Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Cuando un cuatro cilindros gasta como V8

Cuando un cuatro cilindros gasta como V8

Cuando un cuatro cilindros gasta como V8

Hace unos pocos días, hice la primera medición de consumo de una Renault Koleos que tenemos de prueba de mediano plazo. El resultado fue sorprendente y en redes sociales hubo espanto generalizado ante el número de 5.86 km/litro que arrojó esa primera medición, hecha en ciudad. Y es normal esa reacción, puesto que este es un número mucho más asociado a autos grandes, pesados, con motores V8 y muchos caballos de fuerza, no con una SUV familiar compacta, con máquina de cuatro cilindros y caja CVT. ¿Por qué ese número, se preguntarán? Porque hay muchas variables que afectan el rendimiento de un automóvil y una de ellas poca gente toma en cuenta.

Hace algunos meses, tuvimos una X-Trail como prueba de mediano plazo. La Nissan es mecánicamente gemela de la Renault Koleos y con ella comparte plataforma, motor y caja de cambios. En los tres meses en los que la tuvimos, el promedio de consumo fue de 9.7 km/litro en ciudad, algo mucho más “normal” para el tipo de vehículo. Ese consumo, sin embargo, fue medido entre tres conductores, con diferentes hábitos de manejo y que conducen en distintos lugares, horarios, situaciones, etcétera. Con la Koleos esto fue diferente.

Esa primera medición se hizo luego de conducir el vehículo por cinco días y poco más de 100 kilómetros. Todos los trayectos fueron cortos, de dos o tres kilómetros. En muchos de esos trayectos el tráfico era pesado, el aire acondicionado siempre estuvo prendido y casi siempre iba una sola persona al volente, es decir, yo.

Mi estilo de conducción, especialmente en ciudad, es muy tranquilo, pero los trayectos cortos, en los que el motor no llega a la temperatura ideal de funcionamiento, hacen que el consumo de combustible sea mucho mayor que el normal y esto explica, en buena parte, el número tan bajo de la Koleos en esa prueba.

 

Otros conductores, otra situación

Esa misma camioneta (exactamente la misma, no una igual a esta), conducida por mi amigo y colega Alonso Maldonado, también aquí en Guadalajara, logró un promedio de 11 km/litro. La diferencia fundamental es que Alonso hace recorridos largos, en arterias con tráfico más fluido, con menos semáforos y en donde es posible, fuera de las horas “pico”, andar a velocidades constantes.

El consumo de combustible de un auto es muy variable. Cada persona tiene su forma de manejar y por lo tanto, un promedio distinto. Hasta la misma persona con el mismo coche, en el mismo trayecto, puede tener un número variado si condujo durante un cierto periodo con más prisa, si hubo una reparación en el camino que aumentó el tráfico y cosas similares.

Las marcas con mucha frecuencia intentan vendernos la idea de que su auto es muy económico en el consumo y capaz de recorrer una gran cantidad de kilómetros con un litro de gasolina o diesel. Sin embargo, pese a que casi siempre es factible lograr el número anunciado en la publicidad, en la vida real, con baches, topes, semáforos y otras interrupciones, esto se vuelve imposible. Además, nosotros lo agravamos con otros detalles como cargar peso muerto en la cajuela; usar el aire acondicionado en ciudad (algo que recomiendo por bajar el nivel de estrés y aumentar la seguridad); no usar el aire acondicionado en carretera (el freno aerodinámico del aire entrando por la ventana gasta más que el aire acondicionado puesto); arrancar muy rápido; frenar brusca y constantemente; no tener los neumáticos en la presión adecuada y otras malas costumbres.

Estoy seguro que el siguiente número de consumo de la Koleos que probamos va a ser mejor que el actual. ¿Qué tanto mejor? No tengo idea, pero usada por otra persona, con trayectos más largos y posiblemente menos congestionados, debe ayudar. Y aunque por las dudas la llevaremos a un distribuidor para verificar la posible existencia de algún problema, la experiencia nos muestra que el mayor responsable por el consumo de nuestro auto, somos nosotros mismos.

Lee También

Comentarios