Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 12 de Diciembre 2019
null
Jalisco

Ignoran captación de lluvia y causan inundaciones

Los desarrolladores y autoridades incumplen el Código Urbano al no construir infraestructura para aprovechar el agua pluvial

El Informador

Aunque los Sistemas de Captación de Agua de Lluvia están contemplados en el Código Urbano de Jalisco como parte de la infraestructura básica que deben incluir las obras de urbanización, su instalación es letra muerta y la legislación se incumple. Incluso, en edificios públicos.

En el Artículo 101 Bis del Código Urbano se especifica que las autoridades deben aplicar políticas para la gestión integral del agua y los recursos hidráulicos, incluyendo el aprovechamiento de las aguas pluviales, lo cual no sucede.

Vía Transparencia, se solicitó información de edificios o instalaciones públicas con infraestructura para captación de lluvia. Al menos 30 dependencias respondieron que no cuentan con este tipo de sistemas. Entre las instituciones que carecen de estas obras están la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente y el Instituto Jalisciense de Vivienda, que deberían encabezar esta política pública. Hasta edificios de reciente construcción, como Ciudad Creativa Digital, no fueron equipados con esquemas de aprovechamiento de precipitaciones, informó el fideicomiso operador.

El académico Arturo Gleason, titular del Instituto de Investigaciones Tecnológicas del Agua, afirmó que la legislación sobre la captación y el aprovechamiento del agua pluvial se queda en el papel.

También se pidió información a los Ayuntamientos sobre cuáles fraccionamientos ubicados en sus territorios cumplen con sistemas de captación y manejo de las aguas pluviales, pero  no proporcionaron datos al respecto. Sólo Tlajomulco contestó que unos 10 captan las aguas pluviales y las reutilizan para riego de jardinería.

Nabani Vera, miembro de la agrupación Isla Urbana, especializada en el tema de captación y aprovechamiento de aguas pluviales, remarcó que suprimir las áreas de infiltración de agua de lluvia es uno de los factores del aumento de las inundaciones en la metrópoli.

Luis Valdivia, investigador de la Universidad de Guadalajara, coincidió en que una de las razones por las que hay más anegaciones es la reducción de áreas de infiltración del agua.

Las recientes inundaciones en Bosques de Santa Anita, Patria, Los Arcos, Mariano Otero y López Mateos, entre otros sitios, tienen esas coincidencias. En esos puntos se han suprimido terrenos de recarga y se han autorizado obras en zonas altas que incumplen con el Código Urbano, provocando afectaciones en partes bajas.

Expertos coinciden en que una de las razones por las que hay más inundaciones es por la reducción de áreas de infiltración del agua. EL INFORMADOR/Archivo

Desperdician millones de litros de agua en la metrópoli

Debido a la falta de Sistemas de Captación de Agua de Lluvia (Scall) y de zonas de infiltración, el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) desperdicia cada temporal un promedio de 300 mil millones de litros de agua, que podrían usarse para garantizar el abasto en la ciudad, lamentó el académico Arturo Gleason Espíndola, titular del Instituto de Investigaciones Tecnológicas del Agua, quien explicó que si se pudiera captar y aprovechar un 10% de las precipitaciones podría dejarse de usar una quinta parte del agua que se le extrae al lago de Chapala. Esto también permitiría la recarga de los mantos acuíferos.

El especialista argumentó que falta voluntad de las autoridades, pero también de los ciudadanos en general, pues contar con un sistema de captación en las viviendas implica cierto involucramiento.

“En la mayoría de los hogares de la ciudad se tiene abasto de agua del SIAPA. De lo que no somos conscientes es que los acuíferos están sobre explotados, que el lago de Chapala recibe contaminantes y cada vez cuesta más sanear el agua. Estamos acostumbrados a recibir el agua con sólo abrir la llave y el sistema de captación te implica limpiar tus azoteas, vigilar el estado de los tanques, cambiar filtros y revisar que operen bien”.

Sobre el costo de los Scall en una vivienda, el investigador dijo que depende de su alcance, pero calculó que pueden ir desde dos mil pesos (los de menor capacidad) y, si implican el uso el tinaco o cisterna, el costo rondaría los 25 mil pesos. En los casos donde se instalen tuberías o el tinaco para conectar el sistema, el presupuesto se ampliaría de 45 a 50 mil pesos.

GUÍA

¿Qué son los Sistemas de Captación de Agua de Lluvia?

Son mecanismos que permite interceptar, recolectar y almacenar el agua de lluvia. La instalación de los sistemas en viviendas que ya cuentan con infraestructura de almacenamiento de agua, como una cisterna, generalmente resulta de bajo costo.

