Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 26 de Marzo 2019
Entretenimiento | El cineasta chino Lou, fue uno de los que tuvo prohibido filmar en China durante cinco años

Directores arriesgan su vida para llegar a Cannes

Algunas de las cintas que se proyectarán en el Festival de cine más importante del mundo, realizaron su trabajo bajo múltiples riesgos en las locaciones

Por: AP

CANNES, FRANCIA.- Cannes no se trata únicamente de galas y glamour. Para algunos directores el viaje a la alfombra roja en la Riviera está antecedido de múltiples riesgos personales.

El realizador chino Lou Ye y el iraní Bahman Ghobadi han llegado al festival con cintas que grabaron en secreto luego de que las autoridades les prohibieran trabajar.

Ambos cineastas abordan temas que no son nada fáciles para los oficiales de sus países _ relaciones entre homosexuales en la cinta de Lou, ''Spring Fever'', y música 'underground' en Tehrán en la de Ghobadi, titulada ''No One Knows About Persian Cats''.

Ghobadi llegó a Francia sin su co-escritora y compañera, la periodista estadounidense-íraní Roxana Saberi.

Ella estaba en Vienna el viernes, luego de viajar desde Irán, donde pasó cuatro meses en la cárcel por acusaciones de espiar para los Estados Unidos. Saberi niega los cargos, y Ghobadi dice que es ridículo que el gobierno iraní sugiera que ella era una espía.

''Alguna gente me dijo, 'quizás el gobierno la arrestó por culpa de tu película', pero eso es imposible'', expresó Ghobadi en una entrevista el viernes. ''Esto no se trata de mí. Era un juego''.

Lou, de 44 años, tuvo prohibido filmar en China durante cinco años luego de que presentara sin autorización en el 2006 su trabajo ''Summer Palace'' sobre las protestas de 1989 en la Plaza de Tiananmen.

El director filmó ''Spring Fever'' _un drama temperamental y explícitamente sexual que sigue los enredos de cinco personajes en el curso de una tórrida primavera_ utilizando una pequeña cámara y sin autorización, en la ciudad de Nanjing.

''Estaba preocupado de que no me dejaran trabajar, preocupado de que me llamaran del Buró de Filmaciones de China'', reconoció el viernes.

''Al mismo tiempo, estoy muy feliz porque es un proceso de libertad, de hacer el guión, filmar y trabajar con actores''.

Ghobadi también destacó que trabajar fuera de la ley le dio una independencia que valió la pena el riesgo.

El director comenzó ''Persian Cats'' luego de que el gobierno le negara el permiso de filmar un proyecto en el que había estado trabajando durante dos años. Finalmente se lanzó a rodar sobre la música de manera secreta, en sólo 17 días, principalmente en exteriores en las calles de Tehrán.

''Fue un gran alivio para mí hacer esta película'', indicó Ghobadi. ''Toda la energía negativa salió de mí cuando terminé de rodar''.

''Cuando terminé la cinta, estaba curado_ luego ocurrió lo demás, arrestaron a Roxana y la mandaron a la cárcel''.

Ghobadi, de 40 años, ya ganó un galardón en Cannes en el 2000 por su primer largometraje ''A Time for Drunken Horses'', y filmes posteriores también han tenido un buen recibimiento alrededor del mundo pero han sido virtualmente desconocidos en su país.

''Persian Cats'' sigue a los músicos indie Negar y Ashkan quienes tratan de grabar un disco, realizar un concierto y conseguir visas y pasaportes que les permitirían abandonar Irán.

En el camino el realizador conoció músicos de diversos géneros incluyendo rockeros y raperos que estaban forzados a ensayar en secreto o que fueron encarcelados por la policía cultural de Irán que entiende que la música del oeste violenta sus estrictas leyes islámicas.

Ghobadi dijo que los cuatro meses en que Saberi estuvo presa fueron ''como el infierno'' y que su propio futuro es incierto.

Los dos actores principales del filme han abandonado Irán y posiblemente nunca regresarán, pero Ghobadi dijo estar preocupado de que otros músicos que aún están en el país pueden ser víctimas de persecución.

El realizador no está seguro de si regresará a Irán. Saberi ha dicho que ella y sus padres están planificando irse a Estados Unidos en los próximos días.
Toda la situación ha sido desorientadora para Ghobadi.

''Perdí mi vida. No sé a dónde pertenezco en este momento, o a quien pertenezco'', señaló. ''Hay muchas posibilidades en el futuro. Quizás escriba un libro, o haga música. Quizás me vaya a una villa remota y me quede allí a vivir con Roxana''.

Por su parte, Lou hizo un llamado al gobierno chino a que suavice sus censores, y dijo estar confiado en que en lo dejen hacer más filmes.

''Espero convertirme en el último director en China al que le prohiben trabajar de esta forma'', declaró en una rueda de prensa.

''Espero que no me pase nada cuando regrese a China. Sólo soy un director de cine''.

Temas

Lee También

Comentarios