Lunes, 06 de Diciembre 2021
null
Jalisco

Gastan mil 194 MDP en El Zapotillo, pese a obras suspendidas

La Comisión Nacional del Agua desglosa los gastos en “obras, supervisión, estudios, indemnizaciones y centro de población”

El Informador

Aunque el proyecto está detenido, de 2015 a la fecha se han invertido mil 194 millones de pesos (MDP) en las “obras, supervisión, estudios, indemnizaciones y centro de población” de la presa El Zapotillo, reportó la Comisión Nacional del Agua (Conagua) vía Transparencia.

En marzo de 2015, la Dirección General del Organismo de Cuenca Lerma-Santiago-Pacífico ordenó a la Conagua suspender todos los trabajos, debido a los recursos legales por la resistencia de los pobladores de Temecapulín, Acasico y Palmarejo, quienes denunciaron la continuación de obras. Posteriormente se reportó que los movimientos consistían en mantenimiento. La Comisión respondió que los trabajos corren a cargo sólo de la contratista.

La Conagua gasta 345 millones en  indemnizaciones por El Zapotillo

Acasico fue el primer pueblo a donde llegaron las autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para hablar sobre la reubicación de los habitantes por la construcción de la presa El Zapotillo. A la fecha se han destinado 345 millones de pesos en indemnizaciones y para la construcción de los centros de población, según responde el organismo por Transparencia.

De un total de 125 titulares de propiedades ubicadas en el poblado, a los cuales se les ofreció una indemnización para su reubicación, 120 han aceptado la propuesta de moverse a otra zona.

La Conagua contesta que los recursos se han destinado para la compra de predios donde se construye el nuevo centro de población, estudios, proyectos, supervisión y obras.

“Esta casa no se vende, no se reubica, no se inunda, no se rinde”, se lee todavía en la fachada de una de las casas del poblado de Temecapulín. A pesar de que algunos pobladores han aceptado las reubicaciones, hay quienes han resistido.

El mes pasado, este medio realizó un recorrido por la comunidad de Talicoyunque, a donde se movió a los pobladores de Temacapulín y Palmarejo. En ésta hay alrededor de 35 casas, de las cuales apenas siete están habitadas.

Se documentó que no hay escuela, parque, centro de salud, tienda de abarrotes ni otro tipo de negocio.

A finales de 2019, la Comisión Estatal del Agua (CEA), que está a cargo de la reubicación de estos dos últimos pueblos, informó que se habían destinado 210.4 millones de pesos para estas acciones.

Se solicitó entrevista con quienes emitieron el pronunciamiento sobre la última decisión tomada por los pobladores, tras la segunda visita a la comunidad por parte del Presidente Andrés Manuel López Obrador, pero no fue concedida.

En el acuerdo firmado por las comunidades, denominado “plan de justicia”, se solicita que: “Se otorgue el derecho a retornar a la comunidad de Palmarejo, que fue desplazada de manera forzosa; la reconstrucción de la comunidad de Palmarejo y todos sus servicios e infraestructura; respetar las propiedades otorgadas en el predio Talicoyunque a quienes fueron despojados de Palmarejo; la rehabilitación de la infraestructura y todos los servicios de la comunidad de Acasico, así como respetar las propiedades otorgadas a los habitantes en el predio nuevo Acasico”.

Según el Libro Blanco de la Presa El Zapotillo (de 2018), se puntualiza que para la construcción del reasentamiento del poblado de Acasico en el municipio de Mexticacán se debía garantizar el acceso a los servicios públicos, a la escolaridad, a los derechos civiles y humanos, a la compensación por la tierra y los bienes distintos a la tierra, generando condiciones de igualdad y transparencia en la negociación con los directamente involucrados ante el embalse.

En el caso del proyecto para el reasentamiento de los poblados de Palmarejo y Temacapulín, a cargo de la CEA, se establecía la construcción de 239 viviendas, entre otras obras.

A pesar de que algunos pobladores han aceptado las reubicaciones, hay quienes han resistido. EL INFORMADOR/A. Camacho

Sin recursos federales

A tan sólo días de que se apruebe el Presupuesto de Egresos de la Federación 2022, el proyecto de la presa El Zapotillo, que finalmente fue aceptado por las comunidades afectadas, aún no tiene etiquetados recursos para las obras faltantes y las adecuaciones solicitadas por los pobladores.

De acuerdo con el proyecto de presupuesto, la obra tendrá un costo de 11 mil 214 millones de pesos.

Sin embargo, esta bolsa además de incluir la construcción de la presa, estudios, proyectos, pagos de indemnizaciones y obras complementarias, entre otros, considera la construcción del acueducto hacia León, Guanajuato.

Este último quedó cancelado por el Gobierno federal, quien en agosto pasado anunció que el agua extraída de la presa será sólo para garantizar el abasto a municipios de Jalisco, por lo que la obra que beneficiaría al Estado vecino ya no es necesaria.