¿Qué mantenimiento deben recibir?

El mantenimiento del sistema debe ser una vez al año, al finalizar la época seca y el inicio de las lluvias. Deben limpiar el techo o área de captación, canaletas, bajantes y la parte superior del tanque de almacenamiento que también se utilizará como área de captación.

Una vez cada dos años, al finalizar el estiaje y el inicio de las lluvias, cuando el nivel del tanque de almacenamiento se encuentra al mínimo se deberá vaciar todo el líquido y recolectarlo en otros recipientes para su posterior uso.

¿Quién está obligado a instalar estos sistemas?

De acuerdo con el artículo 212 del Código Urbano del Estado, toda acción urbana que requiera infraestructura para su incorporación o liga con la zona urbana, así como aquellas acciones urbanísticas y demás condominios o conjuntos habitacionales que se prevea que presenten impactos significativos de alcance zonal urbano o regional, deberán contar con sistemas de recolección de agua pluvial con capacidad suficiente, acorde a las características de la edificación, así como sistemas para el uso sustentable del agua.

Fuente: Lineamientos técnicos de la Conagua para sistemas de captación de agua.

Sin presupuesto

Sobre el tema, la Secretaría de Hacienda de Jalisco subrayó que en el presupuesto que ejerce este año no hay fondos etiquetados para promover la instalación de este tipo de equipos.  

Hay esfuerzos aislados

De todas las dependencias estatales, solamente las instalaciones de la Secretaría de Administración y las del Instituto de Información Estadística y Geografía de Jalisco (IIEG) cuentan con sistemas para captar y utilizar el agua de lluvia.

En respuesta a solicitudes de información, la Secretaría de Administración detalló que desde 2015 cuenta con un sistema de captación pluvial compuesto por una “planta de tratamiento”, a base de filtros de carbono activado.

La Dirección de Servicios Generales reportó que se encarga del servicio de mantenimiento y limpieza de cisternas, por lo que su operación no implica costos adicionales.

Por su parte, el IIEG reportó que cuenta con un “sencillo” sistema de captación de lluvia que opera con cisterna y planta de tratamiento. El agua captada se usa para riego de áreas verdes.

Comunidades wixaritari  “cosechan” la lluvia

Con el proyecto de intervención Ha Ta Tukari (Agua Nuestra Vida), habitantes de las comunidades wixaritari La Cebolleta y La Laguna, en la zona Norte de Jalisco, cuentan con sistemas de captación de agua de lluvia (Scall), que les permiten contar con el líquido durante el temporal y tener una reserva para el tiempo de secas.

Nabani Vera Tenorio, integrante de la agrupación, explicó que la intervención se realizó gracias al trabajo colaborativo con el Proyecto ConcentrArte y sin participación gubernamental. Comentó que en los casi 10 años del programa han conseguido instalar 150 sistemas que operan los pobladores.

“Seguimos trabajando ahí y el impacto que ha tenido es positivo. Las personas de esas comunidades están involucradas con el tema del cuidado del agua, siempre se abastecían de ojos de agua o riachuelos, lo que implicaba largas caminatas, una tarea que hacían principalmente las mujeres y los niños. Los sistemas de captación modificaron eso y, al menos durante el temporal, no tienen que acarrear el agua porque tienen las cisternas llenas y el resto del año dosifican esa agua para su consumo… es agua limpia”.

Acentuó que los depósitos colocados tienen capacidad de 15 mil litros que, con las precipitaciones del temporal, se llenan e incluso se pueden desbordar.

La académica Shiara González-Padrón realizó un estudio sobre los cambios ocurridos a partir de la introducción de los sistemas de captación de agua de lluvia en las dos comunidades indígenas en Jalisco. En uno de sus análisis detectó una disminución significativa en los casos de enfermedades diarreicas a partir del 2014, lo que coincide con la instalación de los sistemas de captación de agua de lluvia.

Las comunidades wixaritari La Cebolleta y La Laguna son ejemplo de buenas prácticas en Jalisco. ESPECIAL

Presumen los beneficios

Desde hace dos años, Yahaira Corona ayudó a colocar los bajantes, depósitos y filtros que forman parte de los Sistemas de Captación de Agua de Lluvia que desde entonces funcionan en su vivienda.

La joven relató que el agua captada es utilizada para las tareas domésticas y le permite no usar el agua del sistema público de abasto durante varios meses. Dijo que, con la operación del sistema, ahorra dinero,  ya que bajó el pago que hacía del estimado anual.

