Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

México y sus ecuánimes

Por: El Informador

Por: César de Anda (cesardeanda@prodigy.net.mx)

Durante generaciones se había construido una imagen agradable y de calor humano ante el mundo, y hoy los mexicanos estamos trabajando arduamente, y casi todos, para ‎transformar la cara bonita y afable de México, en un lugar violento, peligroso e incierto para vivir y trabajar.

Un país con muchas leyes que no se cumplen y reglas básicas que ni siquiera existen. Ciudades que se están poblando de personas preocupadas que ven y escuchan todas las noticias, critican de inmediato por lo que es y lo que no es, y nada hacen por resolver su entorno. Pueblos enteros de apáticos que les entra por un lado y les sale por el otro. Lugar propicio para aventureros que les gusta la emoción y la adrenalina a tope, y otros, a los que les encanta el río revuelto al que le apuestan para frotarse más las manos. Pero también abundan los conservadores, que pase lo que pase no se van a ir de aquí, contrastando con miles de paisanos que a falta de oportunidades intentan todos los días cruzar las fronteras en busca de la tierra prometida.

Y sí, sí se está avanzando con el objetivo. Con el trabajo conjunto, casi coordinado de estos ciudadanos se está logrando posicionar a México en lugares cada vez más abajo de la media y con la vista fija en el descenso.

Simon Anholt, asesor inglés egresado de Oxford y creador del concepto “Nation branding” o “ marca país”, lanzó en TED Berlín, el índice “The Good Country Index”, que contempla un abanico de 35 indicadores de la ONU, desde la civilidad de la ciudadanía hasta la educación, incluyendo los temas de crecimiento económico, desigualdad y calidad de vida. ¿Qué le aporta cada país a la humanidad? ese es el concepto central‎ del estudio.

México ocupa un “honroso” 66avo lugar, entre 125 países. Con el esfuerzo de todos, ha estado bajando su posición en el ranking mundial de los países buenos. ¡Qué orgullo! ¡La estamos haciendo super bien!

Simon Anholt fue contratado por el Gobierno federal en el pasado, para mejorar la imagen que el mundo tenía de México en el exterior y el proyecto nunca concluyó.

Hoy, la prioridad es rectificar la estrategia de contención de la criminalidad, sobretodo su clara invasión a los poderes de autoridad pública, y, a Dios rogando y con el mazo dando.

Porque, ¡por supuesto! que también hay mexicanos soñadores que están seguros que con el futuro vendrán tiempos mejores. Y, los absolutamente indispensables, mexicanos ecuánimes, que ven las cosas en su justa dimensión, con realismo auténtico y al mismo tiempo estudian, opinan, trabajan, critican y proponen.

Los invito a que cada uno de nosotros busque su nombre con sinceridad en las listas de este burdo y crudo catálogo de mexicanos. Seguro estoy que la mayoría de mis amables lectores se encontrarán en la última clasificación, la que ostentan los ecuánimes que estudian, opinan, trabajan, critican y proponen.

Sabemos que las cosas están complicadas, para decirlo en español, están de la “tostada”, y deberá haber un golpe de timón, antes de que la lumbre nos llegue a los aparejos.

Lee También

Comentarios