Para el próximo año, El Zapotillo requiere de 624.5 millones de pesos, de acuerdo con la proyección de inversión de la obra.

El gobernador de Jalisco declaró en días pasados que sólo “falta que el Presidente termine de procesar su consulta” para que se le puedan asignar recursos.

El pasado 10 de octubre, los pobladores aceptaron la obra sin inundar los poblados. Y se informó que en un plazo de un mes regresaría López Obrador con todo el gabinete para definir el avance de las obras y las acciones que den cumplimiento al nuevo acuerdo.

El Presupuesto de Egresos de la Federación debe aprobarse a más tardar el próximo 15 de noviembre.

Vía Transparencia, la Conagua respondió que desde 2006 y hasta este año se han invertido cinco mil 659 millones de pesos en el proyecto de El Zapotillo. En el documento de respuesta se puntualiza que “las cantidades que se manifiestan corresponden única y exclusivamente a los recursos fiscales”.

Cancelan plan para León

De acuerdo con información de la Conagua, la cual puede consultarse en el Libro Blanco del proyecto El Zapotillo, desde la década de los noventa ya se identificaba la necesidad de reforzar el abastecimiento a la ciudad de León, Guanajuato, a Los Altos de Jalisco y a la Zona Conurbada de Guadalajara, ya que por la dinámica del crecimiento poblacional la demanda de agua para consumo humano contrasta con la capacidad de las fuentes de abastecimiento.

Para Guadalajara, se precisa, las fuentes actuales son subterráneas y superficiales. “Actualmente se observa que las primeras presentan un esquema muy fuerte de sobre explotación, que provoca su abatimiento con una gran celeridad, obligando a una extracción a profundidades cada vez mayores, lo que provoca en algunos acuíferos problemas de calidad del agua. En tanto, las fuentes superficiales tienen un comportamiento errático”.

La principal fuente de abasto de agua es el lago de Chapala (superficial), el cual ha presentado una tendencia decreciente en sus niveles de almacenamiento en los últimos años.

“La oferta de todas las fuentes es de 10.91 metros cúbicos por segundo considerando la sobre explotación del acuífero. Lo anterior implica un déficit actual de tres metros cúbicos por segundo, mismo que alcanzaría los 5.9 metros cúbicos por segundo en el año 2045 si no cuenta con los beneficios del proyecto de la presa El Zapotillo”, se destaca.

Con relación a la Región de los Altos, se reporta: “Se desarrolla aceleradamente como sucede en los municipios de Yahualica de González Gallo, Mexticacán, Teocaltiche, Villa Hidalgo, Encarnación de Díaz, Cañadas de Obregón, Valle de Guadalupe, Jalostotitlán, San Miguel el Alto, San Julián, San Diego de Alejandría, San Juan de los Lagos, Lagos de Moreno y Unión de San Antonio. Dichos Ayuntamientos enfrentan una problemática generalizada de disponibilidad en el suministro de agua potable que requiere la población, ya que en su mayoría se dotan por medio de acuíferos que comparten entre sí”.

Pobladores de Los Altos siguen a la espera de la visita de Andrés Manuel López Obrador para conocer los detalles finales de El Zapotillo. EL INFORMADOR/A. Camacho

LA PRESA

Las impugnaciones

La construcción de la presa El Zapotillo inició en 2009. Posteriormente, en octubre de 2013, se publicó la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que declaró la invalidez del convenio de coordinación celebrado en octubre de 2007 entre los Gobiernos de Jalisco y Guanajuato, en el que se garantizaba que la presa alcanzaría una altura de 105 metros y beneficiaría también al vecino Estado. Tras esta resolución, la obra debía considerar una altura de 80 metros.

En agosto de 2014 se emitió una suspensión parcial temporal de la construcción de la cortina, derivada de los efectos de las sentencias de los juicios de amparo 1046/2014 y 1093/2014.

En marzo de 2015, la Dirección General del Organismo de Cuenca Lerma-Santiago-Pacífico ordenó a la Conagua la suspensión total temporal de todos los frentes de trabajo.

En junio de 2017, tras concluir los estudios elaborados por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS, por sus siglas en inglés), en torno a la presa, el gobernador Aristóteles Sandoval informó que la cortina tendría una altura de 105 metros para abastecer a municipios de ambas Entidades.

En junio de 2019,  esta cada editorial informó que 14 años después de haberse firmado un convenio con el que se decretaba que, de construirse infraestructura para aprovechar el río Verde, Jalisco recibiría menos agua que Guanajuato. Y  cuatro años después de que la obra de El Zapotillo fuese suspendida, los actuales gobernadores de Jalisco y  Guanajuato firmaron un acuerdo para resolver el abastecimiento de agua desde esa fuente.