“En el temporal  el tanque se llena, es de poca capacidad para lo que llueve, incluso se desborda, aunque uso el agua constantemente. Mi cisterna no es muy grande, pero el agua me dura varios meses después del temporal. El año pasado reservé el agua de la cisterna y se mantuvo en buen estado hasta la temporada de estiaje, cuando regularmente cortan el agua, y pudimos usar el agua de lluvia que tenía almacenada”.

Añadió que el sistema tiene dos filtros, incluido uno de carbón activado, lo que permite usar el líquido para aseo y labores de la casa.

Hermila Brito Palacios, vecina del poblado de Nextipac en Zapopan, usa el agua que capta su Scall en el temporal para regar y mantener su parcela de hortalizas durante los meses de estiaje. La maestra jubilada de la Universidad de Guadalajara instaló el sistema luego de un ejercicio que realizó hace años en el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA).

“Lo que hago es que se captura el agua de lluvia y para octubre o noviembre, que se termina el temporal, usamos esa agua para regar las hortalizas. El agua no está donde la queremos, pero hay que aprovecharla y usarla conscientemente”.

Su sistema no incluye filtros de cloración, pues no lo utiliza para consumo humano sino para uso agrícola.

Brito Palacios consideró que si fuera más común el uso de estos sistemas bajarían los problemas de inundaciones en la ciudad, además de facilitar la recarga de acuíferos,  la conservación de ríos y del Lago de Chapala.

TELÓN DE FONDO

Ciudad de México aplica programa exitoso

El Gobierno de la Ciudad de México inició este año un programa para captar agua de lluvia, con el que buscan abastecer a zonas que carecen del servicio y dependían de comprar pipas con agua.

En un comunicado, la Secretaría de Medio Ambiente capitalina informó que el programa busca mejorar las condiciones de acceso al agua usando la captación pluvial. A la fecha se han instalado poco más de cuatro mil, de los 10 mil Sistemas de Captación de Agua de Lluvia que se proyectan colocar en casas de colonias de las alcaldías de Xochimilco e Iztapalapa.

Los beneficiarios se comprometieron a dedicar tiempo al aprendizaje de la captación de agua de lluvia, participar en las pláticas comunitarias de sensibilización e introductorias a los sistemas de captación de agua de lluvia. También permiten el acceso de los promotores de la Secretaría de Medio Ambiente y los facilitadores del servicio durante la visita técnica y la instalación del sistema.

El objetivo del programa es mejorar las condiciones de acceso al agua de la población en viviendas con elevada precariedad hídrica a corto plazo y aumentar la resiliencia ante crisis puntuales de abasto en viviendas con mayor precariedad hídrica de la Ciudad de México.

Así funcionan los Sistemas de Captación de Agua de Lluvia:

Superficie de captación: Son los techos donde cae la lluvia. Se requiere que tenga una ligera pendiente para que circule el líquido.

Conducción: Las canaletas o bajantes con las que el agua se dirige al sistema de recolección de lluvia.

Separador de primeras lluvias: El primer volumen de agua que cae en cada lluvia para impedir que la suciedad arrastrada del techo ingrese a la cisterna.

Filtro de hojas: Es una malla de acero inoxidable que detiene materiales gruesos que pudieran contaminar el agua.

Reductor de turbulencias: Permite que el agua ingrese a la cisterna evitando que los sedimentos se revuelvan.

Dosificador de cloro: Colocado dentro de la cisterna para desinfectar el agua.

Pichancha flotante: Succiona el agua de la zona más limpia de la cisterna.

Filtros: Incluye un filtro contra sedimentos de 50 micras, seguido por un filtro con cartucho de carbón activado.

Cisterna: Es donde se almacena el agua. Requiere el cierre hermético para evitar el ingreso de contaminantes. Se conecta a la red de distribución doméstica para su uso.

Fuente: Lineamientos técnicos de la Conagua para sistemas de captación de agua.

Resultados

La captación de agua de lluvia tiene beneficios ambientales como:

  • Reducir el flujo de agua a los drenajes, lo que se traduce en menos inundaciones.
  • Facilitar el acceso al servicio de agua potable en viviendas entre cinco y ocho meses del año.
  • Contribuye para no agotar los acuíferos y a su recuperación.

Disminución de áreas de infiltración aumenta las inundaciones en la ciudad

Suprimir las áreas de infiltración de agua de lluvia es uno de los factores detonantes del aumento de las inundaciones en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG), consideró Nabani Vera Tenorio, integrante de la agrupación Isla Urbana, especializada en el tema de captación y aprovechamiento de aguas pluviales.

Refirió que la implementación de los Sistemas de Captación de Agua de Lluvia en viviendas tendría poco impacto para reducir las anegaciones, mientras en los grandes desarrollos habitacionales o fraccionamientos no se cumpla con tener áreas reservadas para la infiltración al subsuelo. Por eso, es clave que los grandes desarrollos cumplan con la legislación.

