Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 12 de Diciembre 2019
Entretenimiento | Mañana estrena Los que se quedan

Más riesgo, menos pretensiones

Para Juan Carlos Rulfo el cine debe reflejar lo que vive una sociedad. Encontrar eco en los sentimientos es siempre su objetivo

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Nadie dijo que sería fácil. Hacer cine siempre es un riesgo, a decir de los realizadores. El reto más grande es llevar espectadores a las salas. De entrada, las propuestas audiovisuales mexicanas se enfrentan con calificativos nada favorables, y con ello corren el riesgo de salir de la cartelera a la primera semana. Con los que se quedan, que mañana se estrena en nuestra ciudad, Juan Carlos Rulfo pretende alcanzar al menos 10 semanas, “ésa es la idea”, dice convencido de la producción que llevó a cabo en mancuerna con Carlos Hagerman y que aborda la problemática que enfrentan las familias que esperan el apoyo de los migrantes en sus lugares de origen.

Aunque se trata de una propuesta con estructura de documental, Rulfo prefiere nombrar su trabajo simplemente como una película, pues argumenta que dicho género está muy castigado. “De entrada la gente que escucha de que se trata de un documental piensa que será aburrido, y no es así, porque considero que es precisamente el documental lo que está salvando la cinematografía mundial, que las grandes películas de los estudios existan es bueno, pero también hay que decir que existe otro tipo de cine”.

Y es ese “otro tipo de cine” el que ha llevado a Rulfo y a Hagerman a formar parte de festivales de nivel internacional. Se estrenó en Morelia en 2008 y ahora países tan lejanos como Israel o Japón han sido testigos de lo realizado en tierras mexicanas. Sobre la experiencia de Los que se quedan, sus temas pendientes en el cine y la necesidad de que se recupere la magia al observar una película es que el realizador habla en exclusiva con este diario.
 
- ¿Cómo ha sido el viaje de “Los que se quedan”?
- Ha sido una experiencia positiva. Disfruté exhibirla, porque eso hace que te abras de corazón. Generalmente es muy agotador llevarla a festivales, pero al mismo tiempo es gratificamente mostrar nuestro trabajo fuera del país, porque llevo la responsabilidad de mostrar a México, aunque es curioso darse cuenta que la gente afuera tiene una imagen de nosotros mucho más ácida y destructiva, más oscura.
 
- ¿“Los que se quedan” no es una historia oscura o trágica, por qué decidieron llevarla de esa manera?
- Queríamos darle optimismo. No es trágica, es sentimentalista y nada fatalista, incluso es más universal de lo que pensé.
 
-¿En qué sentido es universal?
- Pensamos que la cinta sería muy bien recibida en la frontera Norte, sin embargo nos encontramos con que la gente de otros países se identifica. Vimos que hay otro tipo de migraciones, de sentimientos, de dejar lo suyo, de cargar con esas pequeñas cosas que recuerdas tu lugar de origen, y es entonces cuando nos dimos cuenta de que vale la pena hacer este tipo de cosas, vale la pena abrirnos más y encontrar más complejidad en el mundo para que al final los sentimientos encuentren eco".
 
-¿Cambió la visión del significado de la cinta para Juan Carlos Rulfo después de este andar?
-Siento que me falta mucho, me falta arriesgarme más en este formato de cine, que no le llamo documental porque está muy maltratado, pero que está salvando al cine mexicano en muchos sentidos, ahora la ficción está un poco perdida, pues las películas que más permanecen en cartelera son documentales.
 
- ¿Cuál es el error más común de los cineastas?
- El contar siempre la misma historia. Hemos perdido la brújula, y nos hemos dejado ir por pretender crear otros mercados como otros estilos, como los hollywoodenses, si bien son películas que disfruto, lo cierto es que no me gustan las cintas nacionales que pretenden ser como las de Estados Unidos. Hay muchas cosas que contar de México, y no me alcanzaría la vida para contar las cosas que tengo en mente.
 
-¿Cuáles son los temas pendientes de Juan Carlos Rulfo?
- Se me antoja hablar de los niños, porque la película que estoy haciendo de Jean-Claude Carrière tiene que ver con el porvenir, y está vista desde el punto de vista de un viejo que le hace homenaje a sus hijos, es un eterno retorno. Se antoja hacer documentales para niños o cintas donde la gente se hable y se sienta libre de abordar temas como la sexualidad, la incompresión de la familia o la pareja. Hay muchas cosas que hacer.
 
-Ahora en las salas de cine incluso se proyectan partidos de futbol, ¿eso beneficia o perjudica la concepción del cine?
- Creo que está bien. Estamos de acuerdo que ver un programa o una película en el cine es el espacio perfecto para acercarse a los sentimientos, a diferencia de la televisión, incluso creo que hay que volver a las salas cinematográficas a ver las cosas, sería ideal que volvieran los autocinemas, hay que volver a lo esencial, porque no hay nada más impactante los sentimientos, para que gente la gente no se le olvide sentir.
 
EL INFORMADOR/ Altagracia Lizardo Medina

Temas

Lee También