Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 22 de Noviembre 2017
Ideas |

“El Taquito” de Ciudad Obregón

“El Taquito” de Ciudad Obregón

“El Taquito” de Ciudad Obregón

Aunque se trataba de uno de los restaurantes más tradicionales de los años 80, ubicado en la zona centro de la ciudad, el restaurante “El Taquito” se fue extinguiendo prácticamente al compás de su fundador, Ángel “Zapopan” Romero, quien con una gran visión comercial llevó a aquellos parajes de temperaturas extremas un comedor del estilo de lo que hoy son las grandes cadenas nacionales de restaurantes, que no le desmerecían en nada a lo que hoy son los Sanborns o Vips.

Hacía mucho tiempo que no regresaba a esta ciudad, y la verdad es que no ha cambiado gran cosa. La gente continúa haciendo gala de su hospitalidad, orgullosa de sus orígenes yaquis.

De las bicicletas “Zapopan”, el restaurante “El Taquito”, el negocio de pollos rostizados frente a la entonces única máquina de banda para fabricar tortillas de harina (las 24 horas del día), ya no existe ni rastro. Recuerdo las palabras que me dijo don Ángel: “Necesito que se vaya a dar una vuelta por allá, porque al parecer los gerentes sólo obtienen beneficios para su provecho. Y allá fui a parar”.

La necesidad era real, aunque ahora sospecho que el viaje fue creado por don Ángel como un pretexto para ocuparme, pues recientemente había terminado el periodo para el que fui invitado a trabajar como funcionario de la Universidad de Guadalajara y por cuestiones de la política, el entonces rector no tuvo la fuerza o las agallas para sostener una administración que había hecho bien las cosas a favor de la comunidad estudiantil y turística del Estado de Jalisco.

Lo que don Ángel ignoraba, fue que mi amigo Carlos Abitia Baeza, jefe de Turismo en la Entidad, me había invitado a su equipo de trabajo, por lo que fue menester solicitarle su permiso para “apoyar” al ídolo del ciclismo nacional, quien tantos servicios había hecho a favor de nuestro Estado y país.

El 2º Congreso Internacional de Turismo Rural celebrado en este paraje desértico recientemente, me brindó la oportunidad de regresar y palpar el devenir que de pueblo chico a ciudad grande viene dando Ciudad Obregón, pues luego de 36 años pude observar que en esa gran planicie se están construyendo fraccionamientos de buen gusto, que denotan que los recursos económicos no son mayor problema para gente “entrona”, a la que le gusta el trabajo y prepararse permanentemente en el ámbito académico.

En este nuevo viaje pude conocer el juramento que hacen quienes son nombrados autoridad yaqui, mismo que me impactó gratamente y que en esencia dice:

“Todo ha concluido para ti, excepto una cosa: El cumplimiento del deber en el puesto que se te designe. Allí quedarás para la defensa de tu nación, de tu pueblo, de tu raza, de tus costumbres, leyes y religión”.

Y yo digo…amén.

Lee También

Comentarios