“No es hacer un tubo o colector más grande para que se vaya el agua de la lluvia, sino que haya terrenos, jardines o parques que infiltren el agua de lluvia. Para la reducción de inundaciones se requiere que en el diseño de la ciudad se conserven áreas libres de urbanización para que el agua se infiltre. Pensar en entubar es un error, hay que dejar que el agua siga su cauce natural”.

Expertos coincideron en que una de las razones por las que hay más anegaciones es por la reducción de las áreas de infiltración del agua, que ahora escurre más y con mayor velocidad. Por ejemplo, las recientes inundaciones en Bosques de Santa Anita, en Tlajomulco,  y en avenida Patria, en Zapopan, tienen coincidencias, pues en ambos casos se han suprimido terrenos de recarga y se han autorizado obras en zonas altas que incumplen con el Código Urbano, provocando afectaciones en partes bajas.

El Código Urbano de Jalisco contempla que todas las acciones urbanísticas, condominios o conjuntos habitacionales deberán contar con sistemas de recolección de agua pluvial con capacidad suficiente, acorde a las características de la edificación, así como sistemas para el uso sustentable del agua. Además, las áreas de cesión deben estar equipadas con un sistema de manejo de agua pluvial.

Por eso expertos subrayaron que la urbanización debe adecuarse a las condiciones naturales del entorno y evitar construcciones en las partes altas de las cuencas, que son las de más captación de agua. Eso ha sucedido en el Cerro del Cuatro, El Gachupín, Santa María, El Cielo y Santa Anita, donde están contruyendo en zonas muy sensibles.

Académicos de la Universidad de Guadalajara  reportaron en mayo que hay  50 nuevos puntos de inundación en la ciudad. La cifra creció de 300 a 350 en sólo un año. Dijeron que esto se debió a las urbanizaciones en las zonas altas.

Tlajomulco

Tras las inundaciones registradas este temporal, el Ayuntamiento de Tlajomulco realiza trabajos de desazolve de la presa El Guayabo, para que cumpla funciones de vaso regulador y distribuya agua en la temporada de estiaje.

También se trabaja en la presa de El Molino.

Vaso regulador Eucaliptos, construido para mitigar los efectos de las inundaciones que afectan las zonas más bajas de Tlajomulco, en donde se construyeron fraccionamientos de forma inapropiada. NOTIMEX/Archivo

Construyen vasos reguladores

Ante los incumplimientos de desarrolladores en zonas altas, autoridades y empresarios han aportado inversiones para construir vasos reguladores que controlen o aminoren las afectaciones durante las fuertes lluvias.

Por ejemplo, para reducir las inundaciones se construyó un vaso regulador en avenida Patria, a la altura de Américas, para contener el flujo del arroyo Atemajac, con una inversión del centro comercial ubicado en la zona (40 millones de pesos). En el punto se almacena e infiltra el agua durante las lluvias, y luego se vierte a los colectores para evitar mayores daños aguas abajo.

La reducción de las áreas de infiltración del agua y las autorizaciones de desarrollos aguas arriba han provocado mayores afectaciones cuando llueve en esa cuenca, por lo que el vaso regulador reduce los impactos. Sin embargo, falta una mayor inversión aguas arriba por parte de los Gobiernos estatal y municipales, recuperar las zonas de infiltración en la parte alta, relocalizar colectores y rehabilitar la presa Zoquipan (dentro del parque Ávila Camacho) para aminorar las afectaciones por las fuertes y constantes lluvias.

Por su parte, debido a las omisiones en fraccionamientos construidos sin infraestructura para el manejo y aprovechamiento de agua de lluvia, el Ayuntamiento de Tlajomulco tuvo que invertir en obras como vasos reguladores, explicó Jorge González Morales, director de Obras Públicas, quien puso como ejemplo el fraccionamiento Eucaliptos, que cíclicamente registraba anegaciones.

El funcionario sostuvo que la actual administración vigila el cumplimiento de la legislación, que obliga a los desarrolladores inmobiliarios a incluir sistemas de infiltración y manejo de aguas pluviales.

Agregó que, al menos, 10 fraccionamientos captan las aguas pluviales, que reutilizan para riego de jardinería. Comentó que, pese a la inundación que se registró hace algunas semanas, el Club de Golf Santa Anita cumple con la reutilización de agua de lluvia. Atribuyó las anegaciones al volumen de las precipitaciones.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina del desaprovechamiento del agua de lluvia?

Participa en Twitter en el debate del día @informador