Martes, 11 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

En la península de Baja California, México ¿existieron gigantes?

Por: Adolfo Martínez López

En  mi  colaboración  anterior  hice  la  pregunta  a  mis  amables  lectores   si  sabían  que  en  la  península  de  Baja  California,  México  existieron  las   sirenas   en  el  sigo  XVIII  como  lo  manifestaron    los  misioneros  Jesuitas   cuando  llegaron  a  evangelizar  a  los  primitivos  habitantes  de esta  porción  del  suelo  patrio,  en  el  hoy,  en  este  artículo  nuevamente  haré  una  pregunta:  ¿en  la  península  bajacaliforniana  en  México  existieron  gigantes? Para  responderla  hagamos  un  poco d e  historia:  En  los  últimos  años  que  los  jesuitas  estuvieron  en  la  península d e  la  cual  estamos  tratando  comenzó a  correr  la  noticia d e  que  antiguamente  hubo  gigantes  en  esta  tierra  aunque  no  nativos  de  ella  sino  venidos  de   la  parte  norte.  El  padre  Joseph  Rothea  supo  que  en  su  misión  que  era  la  de  san  Ignacio  se  hallaban  todavía  restos  de   esa  antigüedad   extraordinaria  las  cuales   quiso  conocer  y  para  que  no  se perdiera  la  memoria  de  una  cosa  tan  rara  escribió  lo  que  averiguo  en  esta   materia: “En  la  misión  de  San  Ignacio  hay  un  lugar  de   ranchería  llamada   San  Joachin,  ahí  se encontró  en  el  norte  un  esqueletón  humano  de  extraordinaria  grandeza  de  cuerpo”… “comencé a cavar  y  de  hecho  di  con  un  pedazo  de  cráneo  bien  grande  que   se  desmoronó  al  sacarlo”… “poco  más adelante  descubrí  los  huesos  o  vertebras   del  espinazo,  los  cuales   cotejados   con  los  de  nuestros  muertos,  vi  que  los  del  gigante  eran  como  tres  tantos   mayores”… Di  también  con  una  costilla,  la  medí  y  seria  como  de  tres  cuartas… también se  descubrió  en  el  mismo  sitio  un  gran  hueso  canilla  del  cuadril;   otros  varios  huesos  encontré  ahí  mismo  como  dientes,  y  muelas  correspondientes   al  cráneo,  espinazo,  costillas,  etc.  “Tuve  también  en  mi  misión  los  fragmentos  de una  quijada  que  de   su   misión  me  envió  el  padre  Jorge  Retz  y  me  afirmó  que  el  la  vio  entera  y  que  así  me  la  despachó;  lo  que  llegó  a  mis  manos  visible  como  dientes  y  muela  eran  semejantes  a  los  que  tengo  dicho. Otro  fundamento  que  probablemente  persuada  de   que  hubo  gigantes   en  la  California  son  las  cuevas  pintadas;  pero  solo  hablare  de  una  por  ser  la  más  especial:  esta  tendría   de  largo   como  de  10  o  12  varas,  y  de  hondo   unas  6  varas;  abierta,  de  suerte  que  toda  era  puerta por  un  lado.  Su  altura  (según  me  acuerdo)  pasaba  de   6  varas,  de  cielo  raso,  este  cielo  está   pintado  y  lleno  de   figuras   de animales  y  de  hombres  armados  de  arcos   y  flechas… lo  cierto  es   que,  representando  estas  pinturas  a  gente  vestida  y  animales  que  no se  hayan  en  la  California,  dan  bien  a  entender  que  sus  autores   no  eran  nativos  de  aquella  tierra  sino  venidos  a  ella  de otros   lugares. Es  conveniente  señalar   que  los  datos  que  aquí  se  consignan  fueron  tomados   de  la:  “La  Historia  Natural  y  Crónica  de   la  antigua  California.   Su  autor  el  misionero  Jesuita   Miguel  del  Barco   (1706-1790).