Con este nuevo acuerdo, se garantizó que Jalisco recibiría más agua que Guanajuato. El gobernador de Jalisco dijo que pasaron de 32% del agua aprovechable desde el río Verde al 76% para garantizar el abastecimiento de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

En agosto de este año, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció  que  El Zapotillo quedaría a 80 metros, garantizando agua sólo para Jalisco, por lo que se debería buscar otra alternativa para Guanajuato.

La propuesta es que la metrópoli reciba 3.5 metros cúbicos por segundo. Para lograrlo, es necesario reforzar conductos de desvío del río Verde, así como taludes, instalar un control de niveles y construir un tanque de amortiguamiento. Además, para traer el agua a Guadalajara se debe concluir el proyecto de la presa derivadora de El Purgatorio.

Esta medida fue criticada por el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo:  “Guanajuato lamenta la decisión unilateral del Gobierno  federal de no tomar en cuenta a los ciudadanos leoneses, ante el anuncio de dejar fuera del proyecto de El Zapotillo a la ciudad de León”.

CLAVES

Los acuerdos

Aval. El pasado 10 de octubre, los pobladores de Temacapulín,  Acasico y Palmarejo aceptaron el proyecto de la “Presa El Zapotillo sin inundación de las comunidades”, elaborado por la Conagua.

Plan. Tras la segunda visita a Temacapulín del Presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que se dio a conocer lo anterior, los pobladores emitieron un posicionamiento en el que subrayaron que aceptaron la alternativa del proyecto, “siempre y cuando sea reforzada y fortalecida para garantizarnos la máxima seguridad y las garantías de no inundación de las comunidades, así como que nunca podrá llenarse a 80 metros o continuar su construcción a 105 metros”.

Petición. Se solicitó una medida adicional al Presidente: “El reacondicionamiento de la presa con un vertedor a una altura más baja que el poblado de Palmarejo. Este vertedor garantizaría la seguridad de los tres poblados aunque se presenten tormentas con período de retorno mayor a mil años y la combinación con otros eventos perjudiciales a la operación y gestión de la presa El Zapotillo. Además,  esta medida adicional de seguridad nos garantizaría que la obra no pueda modificarse en futuras administraciones”.

Adicional. Solicitan también un “plan de justicia” para las tres comunidades,  que repare integralmente los daños materiales e inmateriales ocasionados por el  proyecto y el conflicto durante los últimos 16 años. “Los pueblos queremos justicia, una reparación integral de los daños plena y efectiva, así como la identificación del mal uso de los fondos públicos y su devolución”.

Mejoría. Piden un proyecto para la reactivación de la economía de los pobladores, revivir y fortalecer sus comunidades. Consideran que con este acuerdo, Jalisco gana porque se determina que el agua del río Verde será para la Entidad. Y se cancela el acueducto el Zapotillo-León. “Con ello se pone alto al esquema de privatización que contemplaba el mega proyecto”. Se obliga también al Gobierno a no inundar ni  desplazar a las comunidades, a la reparación integral de los daños materiales e inmateriales.

ZMG. El agua de la presa El Zapotillo sin inundación de las comunidades, vendrá para la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) y será para la gente que no tiene agua o que más la necesita, no para las empresas inmobiliarias y de la construcción, ni para quienes la acaparan y la contaminan.

Sigue pendiente qué pasará con los nuevos centros de población, construidos para reubicar a los habitantes afectados por la presa. EL INFORMADOR/A. Camacho

TELÓN DE FONDO

Se opone al proyecto

La propuesta presentada el mes pasado por pobladores de Temacapulín, Acasico y Palmarejo de mantener la altura de la presa El Zapotillo a 80 metros, con 42 de embalse y un posible túnel, fue rechazada por el gobernador de Jalisco.

Lo anterior, luego del evento desarrollado en Temacapulín en donde el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) estuvo presente.

El  mandatario estatal dijo desconocer a las personas que conforman los grupos técnicos de las asambleas que tomaron la decisión, que fueron llevadas a cabo por los pobladores desde la primera visita de López Obrador, el pasado 14 de agosto, para debatir y analizar la mejor opción para los tres poblados. “No creo que sea la forma en la que se puedan definir proyectos técnicos de esta envergadura”.

Para el gobernador, la mejor opción continúa siendo la cortina de la presa a 80 metros de altura, con un embalse de 60 metros. Con la propuesta de la asamblea, dijo, no se sabe si el agua alcanzará a llegar a la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Los pobladores publicaron un posicionamiento sobre dicha reunión, en la que recuerdan al Ejecutivo estatal que la lucha es apartidista.

“Le recordamos que somos pueblos conscientes y organizados que defendemos nuestra agua y territorio, nuestra lucha es pacífica y apartidista, nuestra lucha es seria y ética, no busque culpables y concéntrese en transitar hacia una gestión integral del agua, tan urgente y necesaria en Jalisco”.

Sigue #DebateInformador

¿El Zapotillo debe dar agua a la metrópoli?

Participa en Twitter en el debate del día @informador