportaron en esta magna tarea, sino de reflexión para todos” sobre el camino recorrido y los retos del país, recoge un comunicado de la oficina de este organismo internacional en La Paz.
Los bolivianos conmemoran la primera revuelta americana contra la colonia española en el territorio que actualmente ocupa Sucre.

Con motivo de esta conmemoración, la ONU insta a los bolivianos a preguntarse “dónde está Bolivia como país y como sociedad dos siglos después de la chispa que encendió la independencia y cuánto ha avanzado en el camino hacia la equidad, la justicia y la democracia”.

Temas

Lee También