Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 19 de Septiembre 2019
Ideas |

- “Ya lloverá…”

Por: Jaime García Elías

- “Ya lloverá…”

- “Ya lloverá…”

Lo dicho: pocas cosas hay en este mundo tan fáciles como ensuciar el agua, y pocas tan difíciles —y, de paso, tan costosas— como limpiarla.

>

-II-

>

De la Cuenca del Ahogado, que se encuentra entre los municipios de Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco y El Salto —y forma parte, nos guste o no nos guste, de la Zona Metropolitana de Guadalajara— se habló bastante la semana pasada, a raíz de las inundaciones que afectaron a varios “desarrollos” ubicados en una decena de colonias, causaron graves daños y arruinaron buena parte del menaje de casa en alrededor de 200 viviendas.

>

Independientemente de las acciones inmediatas, las autoridades incorporaron el tema —en el discurso, al menos— a la agenda pública.  Recordaron, por ejemplo –demasiado tarde… como de costumbre—, que muchos de los dichosos (es un decir…) “desarrollos” se construyeron, no queda claro si por simple incompetencia de las “h.” autoridades municipales o por complicidad con los especuladores, en zonas que los pomposamente denominados “atlas de riesgo” calificaron, en su oportunidad, como no idóneas para uso habitacional.

>

Recordaron, también, que la primera vez que Jorge Arana fue alcalde de Tonalá (1998-2000), convencido de que la zona era una bomba de tiempo y de que sería pertinente convertirla en la prioridad número uno de la mancha urbana de Guadalajara, propuso destinar todos los recursos del Fondo Metropolitano correspondientes a ese trienio, a darle una solución integral: desazolvar, sanear y preservar arroyos, presas, vasos y bordos; dotar el área de la infraestructura hidráulica y sanitaria adecuadas; eliminar las construcciones que obstruyen el paso del agua; construir —para que sean verdaderos auxilios viales y no obstáculos para el paso del agua— los puentes que se necesitaran en las vialidades; invertir en sistemas de captación y aprovechamiento de las aguas pluviales…

>

-III-

>

Por supuesto, a la buena intención de aplicar recursos públicos a una obra social de esa envergadura, se le dio el destino habitual en esos casos: archivóse y olvidóse. Total…

>

Ahora que se advierte la urgencia de aplicar un supuesto “plan maestro” para la zona, se repara en que las obras costarían unos cinco mil millones de pesos. Pero como “no hay”, la solución es simple: así como quienes traen muy sucio el carro se atienen a que “Ya lloverá…”, para el tema de las inundaciones hay el consuelo de que “Ya se irán las lluvias…”.

>

(El año próximo volverán a hablar del asunto… quienes vivan para entonces).

>

Lee También

Comentarios