Viernes, 07 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Trump: lo que llegó para quedarse

Por: Diego Petersen

Trump: lo que llegó para quedarse

Trump: lo que llegó para quedarse

Independientemente del resultado del día de hoy (todo parece indicar que Hillary sacará adelante la elección, pero no hay nada escrito) la presencia de Donald Trump en las elecciones marcaron un punto de no retorno en la política de los vecinos del Norte.

>

Aún perdiendo, Donald Trump dejó sembrado en la sociedad estadounidense un espíritu xenófobo y fascista que lejos de disminuir tenderá a crecer. El discurso del odio al otro, de desconfianza al distinto, de miedo al migrante se instaló en una buena parte de la sociedad más conservadora. Son millones de ciudadanos, la mayoría blancos pero no nada más, que compraron que el enemigo tiene características raciales, que las amenazas al estilo de vida norteamericanos vienen del Sur, por la frontera con Latinoamérica que es México, o del mundo árabe. Esta idea (le podemos poner todos los calificativos que queramos: absurda, primaria, torpe) estará presente en la mente de millones de votantes que, aunque pierdan, seguirán presionando para que las políticas públicas sean más restrictivas hacia aquellos que ellos ven como diferentes.  

>

En contra partida, la segunda cosa que llegó para quedarse es la conciencia del voto latino. Nunca los latinos habían participado de una forma tan abierta y clara como en esta elección. Quizá hacía falta una amenaza del tamaño de Trump para que este grupo de población tomara conciencia de su importancia. Si los pronósticos se cumplen el voto latino se duplicará con respecto a la elección de 2012 y podría ser decisivo en estados como Florida u Ohio, que terminarán decidiendo el colegio electoral., En este último Estado la diferencia entre Republicanos y Demócratas en las últimas elecciones ronda el 2%, y el voto latino del Estado es un poco más que eso: 2.2. En Florida, por el contrario, el voto latino ha sido el sustento de los Republicanos, pero en las dos últimas elecciones, 2008 y 2012, Obama ganó con dos y un punto respectivamente.

>

Casi 48 millones (13 por ciento de la población) de los ciudadanos de Estados Unidos no nacieron ahí, esto es, adquirieron sus derechos ciudadanos como migrantes (una de ellas es, Melania Knavs, hoy esposa del candidato republicano). Esa es la verdadera riqueza de la economía gringa: ninguna otra es capaz de atraer tanto talento de países tan diversos. Ellos son los que a fin de cuentas pueden derrotar hoy el discurso de odio que ha venido sembrando Trump, y los que más sufrirán las consecuencias de la xenofobia exacerbada.

>

Aún perdiendo, la amenaza de Trump no ha terminado. Es más bien el comienzo de una era de polarizaciones, que no suelen dejar cosas buenas.

>