Sábado, 02 de Marzo 2024
Internacional | Berlusconi pasó cuatro días en el hospital

Berlusconi sale del hospital tras agresión

El primer ministro llama a Italia al diálogo

Por: AFP

MILÁN, ITALIA. - El jefe del gobierno italiano Silvio  Berlusconi, de 73 años, fue dado de alta este jueves en el hospital de Milán  tras permanecer ingresado cuatro días por una agresión en un mitin e hizo un  llamamiento al diálogo, ante el deterioro del clima político en el país.

"Dos cosas me quedan de esta experiencia: el odio de unos pocos y el amor  de tantos, muchísimos italianos", afirmó Berlusconi, en un mensaje oficial  divulgado por la jefatura del gobierno en el que llama "a una nueva era de  diálogo".

"Si lo que ocurrió genera una mayor conciencia de la necesidad de un  lenguaje más moderado y honesto en la política italiana, entonces este dolor no  ha sido inútil", agregó.

"Algunos representantes de la oposición parecen que han entendido: si se  distancian con honestidad de los pocos que fomentan la violencia, entonces se  podrá finalmente comenzar una nueva era de diálogo", añadió.

Abandonando el tono conciliador, Berlusconi prometió "seguir adelante con  más fuerza y determinación el camino de la libertad" y de "las reformas".  

El jefe de gobierno italiano, con el rostro visiblemente hinchado y en  parte cubierto por un vendaje, saludó con la mano a unos cincuenta periodistas  desde su automóvil.

"Buen regreso a casa" rezaba una banderola colocada en una valla cercana a  la entrada de la residencia de Berlusconi cuyas vías de acceso estaban  estrechamente vigiladas por la policía.

El primer ministro deberá descansar y "evitar todos los compromisos de  carácter público" durante unos 10 o 15 días por orden de su médico, aunque su  portavoz Paolo Bonaiuti, quien lo considera "un volcán siempre en erupción" y  un trabajador incansable, sostiene que será difícil tenerlo en casa.

El domingo en la noche, al término de un mitin político, Berlusconi fue  alcanzado en pleno rostro por un proyectil, una réplica en miniatura de la  catedral de Milán, lanzado contra él por un hombre de 42 años en tratamiento  desde hace diez años por trastornos mentales.

El diagnóstico después de la agresión dio cuenta de una fractura de la  nariz, una herida en el labio superior y dos dientes rotos.

Berlusconi debió pasar cuatro noches en el hospital San Raffaele de Milán  (norte) a pesar de un pronóstico inicial que señalaba entre 24 y 36 horas de  observación debido, según su médico personal Alberto Zangrillo, a dolores  persistentes en el rostro, donde recibió el impacto, y a antiguos problemas  cervicales avivados por la agresión.

Desde el primer día, Berlusconi lee los diarios y sigue los debates  televisivos, según sus asistentes.

Inclusive se molestó por los análisis hechos en algunos programas  televisivos sobre el clima de odio fomentado durante su legislatura y por un  sondeo según el cual dos italianos sobre diez apoyan a su agresor.

El ataque a Berlusconi generó fuertes debates sobre el temor de un retorno  de la violencia, y la izquierda y la derecha se intercambiaron acusaciones como  "instigadores morales" de la agresión.

El descubrimiento de una carta bomba la madrugada del miércoles en la  Universidad Bocconi de Milán, enviada por un movimiento anarquista, incrementó  aun más esos temores.

Mientras tanto, el ingeniero con problemas psíquicos desde los 18 años que  agredió a Berlusconi, Massimo Tartaglia, permanece en la cárcel acusado de  "lesiones graves y premeditación".

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones