Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Marzo 2019
Entretenimiento | El viaje a la Ciudad de México comenzaba disfrutando del tren mismo, que era toda una diversión

Remembranzas

El inolvidable vagón fumador y el comedor eran el centro de reunión de los pudientes que se podían dar el lujo de pagar los alimentos

Por: EL INFORMADOR

Llegábamos cerca de una hora antes a la estación, para alcanzar a registrar nuestro equipaje con el portero y darnos el tiempo suficiente para despedirnos de nuestros parientes que nos acompañaban, mientras, veíamos pasar a muchos conocidos que también viajarían en el mismo Pullman.
Si bien te iba, te tocaba pasar la noche en un camerino, si no, acababas en una cama baja o de plano, la alta, que se cerraban con una cortina para aislarte de los demás pasajeros.
El viaje a la Ciudad de México comenzaba disfrutando del tren mismo, que era más que una aventura, era toda una diversión. Especialmente cuando tenias 9 años que podías recorrer todos los vagones, abriendo y cerrando puertas y tambaleándote al ritmos del tren.
El inolvidable vagón fumador y el comedor eran el centro de reunión de los pudientes que se podían dar el lujo de pagar los alimentos y las bebidas como extra del costo del boleto.
Sin duda, el Pullman de México a Guadalajara, fue uno de los transportes favoritos de varias generaciones. Quien lo conoció, lo disfrutó y lo recuerda con nostalgia.
Nos preguntamos ¿Por qué no recuperarlo?
Qué tenemos que hacer los usuarios para volver a contar con una cómoda cama para viajar a la Ciudad de México, sin tener que estresarse y pasar dificultades en el tráfico de la capital o en el tumultuoso aeropuerto.
Ahora sólo podemos relatar a los jóvenes aquellas historias del famoso tren que cautivó a tantas personas.
El tema ferroviario sigue siendo uno más de los planes de empresarios y gobierno, pero sigue en el cajón de: “ya lo veremos”. No cabe duda que los gobiernos anteriores le apostaron por años al automóvil y las carreteras y no a las vías y los ferrocarriles.
Las consecuencias son evidentes, El tren ha muerto y parece un sueño tratarlo de resucitar.
Mientras que en otros países sigue siendo un protagonista de amplio éxito, en México se acumula el cementerio de durmientes y de bellos recuerdos.
Nostalgia y encanto por el pasado, motivan a soñar con un día volver a restablecer los trenes en nuestro país.
Mientras tanto, el avión, el autobús o el carro hacen su papel sin dejar nada como lo fue el famoso Pullman.
Hasta la próxima

EL INFORMADOR 04-05-08 IJALH

Temas

Lee También

Comentarios